2021, un año sin tapabocas

2021, un año sin tapabocas

El año deportivo que acaba de terminar no solo fue el del retorno de las competencias a nivel mundial —incluidos los reprogramados Juegos Olímpicos de Tokio— sino también el año de justos reclamos postergados por tabúes, estereotipos o regímenes autoritarios: libertades civiles, atención preventiva del suicidio, inequidad salarial, salud mental y diversidad sexual. En este resumen, Sudor presenta las historias que revolucionaron el deporte el 2021.

Fue el año del adiós a Barcelona de Messi, el año de su primera Copa América, de la corona de Verstappen con final de angustia en las pistas, de la vuelta olímpica del Atlético de Madrid, de la despedida de Paul Gasol, de la Champions del Chelsea, del debut del Skateboarding en los Juegos Olímpicos con el oro de Momiji Nishiya con apenas trece años, de los goles de Lapadula con la selección, del rayo italiano Jacobs en los 100 metros olímpicos, de la celebración de los Milwaukee Bucks después de cincuenta años, del festejo de Atlas después de setenta, del título de Alianza Lima, de la aparición centelleante de Emma Raducanu y del histórico oro paralímpico de la taekwondista peruana Angélica Espinoza.

Por supuesto, fue un año de muchos festejos y proezas. Pero más allá de los logros deportivos que nos emocionan y sobrecogen, el 2021 dejó muchas historias de resistencia, activismo y rebeldía. Historias que a lo largo de los doce meses vividos desafiaron el orden establecido, los prejuicios imperantes a nivel social y los tabúes más rancios. Porque el deporte es entretenimiento, es cierto, pero también un territorio de un intenso y necesario debate social. Más aún en tiempos de pandemia, en los que el tapaboca no es ningún impedimento para levantar la voz. En este recorrido desde enero a diciembre, repasamos las principales historias a nivel mundial que han logrado que el deporte (y el mundo) siga(n) en permanente transformación. Así despedimos el 2021 desde Sudor.

ENERO

Amor en el camerino

El 6 de enero la brasileña Marta Vieira da Silva, elegida seis veces por la FIFA la mejor futbolista del mundo, anunció a sus 2,3 millones de seguidores el compromiso con Toni Deion Pressley, futbolista estadounidense y compañera de la brasileña en el club Orlando Pride de Miami. “Este es un nuevo capítulo en la historia que estamos escribiendo juntas”, escribió Marta en su cuenta de Instagram bajo unas fotos en las que la pareja posa feliz con sus anillos.

Después de mantener un perfil bajo durante años, la máxima goleadora de la selección brasileña y de los Mundiales, con cinco Copa del Mundo jugadas, decidió oficializar la relación que ganó visibilidad hace año y medio cuando Pressley reveló que tenía cáncer. No obstante, no es la primera vez que en el fútbol femenino se anuncie una boda entre futbolistas del mismo equipo. Según el diario Orlando Sentinel, el matrimonio de Marta y la defensa Pressley de 30 años sería el segundo en el equipo de Miami.

¿Será posible (y aceptable) ver una historia similar en el fútbol masculino? Por ahora, el futbol femenino es mucho más tolerante a la abierta homosexualidad de sus jugadoras. Por ejemplo, en Brasil es recurrente ver a Cristiane, otra de las estrellas de la canarinha, fotografiarse junto a su pareja, una abogada. De este modo, Marta se ha consolidado no solo como una leyenda en el fútbol mundial, sino también como una activista a nivel social, que además de ser embajadora de buena voluntad de la ONU para las mujeres y las niñas en el deporte, es una incansable crítica de la violencia machista.

FEBRERO

Un suicidio más que lamentar

La muerte del futbolista uruguayo Santiago “Morro” García el 4 de febrero conmocionó al mundo del fútbol. El cuerpo del delantero de Godoy Cruz fue encontrado sin vida en su departamento de Mendoza. Tenía tan solo 30 años, y según informaron, estaba manteniendo un tratamiento psiquiátrico por padecer depresión. Uno de sus últimos mensajes publicados en redes sociales generó intriga. “Desde el primer día hasta el último agradecido y con la tranquilidad que puedo mirar a la cara a TODOS”, escribió días antes de su muerte.

