Pickleball, el deporte que busca ser viral

Pickleball, el deporte que busca ser viral

Parece tenis, pero no es. Tiene cosas del ping pong, pero no se juega sobre una mesa. Se ve por momentos como bádminton, pero no se disputa con una plumilla. Valeria Vega Zavaleta explora el origen de una disciplina que mezcla otras tres para dar como resultado al Pickleball. Pise bien la cancha, porque de repente se obsesiona con este juego.

“Había una familia que no sabía qué hacer con sus hijos, pintó unas líneas en su casa, pusieron una net y comenzaron a jugar con una pelota de plástico. También había un perro que se llamaba Pickles y hay dos historias más, la del perro es la que me contaron”. La narración es de Hercilio Cabieses, presidente de la Asociación Deportiva de Pickleball Perú y recién nombrado Embajador Latinoamericano por la Federación Internacional de esta disciplina. Sí, este deporte tiene Federación y el Perú, Asociación.

El nombre de la disciplina no proviene de su esencia deportiva, sino que fue asignado gracias a la mascota de la familia que creó y desarrolló este deporte en Washington DC durante el verano de 1965. Cada vez que el can, un cocker spaniel de pelaje atigrado llamado Pickles, se cruzaba con la peculiar pelotita de plástico, utilizada por sus dueños para jugar lo que, en ese entonces no tenía nombre, la tomaba con su húmeda dentadura y se apropiaba de ella. Dicha pelota, junto al espontáneo y recurrente accionar del perro, resultó ser la denominación oficial del deporte en mención: Pickleball (the Pickles’ ball). Él fue el responsable del boom de este deporte que nació en Estados Unidos y ya aterrizó en Perú.

La otra teoría sobre el origen del nombre es que nace de la esposa de Joel Pritchard, Joan, que le empieza a decir Pickleball porque la combinación de deportes le hacía rememorar al bote que arman la tripulación de remeros que no son elegidos por otros equipos (pickle boat en inglés). A pesar que otro de los creadores del juego lo atribuía al perro, el cocker spaniel no llegó hasta 1967 según señala Joan -que intentaba hacer fact checking-, dos años después del supuesto origen.

TAMBIÉN LEE: Stephen Curry, el triplero que cambió la NBA

UNA FUSIÓN DE TRES DISCIPLINAS

El juego consiste en pasar la pelota de un lado al otro cruzando la red y, de ser posible, que esta desafíe las leyes de la gravedad, aunque el rebote sí está permitido. Los puntos se obtienen en posesión del servicio -como antes era en el vóley-, con errores del oponente o un tiro ganador. Se juega al mejor de tres sets, y gana quien llega a los 11, 15 y 21 puntos con un margen mínimo de dos puntos sobre el oponente.

Ben Johns vs Tyson McGuffi durante el USOpen 2021. Ambos son Top3 World Pickleball Rankings.

Lo heredado de los otros deportes está en el servicio cruzado, como en el tenis y el ping pong. El escenario deportivo de 13 metros de largo y 6 metros de ancho, que es similar al que se utiliza en bádminton modalidad dobles. Casi siempre se juega en parejas, sea masculina, femenina o mixta, pero también está la opción de singles. La paleta con la que se juega es de fibra de carbono y está diseñada para equilibrar la potencia, la conducción, el control con la muñeca y los cambios rápidos de las manos mediante la ligereza de esta (los pesos van desde 300 a 680 gramos).

La pelota es distinta a cualquier otra: es de plástico y tiene cuarenta agujeros, lo que genera lentitud en su trayecto de lado a lado, por el libre paso de aire al interior, y, con ello se generan intercambios más largos que priorizan lo táctico, antes que la intensidad, de los jugadores.

REGLAS TAN ESPONTÁNEAS COMO SU JUEGO

Las normas del juego han sido diseñadas en base a la complejidad del juego y las ventajas que podría haber sobre la cancha, como lo plasmado en la primera regla: la zona de ‘no volea’ en la que queda prohibido dar ese golpe en el aire antes de que la pelota haya caído al suelo -como pasa en el tenis, por ejemplo- pues de ser posible, el juego no sería parejo para ninguno de los contrincantes: estarían pegados a la net sin desplazarse.

Otra de las reglas es que cuando el servidor ejecuta un saque, es obligatorio que el receptor deje rebotar la pelota, igualmente para el servidor en su segundo golpe a la pelota. Después de esos intercambios, ya se puede volear, claramente, fuera de la zona de no-volea.

