Newsletter
Síguenos

Recibe las mejores historias del deporte peruano y mundial

¿Y si el dios Sudoroso se vuelve blanquirrojo?

En la última entrega del multiverso deportivo, el travieso dios Sudoroso responde a las exigencias de un ilustre hinchada nacional y decide darle una mano a la Blanquirroja. Tras una convocatoria que incluye a jugadores de las diferentes líneas temporales, la Selección Peruana arma un once capaz de dar batalla en el Mundial de Sudáfrica 2010.

—Oe sudoroso, bien pendejo eres, ¿no? —le reclama Kukín a la traviesa divinidad. —Ta que cada vez que modificas la línea temporal parece que todo va a ir de la puta madre, pero al final se termina yendo todo a la mierda.

—Yo solo puedo hacer pequeños cambios. El resultado final ya es responsabilidad de ustedes los mortales.

—Cha que bien pendejo eres causa. Así no es, siempre dejas a la hinchada con las ganas. El Manco parece que la va a romper en el Mundial y al final se va de juerga.  Mi causa Bica nos lleva a Francia y luego se deprime por una hembrita. Mi sobrino Roni saca campeón al Boys y después no la hace con la sele. Ya déjate de huevadas batería.

—Ya te he dicho que yo no soy responsable por las acciones de los humanos. Al final, cada uno toma sus propias decisiones.

—No pe, no me vengas con floro misio. Tú no puedes jugarte así con el bobo de la hinchada peruana. Sí debes saber que es la mejor del mundo, premiada por la mismísima FIFA. No hay hinchada más grande que la Blanquirroja.

—¿Serio?

—Claro pe, causa. Hay que darnos un paseo y vas a ver que yo no estoy hablando huevadas.

TAMBIÉN LEE: ¿Y si ‘el Cóndor’ pateaba con la derecha? (Ucronía)

De pronto, Kukín y el dios sudoroso se transportan a los episodios más emotivos vividos por la hinchada nacional. El primero es Lima, 6 de septiembre del 2016. La selección peruana se enfrenta a Ecuador tras una serie de resultados negativos que la ubican en una posición incómoda en la tabla. A pesar de ello, la barra blanquirroja empuja al equipo y termina siendo fundamental en la victoria que le termina dando algo de respiro al equipo de Gareca.

—Ya ves, mira a esos locos que fueron a alentar pese a que ya pocos creían en la selección.

Luego, se trasladan a Buenos Aires, 5 de octubre del 2017. En un partido de vida o muerte, un reducido grupo de hinchas de la selección logran que el combinado patrio se sienta en casa al conseguir que sus cánticos se apoderen de la Bombonera. El punto de oro obtenido también tuvo como responsables a los hinchas que creyeron en la hazaña.

—Como no te voy a querer causita.

El tercer escenario es Lima, 15 de noviembre del 2017. La selección peruana se juega la clasificación a Rusia en el partido de vuelta del repechaje contra Nueva Zelanda. En el minuto 27, Jefferson Farfán abre el marcador y genera una reacción que termina sorprendiendo al dios sudoroso. El grito de gol de los hinchas nacionales alcanza tal intensidad que termina generando un microsismo en la ciudad.

—Esa no te la esperabas…

Finalmente, se trasladan a Saransk, 16 de junio del 2018. La blanquirroja hace su debut en el Mundial de Rusia contra Dinamarca. A pesar de la gran distancia geográfica entre el Perú y el gigante euroasiático, el estadio está repleto de hinchas peruanos. El momento más emocionante es cuando suena en los altoparlantes la canción “Contigo Perú”. En ese instante la barra nacional deja claro que Perú es local a pesar de estar a kilómetros de distancia del terruño.

—Ya ves que no exageraba causita. La hinchada blanquirroja se merece más que chispazos de alegría. Déjate de huevadas, hay que pensar en grande. Yo sé que tú puedes hacer algo mejor.