Según datos del 2020 publicados por FIFpro, el sindicato internacional de futbolistas profesionales, cuatro de cada diez jugadores (38%) sufren depresión o problemas psicológicos. En el caso de Argentina, solo seis planteles de primera división cuentan con un psicólogo incorporado al grupo de trabajo, reveló el psicólogo deportivo Marcelo Roffé.

La muerte del Morro volvió a poner en el tapete el espinoso abordaje del suicidio dentro del fútbol. Según Roffe, la falta de prevención es una de las principales causas: “En el fútbol profesional de Argentina se cuida mucho el cuerpo, pero no la mente. Se subestima el factor mental y en estos momentos nos preguntamos por qué”. Juan Cruz Komar, capitán de Talleres de Córdoba, pidió atender con urgencia la salud mental de los futbolistas: “Necesitamos áreas de psicología en todos los clubes y para todas las edades”.

MARZO

La lucha por la igualdad 

La jugadora de baloncesto femenina de Oregón, Sedona Prince, puso en evidencia la diferencia de trato que reciben los basquetbolistas en Estados Unidos. A través de un video de Tik Tok mostró las deficiencias en la “sala de pesas” y en la alimentación destinada para las deportistas en contraste con el amplio y equipado espacio para sus pares masculinos del Campeonato de la División I de Baloncesto Masculino de la NCAA.

Si bien la inequidad laboral en el deporte sigue exponiéndose y se han logrado avances importantes en ese sentido (como la equiparación de pagos para las futbolistas y los futbolistas de la selección brasileña, oficializada en el 2020), el trato desigual es aún palpable en distintas partes del mundo y en las diferentes disciplinas deportivas. El “sexismo descarado”, como han calificado en Estados Unidos a la denuncia de Prince.

@sedonerrr

it’s 2021 and we are still fighting for bits and pieces of equality. #ncaa #inequality #fightforchange

♬ original sound – Sedona Prince

La tierra del Tío Sam también fue el escenario de otra lucha por la igualdad. Durante marzo se dio a conocer la aprobación de las leyes electorales en el estado Georgia con nuevas restricciones al voto. La reducción del número de urnas en zonas con gran presencia de estadounidenses negros, la reducción del tiempo disponible para el voto por correo y la intervención del estado para controlar el curso de las elecciones en los condados demócratas generaron una ola de críticas desde el activismo afroamericano.

De inmediato, la idea de un boicot a Georgia empezó a circular en las redes sociales. El pedido era puntual: que las empresas radicadas en el estado y que las ligas deportivas consideraran trasladar sus grandes eventos. Como respuesta, la MLB anunció el 1 de abril que el Juego de las Estrellas y el draft de la temporada no se realizarían en Atlanta, como estaba previsto. “Las Grandes Ligas del Béisbol apoyan en esencia el derecho al voto de todos los estadounidenses y se oponen a las restricciones en las urnas”, sostuvo Rob  Manfred, comisionado de la MLB, a través de un comunicado.

La decisión de la MLB fue asumida luego de un amplio debate. “Durante la última semana, hemos tenido conversaciones reflexivas con los clubes, los jugadores antiguos y actuales, la Asociación de Jugadores y la Alianza de Jugadores, entre otros, para escuchar sus opiniones”, explicó Manfred. ¿Por qué un boicot similar no se ha dado a la Copa del Mundo de Qatar 2022? Pese a las críticas a la organización del próximo mundial (producto de informes sobre el maltrato a trabajadores migrantes) y a los amagos de algunas asociaciones como la Federación Noruega de Fútbol, el ejemplo de la MLS no fue replicado.

