Newsletter
Síguenos

Recibe las mejores historias del deporte peruano y mundial

En busca del ‘9’ perdido

Una de las grandes carencias de nuestro fútbol es, sin lugar a dudas, la del ‘9’. Nuestro columnista Pedro Ortiz Bisso indica que la ausencia de centrodelanteros nacidos en el Perú no es un problema reciente y que se vio maquillada por la importación de Gianluca Lapadula. La falta de formación y los cambios en el fútbol moderno explican nuestra realidad.  

El ‘9’ escasea en el Perú como el buen juicio en su clase política. En la tierra de Lolo, Valeriano y Paolo Guerrero, donde alguna vez brillaran el ‘Chino’ Ruiz, el ‘Feo’ Salinas y Waldir Sáenz, no aparecen centrodelanteros que alimenten la confianza del aficionado. Álex Valera, pese a sus goles, aún es una presencia en construcción y Percy Liza una oferta que no cuaja. Por años, el ‘Depredador’ y el mismo Jeffry (sin ser un punta clásico) maquillaban esa ausencia, pero el reloj —y sus rodillas— ya no les regalan bendiciones. Por eso la reaparición de Lapadula fue festejada más que por la hinchada del Benevento y el doblete de Ruidíaz ante Pumas se gritó como en el Monumental.

Nuestras penurias ofensivas no son recientes. En las últimas ocho temporadas, seis de los ‘pichichis’ fueron extranjeros. Las excepciones son Irven Ávila (22 goles en el 2017) y Luis Iberico, quien el año pasado compartió el top con el uruguayo Felipe Rodríguez con 12 anotaciones. La tabla de goleadores históricos la sigue ocupando, bien arriba, el argentino-peruano Sergio ‘Checho’ Ibarra con 274 goles.

TAMBIÉN LEE: La resistencia arequipeña, una columna sobre la campaña de Melgar

“Son los más buscados. Existe la idea de que si no hay un 9, no hay quién pueda hacer un gol, y el fútbol moderno indica que eso ya no es así”, explica Juan Carlos Oblitas, director deportivo de la Federación Peruana de Fútbol. El ‘Ciego’ encuentra el origen de esta escasez en problemas formativos y las dificultades que implica el puesto, lo que desanima a los más jóvenes. “Ser 9 es más una vocación. Solo quien lo siente así triunfa”, acota.

UNA POSICIÓN QUE HA CAMBIADO

La palabra clave es fútbol moderno. Así como hoy se exige al arquero que juegue bien con los pies o a los mediocentros que no solo quiten, sino también entreguen pelotas bien servidas, los requerimientos para los delanteros cambiaron. Francia se llevó la última Copa del Mundo con un atacante que no hizo un solo gol (Oliver Giroud). Thomas Müller, uno de los máximos anotadores de la selección alemana de todos los tiempos, puede jugar en distintas posiciones del frente de ataque o recogerse para juntarse con sus volantes. Con el inmortal Gerd, solo comparte el apellido y su olfato goleador.

El estereotipo del punta clásico suele ser la ‘Torre’ de movimientos lentos y torpes que merodea el punto de penal o el fabricante de puntazos que disimula sus deficiencias técnicas con un imán para atraer la pelota y clavarla en el momento oportuno. “En los últimos veinte años ha habido una evolución en el puesto, tanto en funciones y movimientos”, señala el escritor y columnista Jerónimo Pimentel. “Hoy son los primeros defensores cuando el equipo pierde la pelota, empiezan la presión al rival en trayectos cortos o en diagonales. Son jugadores más completos”, añade Oblitas.

TAMBIÉN LEE: La respuesta de los tibios, una columna sobre las agresiones en el fútbol local

Ese tipo de jugadores es difícil encontrar en el fútbol peruano. “Valera es un 9 clásico, lejano de lo que hacen Firmino o Diogo Jota en el Liverpool. Nos faltan jugadores con una inteligencia posicional distinta. Creo que se debe a que tenemos un atraso en la formación técnica y táctica. Me parece que el último jugador que intentó hacer algo distinto fue Irven Ávila”, abunda Pimentel.

LOS PROBLEMAS EN LA FORMACIÓN

Jaime Duarte, jefe del Área de Captación de Menores de Alianza Lima, cree que algunos entrenadores de las divisiones formativas solamente copian lo que se ve en otros lados y no utilizan adecuadamente la información que acopian. Privilegian el resultado por encima de la formación. “Se siente presionados, sienten que si no ganan los van a botar”, dice.

En lugar de invertir en la formación, los clubes locales apuestan al cortoplacismo: contratar algún delantero experimentado con lo suficiente para hacer la diferencia en un fútbol de baja intensidad como el nuestro (el ‘Tanque’ Denis o Hernán Barcos) o apostar por jugadores con condiciones que no alcanzaron a explotar en su país (Bernardo Cuesta).

El talento, que no falta en nuestro país, hay que trabajarlo para ponerlo a tono con las exigencias del primer nivel. Valera tiene solo 26 años, pero Lapadula ya tiene 32 y Ruidíaz 31. Es hora de empezar a pensar con seriedad en el futuro. Los delanteros no aparecen por generación espontánea. Trabajo y paciencia, no hay otra fórmula. ~

Total
0
Shares
Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Publicaciones relacionadas
Leer más

El ‘Búfalo’ mira a la izquierda

Campesino de origen, guaraní hablante e hijo de un perseguido político por la dictadura paraguaya, Roberto ‘El Búfalo’ Ovelar ha decidido darle la contraria al estereotipo habitual de los futbolistas. En un terreno marcado por la exacerbación de “lo macho”, la secularización del camerino, el amén al negocio millonario del fútbol y la apolitíca, es defensor de la causa LGTB+, ateo, crítico de la distribución de la riqueza y polemista habitual en Twitter sobre la política mundial. En esta entrevista exclusiva revela por qué prefiere no guardar silencio.
Leer más

El Rey de las rotaciones

El martes pasado, el técnico de la selección Juan Reynoso sorprendió a muchos al alinear frente a El Salvador a un equipo distinto al de su debut con México. Nuestro columnista Pedro Ortiz Bisso expone que dicha práctica ha sido una costumbre que ha practicado durante toda su carrera y analiza si la mantendrá durante la eliminatoria.
Leer más

Las fijas de Australia

Finalizado el culebrón que protagonizó Novak Djokovic, el Abierto de Australia recupera la normalidad y por fin se puede hablar de tenis. En el arranque del primer Grand Slam del año, la periodista Silvana García Asenjo lanza sus pronósticos sobre lo que puede ocurrir en Melbourne.
Total
0
Share