—Como no te voy a querer… Tienes razón Kukín, me ha sorprendido la hinchada peruana. Déjame pensar que travesura puedo hacer. Ahora, tienes que entender que no será fácil. Hay mucho desarreglado en tu selección. Los cambios en la línea temporal tienen que ser precisos si queremos que ocurra algo grande.

—Ya no te hagas el difícil. Sobrado la haces, por algo eres el dios sudoroso.

Tras el diálogo con Kukín, la divinidad cae en la cuenta de que los cánticos de la hinchada blanquirroja se le han quedado en la mente. Los episodios revisados lo han conmovido de tal forma que han provocado que se desarrolle en él un sentimiento que nunca había experimentado. Ahora cuando ve la camiseta bicolor su corazón late a otra intensidad. Se ha vuelto un hincha. Ahora no concibe su existencia sin apoyar a la selección.  Motivado por su nuevo amor, el dios sudoroso empieza a plantear una estrategia que le permita generar una línea temporal que evada los fracasos deportivos.

Al revisar las hazañas de la blanquirroja, el dios sudoroso logra reconocer las razones de su éxito. “Cuando juegan como equipo logran resultados impresionantes”, dice para sus adentros. “Unidos forman una maquinaria capaz de rendir al máximo”, comprende. Esas reflexiones lo llevan identificar la solución. “Cada cambio en la línea temporal ha estado enfocado en una sola persona. Por eso con el tiempo todo tiende a fracasar”, entiende. “Los cambios tienen que estar dirigidos a la formación de un equipo”, concluye. Con esas ideas en la mente, el dios está listo para desarrollar su estrategia: hará modificaciones en la línea temporal que le permitan crear un equipo ganador: la selección de las mejores figuras del multiverso.

TAMBIÉN LEE: ¿Y si Fleischman hubiera sido futbolista? (Ucronía)

Asesorado por Kukín, la divinidad empieza a elaborar su lista de convocados.

—Al colorado ni cagando. Ese va a partir el grupo —le advierte el volante chalaco.

Con la oncena titular en mente, el dios sudoroso analiza en qué momento debe hacer el cambio en la línea temporal. Tras hacer cálculos, encuentra el propicio: las eliminatorias para Sudáfrica 2010. Y es que solo un militante dios sudoroso puede ser capaz de transformar una de las campañas más tristes del fútbol peruano en una de las más gloriosas al insertar al mejor combinado peruano de los multiversos en la línea temporal.

Lima, 16 de octubre del 2008. Tras la goleada sufrida por la selección peruana en Bolivia y la derrota por la mínima en Asunción, Manuel Burga decide realizar un golpe de timón. La blanquirroja ha tocado fondo. Con la derrota se ubica última en la eliminatoria para Sudáfrica 2010 y sus opciones de clasificación son sumamente limitadas. A pesar de que durante toda la campaña el presidente de la FPF ha mantenido el discurso de que respetara el proceso hasta el final, esa mañana ha amanecido con una idea distinta. Lo primero que hace es comunicarse con ‘Chemo’ Del Solar y comunicarle su despido. Ahora lo que toca es buscar el reemplazo. En su mente tiene el nombre de Ricardo Gareca, el entrenador argentino que está desarrollando una excelente campaña con Alianza Lima. Lo único que lo hace dudar es el discurso marxista que suele profesar el técnico. Tras meditarlo, se decanta por lo deportivo y se comunica con el entrenador gaucho.

A Gareca, el reto le resulta sumamente atractivo. El año y medio en el ‘equipo del pueblo’ lo ha llevado a desarrollar un cariño especial por el Perú y sabe que la mejor retribución que puede darle es llevarlo al mundial. Además, el reto de llevar a la gloria a un desahuciado le genera entusiasmo. Lo único que lo frena un poco es la reputación de Burga. Sabe que el presidente de la FPF es un personaje cuestionado y propenso al metálico. Pero, al final, el amor por el Perú y su audacia lo convencen de aceptar el puesto. Lo único que pide es que le dejen concluir la campaña con Alianza Lima. Algunas semanas después, tras coronarse campeón con el equipo de La Victoria, Gareca es presentado como el nuevo entrenador de la blanquirroja. Le quedan ocho fechas para lograr el milagro.

