Newsletter
Síguenos

Recibe las mejores historias del deporte peruano y mundial

Maradona fue endiosado por lo que hizo dentro de la cancha pero también ha sido cuestionado por muchas fuera de ella. COMPOSICIÓN SUDOR.

¿D10S o demonio?

El lado más oscuro y sórdido de Diego Maradona, retratado por María José Castro Bernardini. Su relación con una joven de 16 años de la que abusó y por la que se le vincula con un caso de trata de personas. Y también la mirada de la feminista Gabriela Ferrucci sobre lo que representó y si es que es posible separar al jugador de la persona.

El 25 de noviembre del 2020 murió Diego Armando Maradona a los 60 años. Esta semana, se cumplieron doce meses de ese momento y millones de personas en el mundo expresaron su profunda pena ante el fallecimiento de su ídolo, su D10S como muchos lo sienten. Su innegable talento en la cancha junto a su crítica constante al sistema económico lo hacen más admirable ante los ojos de sus seguidores, pero ¿ese es el único Maradona que existe?

INFIERNO EN LA HABANA

Los recuerdos de la vida del astro argentino tienen luces, pero también sombras. Más allá de los excesos vinculados a las drogas, no es difícil encontrar imágenes de violencia de género, relaciones con menores de edad, hijos no reconocidos. En las últimas semanas, la cubana Mavys Álvarez ha aparecido en diversos medios contando su parte de la historia sobre la “relación” que tuvo con Maradona. Esta se inició cuando ella tenía 16 años y él 40. ¿Cómo se puede haber normalizado un vínculo con una menor de edad? Para algunos la pregunta se queda en ¿por qué su testimonio llega veinte años después? Ella afirma que muertos Fidel y Maradona ya no tiene tanto miedo. 

En una entrevista con Infobae ha relatado con detalle su experiencia de violencia física. “Me sacó a empujones de la discoteca, me montó en el auto, me llevó para la casa, me subió las escaleras a rastras por los pelos, me tapó la boca para que yo no gritara, para que no dijera nada y abusó de mí. Mi mamá vino a verme ese día a la casa donde estábamos en La Habana y Diego no le quiso abrir la puerta de la habitación. Mi mamá tocó y él no abrió. Me violó”.

TAMBIÉN LEE: El rólex de Gareca y otras historias maradonianas

Mavys detalló que contaron con la ayuda de Fidel Castro para salir de Cuba y asistir a un homenaje que se le hizo a Diego en La Bombonera y contó cómo fue ese periplo. “Tenía que pedir permiso para todo lo que pudiera hacer o no. No salía de mi habitación”. En algunos medios se sigue planteando como una historia de amor en la que un hombre enamorado quería llevar a su novia de viaje a toda costa, incluso metiéndola dentro de una maleta para sacarla del país. Sería importante recordar —por si a alguien se le olvidó— que en las maletas se meten cosas, no personas.

Mavys Álvarez, de solo 16 años, en una foto junto a Fidel Castro y Diego Maradona.

En Argentina, Mavys fue sometida a una operación de aumento de senos sin la autorización de sus padres a pedido e insistencia del 10, de un D10S que, al parecer, tenía derechos sobre la vida de otros, sobre las leyes, sobre las fronteras, sobre el bien y el mal.

Se ha conocido también que La Habana no habría sido un espacio de rehabilitación sino de desenfreno en el que inició a una adolescente en el mundo de las drogas. “Él me fue metiendo en su mundo de la adicción. A mí no me interesaban las drogas, no fumaba, no me drogaba, no tomaba. Poco a poco me introdujo en el alcohol”, ha contado Mavys.

Este caso ha generado un gran escándalo y una denuncia al entorno de Maradona por trata de personas realizada por la ONG Fundación por la Paz y El Cambio Climático.

MARADONA DESDE UNA FEMINISTA

¿Es válido cuestionar a una figura venerada por millones a partir de este testimonio?, ¿cómo leer a Maradona desde una perspectiva feminista? Para reflexionar sobre estas preguntas conversamos con Gabriela Ferrucci, docente universitaria y activista feminista.

¿Podemos separar a la persona del deportista?