ABRIL

La rebelión de los hinchas

La creación de la Superliga europea desató una verdadera guerra entre los doce clubes más poderosos de Europa y los aficionados del fútbol. El anunció, realizado el 18 de abril, contaba con el apoyo de verdaderos pesos pesados del Viejo continente: tres españoles, Real Madrid, FC Barcelona y Atlético de Madrid, seis de la Premier League, Liverpool FC, Manchester City, Manchester United, Arsenal FC, Chelsea y Tottenham Hotspur, y otros tres de la Serie A, AC Milan, Inter de Milán y Juventus.

En principio, el nuevo torneo fue presentado como una alternativa para salvar el negocio del fútbol tras el Covid-19 y una crisis estructural que había generado la inevitable pérdida de aficionados. Sin embargo, con el correr de las horas quedaría en evidencia lo que Marcelo Bielsa, técnico del Leeds de Inglaterra, diría sobre el torneo privado de clubes millonarios. “La lógica que impera en el mundo es que los ricos sean más ricos a costa de que los débiles sean más pobres y el fútbol no está fuera de eso”. Hasta Jurgen Klopp (Liverpool FC) y Josep Guardiola (Manchester City), entrenadores de dos de los clubes fundadores de la Superliga, se mostraron en desacuerdo con el nuevo torneo.

De inmediato, la UEFA, la FIFA, LaLiga y la Premier League se posicionaron en contra. En pocas horas ocurrió lo mismo con los gobiernos de Francia, Reino Unido y España. En las calles, los aficionados británicos de diferentes clubes salieron a protestar bajo el lema “football is for the fans”. En Old Trafford, una multitud de fanáticos del Manchester United elevó la tensión. Los hinchas de Chelsea bloquearon el autobús de su equipo. Y los del Liverpool hicieron lo propio. La consecuencia no tardó en llegar: Arsenal, Chelsea, Liverpool, Manchester City, Manchester United y Tottenham tuvieron que dar marcha atrás y desvincularse del proyecto apenas 48 horas después de anunciar su adhesión.

Atlético de Madrid, Inter de Milán y AC Milán les siguieron los pasos. Tan solo Real Madrid, FC Barcelona y Juventus de Turín se mantuvieron firmes. Más allá de las posteriores sanciones y enmiendas, quedó claro que el poder de los hinchas no puede ser subestimado. No obstante, como apuntó el periodista argentino Ezequiel Fernández Moores, “el fútbol, hay que admitirlo, hace ya tiempo que dejó de ser exactamente de los hinchas. El historial de traiciones es viejo. Federaciones vs Ligas. TV pública vs TV de pago. Cotización en bolsa. Inversor privado. Patrones globales y polémicos. Paraíso fiscal. Y siempre más deuda, alimento para el tiburón siguiente”.

MAYO

El grito de Osaka

A finales de mayo, la tenista Naomi Osaka decidió abandonar el Abierto de Francia para sorpresa de todos. A diferencia de otros deportistas, la japonesa prefirió poner por delante su salud mental a la estoica actitud del show debe continuar. Los largos episodios de depresión sufridos desde que ganó el título del Abierto de Estados Unidos en 2018 la llevaron al límite. Acusó a los funcionarios del evento en París de “ignorar la salud mental de los atletas”.

El anuncio de la cuatro veces campeona de Grand Slam se produjo un día después de ser multada con 15.000 dólares por no participar en una conferencia de prensa obligatoria. “Creo que ahora lo mejor para el torneo, los otros jugadores y mi bienestar es que me retire para que todos puedan volver a concentrarse en el tenis que se desarrolla en París”, escribió Osaka en Instagram. Pese a ser amenazada con la posibilidad de ser descalificada o suspendida por los cuatro torneos de Grand Slam si continuaba evitando a los medios, la tenista de 24 años se mantuvo firme. Incluso decidió saltarse Wimbledon por completo. De inmediato, se ganó el apoyo de Serena Williams. “Chica, ¿verdad? ¡Tu vida es tuya para vivir! ” escribió Williams, ganadora de 23 títulos individuales de Grand Slam.