La etapa de ‘Chemo’ no solo ha sido desastrosa a nivel de resultados. También ha dejado como herencia, una crisis en la interna que ha provocado que los referentes dejen de formar parte del seleccionado. Gareca sabe que su misión es recomponer los lazos que se rompieron durante el tiempo que Del Solar estuvo a cargo del combinado patrio. Es así que se reúne con las estrellas a las que considera fundamentales para lograr la ansiada clasificación. El primer referente al que visita es Rony Morales, el habilidoso diez chalaco que juega en el Milán de Italia. Pese al gran nivel mostrado en clubes europeos no ha logrado consolidarse con la blanquirroja y tras discutir con Del Solar se autoexcluyó de la selección. Gareca y Morales hacen química casi de forma instantánea. A Rony, el entrenador gaucho le hace recordar a ‘Chalaca’. El trato paternal es algo que extraña y Gareca parece ser capaz de brindárselo. El seleccionador lo convence de que es su última oportunidad de brillar con la blanquirroja y que si deja de lado la fiesta puede convertirse en la figura que los lleve al mundial. Emocionado, Rony acepta la convocatoria y le promete someterse a su disciplina.

Tras la exitosa experiencia en Milán, Gareca da el salto a Múnich para visitar a Jefferson Farfán. ‘La foquita’ es otro de los jugadores resistidos por la afición y que tuvo una mala relación con Del Solar. El seleccionador también apela a su discurso articulado para convencerlo de que debe retornar a la selección. Gareca le hace ver que es necesario que se vuelva a conectar con el barrio, que su identidad viene del pueblo. Un nostálgico Jefry recuerda sus inicios cuando cuidaba carros y decide honrar sus orígenes. Promete ser el referente en la delantera de la blanquirroja y suspender por unos meses la vida de comodidades que le otorga Alemania. Con otro nombre tachado en su libreta, el entrenador regresa a Italia.

TAMBIÉN LEE: ¿Y si Gareca fuera zurdo? (Ucronía)

En Sicilia lo espera Juan Manuel Vargas, una de las pocas figuras que había logrado desarrollar una buena relación con ‘Chemo’. La salida del entrenador lo tiene resentido porque con él se convirtió en uno de los grandes líderes del equipo. Esa mala disposición es advertida rápido por Gareca quien estratégicamente apunta a darle por su lado.

—Profe, pero no me va a hacer caminar sobre brazas, ¿no?

—Como se te ocurre, pibe. Si esos pies valen miles de dólares.

—Ni me va alejar de mis placeres, ¿no?

—Tranquilo loquito, que lo único que quiero es que ustedes estén motivados. Yo soy un convencido de que la gente sabe lo que es bueno para ella. Claro, que siempre necesitan una ayudita de las autoridades.

Contento porque Gareca no lo va a obligar a pasar por talleres de coaching, Vargas acepta integrarse al equipo. La gira europea está a punto de cerrarse. El itinerario del seleccionador también incluye una visita a Londres, pero se entera que Claudio Pizarro aún se está recuperando de unas quemaduras en los pies. Sin concretar la cita con el delantero del Chelsea, el seleccionador vuelve a Lima. Allí también se reunirá con figuras del fútbol local.

Al técnico le llama la atención un juvenil que gracias a sus buenas actuaciones en el sudamericano sub-20 y en el mundial de la misma categoría ha sido vendido al PSV Eindhoven. Ambos coinciden en Lima porque Manco ha dejado los Países Bajos para encontrarse con su novia. Durante el diálogo, el juvenil le confiesa que piensa casarse en enero del próximo año.

 —Pero, ¿qué haces pibe? Concentrate en el fútbol. Vos sabés el potencial que tenés.

—Profe, tóqueme que soy realidad. Yo ya soy un consagrado.

