Newsletter
Síguenos

Recibe las mejores historias del deporte peruano y mundial

El Rey de las rotaciones

El martes pasado, el técnico de la selección Juan Reynoso sorprendió a muchos al alinear frente a El Salvador a un equipo distinto al de su debut con México. Nuestro columnista Pedro Ortiz Bisso expone que dicha práctica ha sido una costumbre que ha practicado durante toda su carrera y analiza si la mantendrá durante la eliminatoria.

Con el tiempo, los peruanos aprendimos a recitar de memoria los once que Ricardo Gareca enviaba al campo. Salvo ocasiones excepcionales, por obra de suspensiones o alguna lesión, casi siempre jugaban los mismos. Hasta las sustituciones eran fáciles de adivinar (Peña solía ser el primero en irse a las duchas; ‘Canchita’ era una de las alternativas).

Con Juan Reynoso parece que la historia será distinta. El rey de las rotaciones ya dio su primer aviso: ante El Salvador cambió todo el once titular. No obstante, existen razones que hacen difícil imaginar que esa fórmula la convertirá en una costumbre.

En sus cincuenta partidos en el banco de Universitario, en el 2009, el ‘Cabezón’ solo repitió alineaciones en dos ocasiones: ante San Lorenzo y San Luis de Potosí por la Copa Libertadores y en las fechas 23 y 24 del Descentralizado. Antes había hecho lo mismo en Bolognesi y, tras dejar la crema, repitió en Aurich, Cristal, Melgar y el fútbol mexicano.

FOMENTANDO LA COMPETENCIA

Las rotaciones no son un invento del excapitán del Cruz Azul. Guardiola solía usarlas en su etapa en el Barcelona, y para otros técnicos es una práctica común. Acostumbrados a conocer los titulares de memoria, hinchas —y no pocos periodistas— se rompen la cabeza cuando un equipo de Reynoso sale a la cancha y ven a una de sus principales figuras caminar a paso lento rumbo a la banca de suplentes. Su decisión es no fruto de un ataque de necedad o un cúmulo de mezquindades. La lógica, en términos económicos, haría saltar de alegría a los seguidores de Adam Smith: lo que el ‘Cabezón’ busca es fomentar la competencia.

TAMBIÉN LEE: Cuatro veces Juan, un grupo de anécdotas del técnico de la selección

“Su objetivo es generar competencia durante los entrenamientos, así a quien trabajó bien durante la semana lo premia haciéndolo jugar”, señala uno de sus colaboradores más cercanos. Como suele ocurrir, no todos lo toman a bien. A fin de no generar falsas expectativas, Reynoso suele ser muy transparente. “Juan siempre explica las cosas desde el principio”, añade.

https://www.youtube.com/watch?v=iECsvBKQGCw

Con Sporting Cristal, en el 2011, el ‘Cabezón’ cumplió una de sus peores campañas de su carrera como entrenador. De veinte partidos, apenas ganó seis y perdió nueve. Los celestes marcaron dieciocho goles y recibieron 24. Una goleada ante San Martín (0-4) gatilló su partida. En La Florida, la rotación no funcionó.

“Las rotaciones eran lo máximo”, cuenta Miguel Ángel Torres, quien trabajó con el seleccionador en las temporadas 2009 y 2010. “Llegaba el lunes y podía decirte ‘este domingo juegas, así que prepárate’”. Quien remoloneaba, perdía su oportunidad.

Hacer planteles más homogéneos es la característica que Piero Alva, director deportivo de Universitario, destaca de la rotación. “Cuando Juan la implantó generó controversia, ahora es algo más normal. Equipos de élite como River y el City la utilizan”, indica.

El incentivo de premiar con el titularato buscaba alimentar la exigencia en los entrenamientos para que las distancias entre titulares y suplentes se reduzcan. Otra consecuencia era que ciertos jugadores fueran capaces de actuar en distintos puestos. “Cuando me preguntan en qué lugar jugaba con Juan, no sé qué responder. A veces lo hacía de carrilero por derecha, en otras iba por la izquierda o me pedía que me parara en la primera línea de volantes, al lado de Toñito (Gonzales)”, sostiene Torres. El ex jugador de Cienciano no duda en calificar a Reynoso como el mejor técnico que tuvo. “Su nivel de planificación era tan alto que en las charlas técnicas llenaba una pared de papelógrafos donde tenía señalado cada detalle. Luego te explicaba qué hacer. Y el día del partido todo funcionaba”.

Alfredo Bernal, preparador físico del Cienciano campeón de la Sudamericana, señala que el éxito de las rotaciones depende del manejo del equipo. “En algunos grupos conviene rotar y en otros no” porque, no es una obviedad repetirlo, “en el fútbol no hay verdades absolutas”.

UN ESCENARIO DISTINTO

Sin embargo, como recordaba Diego Rebagliati semanas atrás en El Comercio, no es lo mismo entrenar una selección que un club: “(Reynoso) va a tener que variar su metodología de trabajo (…). Siempre le ha ido bien donde ha tenido tranquilidad para elegir jugadores, a los que solía premiar en función del trabajo de la semana. Por eso era difícil adivinar sus alineaciones. En la selección, con tres entrenamientos, no va a ser posible”.

TAMBIÉN LEE: La hora nacional, una columna sobre los técnicos peruanos de la selección

No faltan quienes consideran que la rotación es una forma de ayudar a la recuperación física del jugador en torneos tan intensos como las eliminatorias. Bernal cree que se equivocan: “A nivel de competitividad alta, la carga de trabajo no se da durante los entrenamientos, sino jugando. Yo prefiero que un futbolista juegue, haga su recuperación física y salga a la cancha en el siguiente partido. ¿Por qué? Si no juega, quien lo reemplace no va a llegar con la misma intensidad física y su rival tendrá más ventaja”.

Tal parece, entonces, que los radicales cambios que hizo Reynoso ante El Salvador respondieron a la necesidad de conocer sobre el verde el desempeño de los jugadores que convocó. Quienes temían que fuera un adelanto temprano de lo que sucederá a partir de marzo probablemente estén equivocados. Adam Smith puede descansar. Por ahora. ~

Total
0
Shares
Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Publicaciones relacionadas
Leer más

El rojo animador

Sport Huancayo es uno de los protagonistas de la disputada lucha por el título del Apertura de la Liga 1. Nuestro columnista Pedro Ortiz Bisso señala que la campaña del ‘Rojo Matador’ es el reflejo de un proyecto deportivo consistente que empezó con su ascenso en el 2009 y que le ha dado como fruto continuas clasificaciones a la Sudamericana.
Total
0
Share