La tenista, que alguna vez tuvo que disculparse por ganarle a Serena Williams ante los abucheos de los fanáticos del US Open, ha logrado que la depresión deje de ser un tema tabú en la prensa deportiva y a nivel mundial: “Voy a tomarme un tiempo fuera de las pistas y cuando sea el momento, quiero hablar con el circuito para discutir formas de hacer las cosas mejor para los jugadores, la prensa y los aficionados”, anunció.

JUNIO

La marihuana entra en debate

El domingo 20 de junio la carismática atleta estadounidense Sha’Carri Richardson se convirtió en noticia mundial. Tras ganar la qualy de 100 metros femeninos en las pruebas de pista y campo olímpicas organizadas en Eugene, Oregón, con una marca de 10.86 segundos, había asegurado su lugar en los Juegos Olímpicos de Tokio. Pero el control antidopaje frustraría todas sus aspiraciones: el positivo por marihuana le supuso una sanción inmediata que le impediría competir por una medalla olímpica.

A raíz de su suspensión, el debate sobre el consumo de cannabis se abrió en el mundo del deporte: ¿es posible sacar ventaja deportiva gracias al THC de la marihuana? Desde la ciencia, no hay motivos para creer que así sea. Richardson, además, reveló que había usado la droga para sobrellevar la muerte repentina de su madre biológica pocos días antes de los trials que le permitieron ganarse un lugar en Tokio. La decisión de la Agencia Antidopaje de los Estados Unidos tuvo que enfrentar una ola de críticas porque la prueba positiva se completó en Oregón, estado en el que la marihuana es legal. 

En pocos meses, Richardson de 21 años pasó de ser una potencial medallista de oro y posible sucesora de la tricampeona olímpica Florence Griffith Joyner a perderse los Juegos Olímpicos. La velocista jamaicana Elaine Thompson-Herah ganó la carrera de 100 metros femeninos en 10,61 segundos, superando a la dos veces ex campeona y también jamaicana Shelly-Ann Fraser-Pryce. Además, en ausencia de Richardson batió el récord establecido por la fallecida Florence Griffiths Joyner por una centésima de segundo. 

El regreso de Richardson, tras la sanción, no ha sido de los mejores. Quedó en último lugar en el Prefontaine Classic en Eugene, Oregón, y tuvo que ver, una vez más, imponerse a la jamaiquina Elaine Thompson-Herah. Y aunque en las redes sociales su actitud jactanciosa, sustentada en un innegable talento y glamour, le ha valido ganarse la antipatía de algunos,  queda claro que su historia logró poner los reflectores en un tema escondido bajo la alfombra: el consumo de drogas sociales por parte de deportistas con problemas emocionales.

JULIO

El héroe antiracista

Giannis Antetokounmpo, dos veces MVP regular de la NBA y una vez MVP del Juego de Estrellas, llevó a los Milwaukee Bucks en julio a su primer título en 50 años. En el Juego 6, contra los Phoenix Suns, Antetokounmpo terminó con 50 puntos, 14 rebotes y cinco bloqueos. Anotó casi la mitad de los 105 puntos de los Bucks contra los 98 puntos de los Suns, lo que lo llevó a ser nombrado Jugador Más Valioso de las Finales.

La actuación de Antetokounmpo lo puso a la altura de leyendas como Michael Jordan y Elgin Baylor, según los estadísticos. Sin embargo, lo que más se ha empezado a destacar del basquetbolista nacido en Grecia, pero de padres nigerianos, es el ejemplo de superación que representa para millones de jóvenes pobres y su compromiso con causas sociales como la lucha contra el racismo y la desigualdad.

“Esto debería hacer que todas las personas, todos los niños, cualquier persona del mundo crean en sus sueños”, dijo Antetokounmpo tras ganar el máximo título en la NBA. “Espero darles a las personas de todo el mundo, de África, de Europa, la esperanza de que se puede hacer. Hace ocho años y medio, antes de entrar en la liga, no sabía de dónde vendría mi próxima comida. Mi mamá vendía cosas en la calle”, contó.