Gareca apela a su labia para hacerle entender a Manco que no puede desaprovechar las oportunidades que se le están abriendo. Le hace jurar que suspenderá su boda hasta que concluya la eliminatoria. “Si cumples te prometo que serás titular en la selección”. Rei entusiasmado por la oportunidad de ser figura con los mayores acepta.

—Ahora sí vas a ser realidad, pibe —le dice Gareca al volante.

Horas después, el técnico va a Matute a reunirse con Paolo Guerrero, el juvenil que la está rompiendo en Alianza. Gareca sabe que ‘El depredador’ está frustrado porque Farfán le quitó la oportunidad de dar el salto a Europa. El seleccionador busca convencerlo de que tiene que sacarle la vuelta al problema.

—Paolo, las cosas pasan por algo. El rencor no es el camino. Jefry y tú son la pareja perfecta. Si ambos juegan juntos, vas a ver que en cuestión de meses llegás a Europa.

A los pocos días, consigue que Paolo y Jefry hablen por teléfono y que dejen de lado sus diferencias. Pero la reconciliación de Paolo y Jefry no es la única que concreta. También logra que ‘Ñol’ Solano y el ‘Chorri’ Palacios hagan las paces. El amiste de las viejas glorias de la selección se firma a través de una portada de “El Bocón” en la que los dos jugadores y Gareca aparecen luciendo el polo con el mensaje “Te amo Perú”.

TAMBIÉN LEE: ¿Y sin Dinho hubiera sido chalaco? (Ucronía)

Concluidas las conversaciones con las figuras del seleccionado, el seleccionador ya tiene lista la oncena con la que afrontará lo que le queda de las eliminatorias. Leao Butrón en el arco; Guillermo Salas, Alberto Rodríguez, Santiago Acasiete y Juan Manuel Vargas en la defensa; Juan José Jayo, Donny Neyra, Reimond Manco y Rony Morales en la volante; Farfán y Guerrero en la delantera. En la banca cuenta con jugadores de experiencia como Solano, el ‘Chorri’ y Bica.

—Ese equipo ta fuerte tío. Yo creo que sí la hace —le dice Kukín al dios sudoroso. Y los resultados terminan dándole la razón al volante chalaco.

La racha que alcanza el equipo de Gareca sorprende a casi todos. Con el argentino a la cabeza, la blanquirroja no pierde un solo partido.  Logra cosechar veinte puntos, producto de seis victorias y dos empates. Brasil y Argentina terminan siendo las únicas selecciones que no son derrotadas por el combinado bicolor. “Y fue porque jugamos en su casa”, afirma Gareca. Gracias a la seguidilla de buenos resultados, Perú le arrebata el quinto puesto a Uruguay en la última fecha y accede al repechaje. Para lograr la clasificación a Sudáfrica, el seleccionado ahora deberá jugar contra Costa Rica en partidos de ida y vuelta. Los medios deportivos hablan del milagro de Gareca. “No es un milagro, es trabajo. Somos un equipo y estamos con el pueblo siempre”, señala el entrenador, el único al que no le ha sorprendido la remontada de la selección.

Durante la eliminatoria sudamericana, terminaron siendo claves las pequeñas sociedades establecidas por Rei y Rony en la volante y por Farfán y Guerrero en la delantera. Gareca sabe que volverá a necesitar de ellas en los partidos en San José y Lima. La prensa destaca que el técnico argentino ha sabido recuperar la identidad del fútbol peruano al implementar un juego colectivo y vistoso. Los medios sudamericanos hablan del tiquitaca peruano y los nacionales del chocolate. La previa al trascendental partido contra Costa Rica refleja gran optimismo.

 —El tigre sabe, padrino —sentencia eufórico Kukín. —Los vamos a bailar a los ticos, pensaaaá.