UNA PASIÓN QUE SE VA CONTAGIANDO EN EL MUNDO

Este deporte yankee no va lento como su pelota. Se ha expandido no solo de manera masiva, sino también acelerada a cada rincón del mundo, empezando por el continente europeo donde, de hecho, ya lucha con los deportes bandera, como en España que compite con el pádel.  En Estados Unidos ha crecido un 650% en solo seis años, según la Asociación del Pickleball de dicho país (USAPA). Ya cuenta con más de 4 millones de personas que lo practican y ya está en más de 70 países.

La extensión no solo es internacional, sino también etaria. El deporte nunca ha distinguido edad pero, particularmente en el Pickleball, la gente mayor abarca gran parte de los aficionados y la explicación es bastante lógica: la reacción como elemento clave, y más importante, del Pickleball. Es un deporte que les calza perfecto. La inclusión es parte vital.

Torneo de Pickleball en dobles mixtos categoría 70 años a más

Tal es el boom del pickleball en las personas mayores que las categorías oficiales de la USA Pickleball Association (USAPA) son tres: Juniors, Adultos y Seniors (de 50 años a más). Esta última división cuenta con las mismas reglas y competitividad que las otras dos.

Uno de los máximos representantes es Scott Moore, próximo a cumplir 60 años. Su camino en el Pickleball inició en el 2013, a causa de una severa depresión por la mudanza de su hijo menor, Stephan. Desde el día que incursionó con la pelota de cuarenta agujeros, incluso siente que su salud ha mejorado. El deporte siempre será sinónimo de salud.

PERÚ YA TIENE REPRESENTANTE DE PICKLEBALL

Hercilio Cabieses o ‘Cilio’ como suele llamarle su entorno más cercano, es el creador y presidente de la Asociación Deportiva de Pickleball Perú y recién nombrado Embajador Latinoamericano por la Federación Internacional de Pickleball. Aunque inició en el tenis, actualmente da pelea en el ranking oficial de la Association of Pickleball Professionals/ The APP Tour. Ocupa el puesto 51 a nivel mundial.

Tras dedicarse al tenis desde su infancia, fue seleccionado por la Universidad de Campbellsville (en Kentucky, Estados Unidos) para formar parte de la selección universitaria y estar becado como deportista calificado. Pasados los años, no conforme con la raqueta de cuerdas cruzadas, y de manera inesperada, le dio la oportunidad a un deporte nuevo, con una raqueta más pequeña, pero en máximo auge en los Estados Unidos: le presentaron el Pickleball.

TAMBIÉN LEE: Angélica Espinoza, la estrella inesperada

Si bien su incursión fue fortuita, el resto no fue así. Desde junio de 2020, participa en torneos internacionales de Pickleball y, haciendo algunas operaciones matemáticas, la cantidad de medallas y títulos que le rodean suman, incluso, más que sus años de vida (23).

'Cilio' Cabieses es una de nuestras principales cartas en Pickleball.
El 2020 y 2021 estuvo marcado por el Pickleball para ‘Cilio’. ARCHIVO PERSONAL.

Nuevamente la inconformidad se adueñó de su mente y lo presionó a plasmar sus experiencias de los últimos -casi- dos años en una realidad palpable en su país. De esta manera, nació la recién fundada Asociación Deportiva de Pickleball Perú, cuyo fin principal es promover el desarrollo y crecimiento del Pickleball en el Perú y en Latinoamérica.

La Asociación brinda los recursos necesarios (cancha, net, paletas y pelotas) todos los domingos en el Club de la Policía (Club AOPIP) en Surco, Lima. Estiman que para el próximo año, la programación de juego sea diaria y con horario continuo. Además, ya están armando el camino de la descentralización hacia las provincias.

La hermana de ‘Cilio’, Miranda, acumula diez medallas en su primer año jugando y también aporta con su habilidad y experiencia a la Asociación Deportiva de Pickleball Perú con el fin de promover la disciplina de la pelota agujerada. Ella ya es instructora certificada.

No es tenis, tampoco ping pong ni Bádminton: es Pickleball. ¿Te animas a probarlo? ~

Compartir estos artículos
Escrito por

Periodismo en la PUCP. Trujillana de nacimiento. Fui criada en el deporte gracias a mi papá quien fue ciclista y entrenador de fútbol amateur. Desde arriba todavía se une a mis gritos y abrazos de gol y punto. Vivo con exceso de adrenalina, pasión y, por supuesto, sudor. Todas las mañanas sudo al jugar tenis, mi deporte favorito. Me gusta hablar, más si es con un micrófono y una cámara al frente. Al deporte le debo mi resurrección, no importa cuánto sude, lo vale si me hace feliz.

(1) Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Encuentra las mejores historias deportivas.