Pocos olvidan que Antetokounmpo fue una de las figuras de la NBA que marchó por las calles de Milwaukee para exigir que se frene la brutalidad policíaca contra los afroamericanos tras el asesinato de George Floyd. “Esta es nuestra ciudad. Tenemos que venir aquí y apoyar. Queremos cambios, queremos justicia y por eso estamos aquí. Eso es lo que haremos hoy, por eso voy a marchar contigo. Quiero que mi hijo crezca aquí en Milwaukee y que no tenga miedo de caminar por las calles. No quiero que mi hijo tengo odio en su corazón”, dijo aquella vez.

AGOSTO

La primera trans olímpica 

El 2 de agosto la atleta neozelandesa Laurel Hubbard entró a la historia como la primera atleta transgénero en competir en unos Juegos Olímpicos. Si bien no pudo levantar ninguna de las barras de la competencia de halterofilia, en la categoría de +87 kilogramos, y se despidió prematuramente de Tokio-2020 luego de tres intentos, en su rostro sonriente quedaba claro que el mayor logro obtenido no tenía la forma de una medalla.

Antes de retirarse de la prueba hizo un gesto de corazón con las manos hacia la tribuna prácticamente vacía del Foro Internacional de Tokio. Hubbard, de 43 años, nació varón y compitió en categoría masculina antes de hacer la transición a mujer pasados los 30 años. Se volvió elegible para la categoría femenina después de cumplir con los criterios del Comité Olímpico Internacional (COI) para los atletas transgénero.

Su presencia en Tokio es una medida innovadora que, según los responsables olímpicos, hace que los Juegos sean más inclusivos, pero que los críticos temen que perjudique al deporte femenino. Y es que pese a los tratamientos para suprimir testosterona, Hubbard, coinciden los especialistas, conserva mucha más fuerza que sus competidoras. Como apunta el periodista argentino Ezequiel Fernández Moores, “unos citan argumentos cientificistas, otros hablan de juego limpio quebrado y otros de inclusión. Inevitablemente discriminatorio, vigilante de los cuerpos en nombre del “fair play”, el deporte olímpico sabe que deberá revisar su política sobre los atletas trans”.

“Por supuesto no soy del todo ajena a la controversia que rodea mi participación en estos Juegos. Por ello me gustaría agradecer especialmente al COI por ratificar su compromiso con los principios del olimpismo y establecer que el deporte es algo para todas las personas, que es inclusivo y accesible”, comentó Hubbard. Las críticas no han faltado. Y si bien la participación de atletas trans merecerá la revisión de las reglas, la presencia de Hubbard en Tokio 2020 ha sido considerada una victoria para la inclusión y los derechos de las personas transgénero.

SEPTIEMBRE

Escape a la victoria en Afganistán

La llegada al poder de los talibanes en Afganistán a mediados de agosto desató la huída de miles de ciudadanos afganos. En ese escenario dramático, otro drama quizá aún mayor tuvo que ser vivido por las futbolistas de la selección de fútbol femenina del país asiático. Khalida Popal, la antigua capitana del equipo nacional, refugiada en Dinamarca desde hace algunos años, tuvo que ponerse en contacto con muchas de ellas para aconsejarles cerrar sus cuentas en redes sociales e incluso quemar sus propios uniformes.

La labor de Khalida como presidenta de la Comisión de Fútbol Femenino y directora financiera de la Federación, sirvió para que muchas más mujeres en Afganistán decidieran practicar el fútbol, pero así como Khalida se convirtió en un símbolo de la lucha de las mujeres, también pasó a estar en la mira de los reaccionarios. Sobre todo por haber puesto en evidencia, en 2018, los abusos sexuales a los que el presidente de la Federación de Afganistán, Keramuddin Karim, y otros responsables del organismo sometieron a varias futbolistas de la selección. Ese mismo compromiso con las mujeres afganas la llevó, esta vez, a coordinar un grupo de ayuda, con especialistas en derechos humanos de diferentes países, para evacuar a varias futbolistas y sus familias.