El repechaje empieza en San José. El partido celebrado en el estadio Ricardo Saprissa concluye con un empate a cero en el que se luce Donny Neyra, el engreído del ‘Tigre’. Aplicado en la marca y con buen pie para la salida, el volante crema termina siendo la aduana del equipo. Sus pases largos son una fuente constante de zozobra en el área costarricense. Solo las impresionantes atajadas de Keylor Navas evitan que la blanquirroja regrese a Lima con una victoria. Pero en la vuelta, la historia será diferente. La selección de Gareca concreta una de sus mejores performances al golear sin atenuantes a su rival. Con dos goles de Rony Morales, uno de Farfán y otro de Guerrero, la bicolor sella su clasificación al mundial de Sudáfrica.

—Era hoy sudoroso, era hoy —le dice Kukín a la divinidad mientras ve a Morales ser cargado en hombros.

La algarabía ha paralizado a una ciudad que minutos antes ha experimentado cuatro microsismos. La vuelta al mundial después de 28 años es vista como el desenlace perfecto para una campaña gloriosa. La selección parece haber alcanzado el cielo. Pero Gareca no piensa lo mismo. “Podemos dar más”, piensa el entrenador dejando claro que tiene un plan en mente.

Seis meses después, la blanquirroja debuta en la Copa Mundial de Sudáfrica. El estreno es sumamente exigente: al frente está Francia, la subcampeona del mundo. Sin embargo, Perú da la sorpresa. Gana 1 a 0 con un gol de Manco, quien anota tras una asistencia magnífica de Rony Morales. La actuación del volante chalaco es comparada con la realizada por Zidane cuatro años antes contra Brasil. La moral del equipo se eleva hasta el cielo. Cinco días después, la blanquirroja se asegura la clasificación tras golear por 3 a 0 a la selección anfitriona. Esta vez la gran estrella es Farfán, quien marca un doblete y aporta la asistencia para el gol de Guerrero. La prensa advierte que Perú no depende solo de la estrella chalaca. Los pronósticos empiezan a tomarlo en serio. El combinado nacional cierra la participación en la primera ronda con un empate a cero con México. Esta vez el destacado es Donny Neyra quien se gana halagos de los medios internacionales. Para sorpresa mundial, la selección peruana termina primera en su grupo y es favorita en su emparejamiento con Corea del Sur.

TAMBIÉN LEE: ¿Y si Waldir le daba propina a Farfán? (Ucronía)

El partido en el Nelson Mandela Bay termina siendo la primera prueba de carácter para el equipo de Gareca. La selección asiática abre el marcador al minuto 8 y hace pensar en los fantasmas de la irregularidad que siempre han acompañado a la selección nacional. “¿Tras una brillante primera ronda quedará eliminada por un equipo menor?”, es la pregunta que se hacen los comentaristas de señal abierta. Rony Morales se encargará de despejar las dudas. Con un brillante tiro libre empata el marcador a poco del final del primer tiempo. Luego en el segundo tiempo volverá a asistir a Manco en el gol con el que voltean el partido. Perú ha logrado la hazaña de ponerse entre los ocho mejores equipos del Mundial.

En cuartos el rival es Ghana, la otra gran sorpresa del torneo. Nuevamente, la blanquirroja empezará perdiendo. Un gol de Sulley Muntari al final del primer tiempo vuelve a poner a prueba el temple del combinado patrio. Tras una charla motivacional en la que Gareca recurre a frases del ‘Che’ Guevara, el equipo sale con otra actitud al segundo tiempo. Otra vez Morales será el que rescate a la selección al anotar el empate con un remate desde fuera del área. Los últimos minutos del encuentro son de infarto. A poco del final de la prorroga un cabezazo ghanés es rechazado con la mano por Manco.  El árbitro expulsa al volante nacional y cobra la pena máxima. Sin embargo, el penal es desaprovechado por Asamoah Gyan que estrella su remate en el poste. Con el tiempo concluido, el ganador se decidirá en el punto de penal.