Me parece que es una persona con muchísimas habilidades, un genio probablemente. Sin embargo, no podemos separar porque finalmente es una persona que al momento de ser un ídolo asume una responsabilidad frente a sus seguidores. Creo que hay una responsabilidad cuando se te regala el don de ser alguien especial. Esa misma persona que hizo que gritemos porque Argentina ganó el Mundial, después de colgar sus chimpunes violaba, maltrataba a sus parejas. ¿Cómo podemos aplaudir a alguien que hace esas cosas?

TAMBIÉN LEE: Los días en el barro

¿Por qué creer en alguien como si fuera un D10S?

Yo creo que hay una necesidad de creer en algo y debemos satisfacerla con algo o alguien, pero creo que lo único que hacemos es normalizar la violencia: “está bien si eres violento, igual te queremos”.

¿Cómo lees a Maradona desde una perspectiva feminista?

Es difícil hablar desde el feminismo porque finalmente hay de todo. Hablamos de los feminismos. Desde una perspectiva interseccional, este sujeto no debería ser considerado ni un ejemplo, ni un ídolo. Lo único que están haciendo al hablar de sus zonas oscuras o decir que a cualquiera le pasa porque es un hombre real y humano es normalizar la violencia contra las mujeres y ensalzar a una persona que es un agresor. Es el rollo del hombre que es así por su instinto, pero lo importante es que metió gol e hizo creer a Argentina en Argentina y se hizo desde abajo.

Gabriela Ferrucci cuestiona la figura de Maradona y todo lo que representa. CRISOL

A Maradona también se le recuerda por su origen y su crítica al sistema…

Es cierto que él también representó y representa, para muchos sectores vulnerables de Argentina, una figura que, cuando no tienes nada en términos materiales, te da una ilusión porque lo tienes a él que salió de abajo y te representa. Entiendo que las opresiones y violencias se intersectan entre sí y no podemos analizar solo desde una perspectiva de género. Se puede comprender lo que significa para mujeres incluso feministas. Me hace pensar en lo que ocurre en la política peruana cuando algunas feministas apoyan, por ejemplo, a Vladimir Cerrón planteando “ustedes lo critican porque son clasistas”, “debemos pensar en el origen y de dónde viene porque no todo es género”. Me parece que es una especie de pose y acomodo que lo que busca es complacer al macho. Podemos entender de dónde viene la admiración, pero de ahí a que podamos decir “sí es ídolo y se le perdona”, imposible.

Es como si se pusiera en segundo lugar a la violencia de género porque hay temas más urgentes, otras opresiones…

Con esa mirada de “esto no es lo urgente e importante” nuevamente mostramos que somos la última rueda del coche, porque no importa si violó o le pegó a una adolescente.  El mensaje es que eso está bien y se perdona. Ser contradictorio no es ser ídolo y maltratar a otras personas. ¿Por qué se le venera?, ¿por qué causa se sacrificó? Hizo mierda a mujeres que son anónimas, que son una cifra y que no tienen nombre. ¿Qué pasaría si Diego Armando Maradona hubiera sido mujer?

La conversación con Gabriela terminó en este punto. Yo me quedé pensando que el 25 de noviembre es el día contra la violencia de género. El mismo día en que murió Maradona. 25 de noviembre.  Coincidencia y contradicción. Ferrucci volvió a su activismo en la organización de la marcha por el 25N. Las dos retornamos a lo nuestro y nos quedamos pensando en lo último que dijo: si Maradona hubiera sido mujer, ¿la hubiéramos perdonado tan fácil? Más que una respuesta, nos quedó una sensación de tristeza y frustración.

Total
0
Shares
1 comment
Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Publicaciones relacionadas
Leer más

Camisetas en el cielo

El periodista Brandon Tavara Salazar entrevista al escritor Antenor Guerra-García a propósito de la publicación de su nuevo libro "Equipos que fueron". En el diálogo evocan a camisetas como las del Defensor Lima, San Agustín, Atlético Chalaco, entre otros, que le dieron color al campeonato.
Leer más

Varillas al alza

Juan Pablo Varillas es parte del selecto grupo de los peruanos que ingresaron al Top 100 del ranking ATP. Junto a Yzaga, Arraya, Horna y Di Laura, su nombre ya está en la historia del tenis nacional. No hay una receta mágica para este logro, salvo mucho trabajo. Tuvo que irse a Argentina para mejorar su preparación y espera seguir escalando en la tabla. La periodista Ornella Palumbo sube a la red para entrevistar a la raqueta número 1 de Perú.
Total
0
Share