Después de sortear diversos peligros y el control riguroso de las fuerzas extremistas de los talibanes, 86 futbolistas (muchas de ellas menores de edad) y sus parientes abandonaron el país y obtuvieron refugio en Australia. Otras deportistas han tenido que hacer lo mismo, pero a través de carreteras hacia Pakistán, sin contar con ningún tipo de visa. El fútbol femenino en Afganistán, con más de 4.000 futbolistas federadas, ha desaparecido. A todas ellas no les quedará más que jugar en otros lugares. Para Khalida, sin embargo, el consuelo es que “los talibanes no les podrán quitar el derecho a soñar y a respirar en libertad”.

OCTUBRE

La confesión de Joshua

El centrocampista del Adelaide United, Joshua Cavallo se convirtió en el primer futbolista profesional en admitir públicamente que es homosexual. “Soy futbolista y soy gay. Mientras crecía, siempre sentía la necesidad de esconderme a mí mismo porque estaba avergonzado. Pensaba que no podría dedicarme a lo que me gusta”, explicó el australiano en un video emitido a través de sus redes sociales el 27 de octubre.

El futbolista de 21 años admitió que estaba “cansado de tratar de rendir al máximo” mientras vivía una “doble vida”. Aunque temía por la reacción de su entorno más cercano, entrenadores y compañeros de equipo incluidos, Cavallo reconoció que su respuesta ha sido muy positiva, por lo que ha animado a otros en su misma situación a no tener miedo a ser ellos mismos. “Me hace ilusión que todos conozcan al auténtico Josh Cavallo”, aseguró.

El apoyo de figuras como Gerard Piqué y Antoine Griezmann no tardó en llegar. El jugador del Barça ha querido “agradecerle el paso que ha dado” para que el mundo del fútbol siga adelante. Por su parte, Griezmann ha asegurado que se siente “orgulloso” del australiano. Clubes como FC Barcelona, Arsenal, Juventus y Liverpool se sumaron a las muestras de respaldos. Y el propio Adelaide United fijó el vídeo de Cavallo en su perfil oficial de Twitter. Fuera de los márgenes del fútbol, el basquetbolista Pau Gasol, por su parte, felicitó al futbolista y recordó que un anuncio de este tipo “no debería ser noticia en 2021″.

Pero la empatía mostrada con Cavallo contrasta con la actitud que se tuvo, por ejemplo, con Justin Fashanu, futbolista británico que jugó en Manchester City y Nottingham Forest. En 1990, tras revelar su homosexualidad en una entrevista con el tabloide The Sun, tuvo que soportar el rechazo de sus antiguos compañeros. Su carrera cayó en picada, su hermano lo llamó “paria”, se retiró, fue acusado de abuso sexual y se suicidó a los 37 años.

Ahora se viven otros tiempos. Porque así como Cavallo en el fútbol, Carl Nassib, ala defensiva de 28 años de los Raiders de Las Vegas, también sintió la libertad de hablar abiertamente sobre su homosexualidad. Contrario a lo que se pensaría, en ese santuario de virilidad que es la NFL, la confesión de Nassib se tomó de la mejor manera. Viejas figuras e ídolos actuales lo respaldaron y su camiseta fue la más vendida en la NFL. Además, el futbolista americano hizo una donación de cien mil dólares a una ONG dedicada a la prevención del suicidio entre los jóvenes LGBTQ. Muchos imitaron su gesto.

NOVIEMBRE

La desaparición de Peng Shuai

La historia de la desaparición de la tenista Peng Shuai comenzó el 3 de noviembre. En su perfil de la red social Weibo apareció un sorpresivo mensaje en el que acusaba a Zhang Gaoli, de 75 años y vicepresidente chino entre 2012 y 2017, de haberla forzado a mantener relaciones sexuales. El mensaje fue borrado 20 minutos después y la tenista desaparecería sin dejar rastro alguno por más de dos semanas. 