El primero en ejecutar es Roni quien anota con un remate al ángulo. Asamoah Gyan empata con otro tiro inatajable. Donny Neyra vuelve a poner a Perú adelante con un fuerte disparo al medio. Stephen Appiah vuelve a emparejar el marcador. Farfán pone el 3 a 2 con otra buena definición. Segundos después el Perú entero se paraliza. Butrón detiene el disparo de Mensah y le da una oportunidad de oro a la blanquirroja. Sin embargo, Vargas la desaprovecha al mandar la pelota por encima del travesaño. Pero, el arquero peruano vuelve a poner en capilla a la escuadra ghanesa al atajar el remate de Adiyiah. El pase a semifinales queda en los pies de Bica, el veterano delantero que entró en la prórroga para sustituir a Guerrero. El brasileño nacionalizado peruano termina dando una lección de sangre fría al picarsela al arquero Kingson. En una jornada más que dramática, Perú ha logrado la mayor hazaña mundialista de su historia. Ahora le toca jugar semifinales contra los Países Bajos.

La expulsión de Manco le genera un dolor de cabeza a Gareca. El no contar con uno de sus mejores hombres para el partido trascendental contra la ‘Naranja Mecánica’ lo empuja a tener que hacer variantes en la alineación. Para solucionar el problema recurre a una apuesta arriesgada. El vacío dejado por Manco será llenado por el ‘Chorri’ Palacios, el veterano que se juega sus últimos partidos en la selección. Algo le dice que el partido le pinta perfecto a un jugador acostumbrado a realizar grandes hazañas. Y el menudo volante no lo defrauda. Termina marcando un ‘chorrigolazo’ al minuto 41 que le permite a la selección empatar el encuentro. La celebración con el polo de “Te amo Perú” en pleno mundial termina emocionando hasta al hincha más duro. En el entretiempo, Gareca le pide a Palacios que dé la charla motivacional. Las palabras terminan empujando al equipo a la épica. Todas las líneas se esfuerzan al máximo y lograr mantener el empate hasta el minuto 90. En el tiempo del descuento, se logra la hazaña. Un contragolpe ejecutado a la perfección concluye con Rony realizándole un sombrerito al arquero neerlandés. La celebración es apoteósica. La selección peruana avanza a la final, en un resultado que ni el más afiebrado hincha hubiera predicho.

TAMBIÉN LEE: ¿Y si Manco pateaba el penal? (Ucronía)

Gareca es consciente de que solo el trabajo en equipo llevará a que la blanquirroja pueda superar a una selección española plagada de estrellas. “España ahora juega con el tiquitaca, pero Perú siempre ha jugado así. Tenemos ventaja”, le dice a sus dirigidos. El entrenador insiste en las pequeñas sociedades que se han establecido en el equipo y resalta cómo es que han permitido que la selección funcione como una máquina. “Vamos a demostrar que cuando los peruanos se unen logran resultados impresionantes”, afirma para motivarlos. Con esas ideas en la cabeza, los seleccionados salen a la cancha.

El partido es tan duro como se anticipaba. La presión alta del rival hace difícil que el balón llegue con facilidad a Morales y Manco. Donny Neyra se ve en aprietos ante el derroche de habilidad de Iniesta y Xavi. Por su parte, Farfán y Guerrero son neutralizados por Puyol y Piqué. La selección no encuentra respuestas. Butrón se vuelve figura al atajar remates con etiqueta de gol a Villa y Pedro. Lo único rescatable del primer tiempo es que logra llegar al receso con el marcador en blanco. En el entretiempo, el ‘Chorri’ vuelve a dar la charla motivacional. Les hace recordar cómo un equipo partido logró reconstruirse a mitad de una eliminatoria en la que estaba en el último lugar de la tabla. “Es nuestra oportunidad. Vamos a demostrarle al mundo cuanto amamos al Perú”, señala. Al grito de creo en ti, la blanquirroja sale a la cancha.  