Organismos internacionales, medios de comunicación y deportistas de diferentes disciplinas comenzaron a preguntarse dónde estaba Peng Shuai y por qué había desaparecido de forma tan repentina. El hermetismo del régimen chino y el fuerte control sobre las publicaciones en internet hizo pensar que la tenista había sido víctima de algún tipo de represalia política. La presión sobre el gobierno chino para que diera alguna señal sobre la que alguna vez llegó a ser la número uno del mundo en dobles en 2014 se hizo cada vez más grande. Las autoridades del gigante asiático negaron toda responsabilidad. 

A los pocos días, una carta firmada por la propia Peng Shuai fue remitida a Steve Simon, presidente de la WTA: “No estoy desaparecida. Las acusaciones de abuso sexual no son ciertas. Estoy descansando en casa y estoy bien”, escribió Shuai. A la carta le siguieron unas fotos de la tenista rodeada de peluches en una habitación de hotel y unos vídeos de la tenista en el Challenger Junior de Pekín filtrados por el gobierno chino. Incluso se entrevistó por videollamada con Thomas Bach, presidente del Comité Olímpico Internacional. “Explicó que se encuentra bien y que vive en su casa de Pekín, pero que le gustaría que se respete su privacidad en este momento”, explicó el organismo a través de un comunicado. 

Pese a la reaparición pública de Peng Shuai, el manto de duda continúa. Fundado, sobre todo, en los estrictos controles de la información y los “lavados de cerebro” que se dan en China a la disidentes. Para el internacionalista y docente de la PUCP Óscar Vidarte, este caso pone en evidencia el control que el régimen tiene sobre su población y específicamente sobre los deportistas. “China no puede permitirse que una tenista comparta información que afecte sus intereses. Las medidas que ha tomado se pueden reconocer como una reacción para evitar que su reputación pueda verse más dañada”, señaló a Sudor.

DICIEMBRE

La atleta del año

Los ambiciosos pronósticos sobre la gimnasta estadounidense Simone Biles no pudieron cumplirse. La cuatro veces medallista de oro olímpica llegó a los Juegos Olímpicos de Tokio como una de las favoritas para seguir agigantando su legado. Sin embargo, sorprendió al mundo entero cuando decidió retirarse de la competencia. En principio, a causa de un fenómeno llamado “los twisties”, que complica a las gimnastas su marco de referencia cuando están en el aire. Pero, más tarde, Biles se retiró de la final y explicó que necesitaba cuidar su salud mental. “Al final del día, también somos humanos”, dijo Biles.

Al igual que Naomi Osaka pasó a ser considerada un símbolo contemporáneo de los que priorizan la integridad antes que la consecución de logros o medallas. “Tenemos que proteger nuestra mente y nuestro cuerpo en lugar de simplemente salir y hacer lo que el mundo quiere que hagamos”. El mundo la abrazó en sentido figurado, apoyando su decisión de renunciar a una competencia que había sido planificada en su rol de entrenamientos durante años, y así logró ampliar el debate público sobre un tema tabú.

Pese a todo, Biles permaneció junto a sus compañeras de equipo y ofreció un apoyo total mientras las estadounidenses ganaban una medalla de plata detrás del equipo del Comité Olímpico Ruso. También pudo estar presente cuando Sunisa Lee ganó el oro en la competencia femenina completa. Aunque las medallas doradas no pudieron colgarse de su cuello, Biles fue nombrada el pasado 9 de diciembre como la Atleta del Año 2021 por la prestigiosa revista TIME. Haber logrado que millones de personas aborden sin temor la presión, la terapia y la depresión es quizá el mayor logro de su carrera pública. ~

Con información de Infobae, La Nación El Confidencial, El Español, The Ringer, The New York Times y AP.

Compartir estos artículos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Encuentra las mejores historias deportivas.