El segundo tiempo termina siendo totalmente diferente. Rony y Rei empiezan a realizar triangulaciones que dejan mal parados a Busquets y Xabi Alonso. Farfán empieza a hacer daño al desbordar por la banda de Sergio Ramos. La primera clarinada de alerta es un cabezazo de Guerrero que es sacado con las uñas por Casillas. Al ver sufrir a sus volantes, Iniesta intenta adueñarse del balón, pero es constantemente superado por Donny Neyra. El tiquitaca español ha desaparecido, ahora el chocolate peruano es el que se está imponiendo en la cancha. Al minuto 75 una dura falta de Ramos sobre Farfán es sancionada con un tiro libre al borde del área. El balón lo toma Morales quien decide ejecutar el tiro libre imitando el remate de Cubillas contra Escocia en Argentina 78. El resultado termina siendo similar. Un golazo en el ángulo que pone a Perú adelante en el marcador. Rony celebra mostrando el polo rojo con el mensaje “Te amo Perú” heredado del ‘Chorri’.

España, herida en su orgullo, sale con todo en busca del empate. Pero, los intentos de Villa y del recién ingresado Fernando Torres son neutralizados por Alberto Ramírez y Santiago Acasiete. La ‘furia roja’ se ve obligada a recurrir a remates de larga distancia que son rechazados con facilidad por Butrón. A falta de tres minutos para el final del encuentro, la blanquirroja da la estocada final. Roni se saca con una bicicleta a sus marcadores y le pone un pase perfecto a Manco quien con una chalaca deja sin opciones a Casillas. El gol es tan impresionante que silencia hasta a las vuvuzelas. Incluso los hinchas españoles se ven obligados a aplaudir a uno de los goles más hermosos que se haya marcado en una final mundialista. Los minutos que quedan terminan siendo de trámite. Los españoles saben que no tienen los recursos para remontar el marcador y terminan admitiendo su derrota.

Con el pitazo final se desata la algarabía en la cancha. A kilómetros de distancia, Waldir llora de felicidad al ver a su sobrino Jefry coronándose como campeón mundial. Sofía Franco empieza a meditar sobre un posible un remember con Bica. Aldo Mariátegui se promete no volver a mencionar al izquierdista Gareca en sus ensayos impopulares. Gastón Acurio se propone darle la capitanía de la U a Donny Neyra. Y en un rincón alejado del multiverso se produce un último diálogo:

—Ahora sí te luciste sudoroso. Campeones mundiales, carajo —le dice Kukín a la divinidad. —Este sí que es un final feliz.

—¿Y quién te ha dicho que este es el final? —responde el travieso dios sudoroso. ~

Total
0
Shares
Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Publicaciones relacionadas
Leer más

Un rosado subterráneo

Hoy el Sport Boys regresa a un torneo internacional después de más de veinte años. A propósito de su debut en la Copa Sudamericana, Sudor entrevistó a Daniel F, el legendario líder de la banda de rock subterraneo Leusemia e ilustre hincha rosado. En este diálogo confiesa cómo el Boys se ganó un espacio en su corazón y cuenta que desde entonces no ha parado de generarle taquicardias.
Leer más

Lapadula, el otro peruano

Uno de los héroes que nos ha llevado al repechaje es, sin lugar a dudas, Gianluca Lapadula. Un delantero que por su entrega y goles ahora es aplaudido, pero que en su momento fue cuestionado por no haber nacido en el Perú. El periodista Mario Castro Ganoza nos recuerda que ese rechazo inicial escondió un acto de discriminación que refleja las estructuras de nuestra sociedad.  
Leer más

Lágrimas de hombre

Un país en duelo sintió como propias las lágrimas de Luis Advíncula. La dolorosa derrota ante Australia nos confrontó con esa imagen que ya es usual en el deporte mundial: los hombres también lloran. El llanto público de Pelé, Messi o Federer emociona a muchos, pero por qué sigue siendo un signo de debilidad en la esfera privada. Majo Castro Bernardini explora algunas respuestas.
Leer más

Fin de semana con las estrellas

Hoy arranca el Fin de Semana de las Estrellas de la NBA, un evento que reúne a los mejores jugadores de la liga más potente del mundo. La periodista María Katia Vidal hace una repaso de lo que será la edición 71 del All-Star, una que se da en medio de la pandemia, la polémica por los traspasos y una serie de lesiones de figuras importantes.
Total
0
Share