Newsletter
Síguenos

Recibe las mejores historias del deporte peruano y mundial

Muchachos provincianos

El aporte de los jugadores provincianos está siendo clave en el rendimiento de la selección en estas eliminatorias. Casos como los de Cueva, Advíncula o Trauco son ejemplo de ello. Pero los seleccionados actuales no son los primeros futbolistas nacidos fuera de Lima que han sabido lucirse con la blanquirroja. El periodista Antenor Guerra-García nos muestra con cifras que 222 de 750 jugadores que han formado parte del ‘equipo de todos’ provienen de las regiones.

Mi país es indio, blanco, mestizo; mi país es dorado, opaco, luminoso; mi país es azúcar, tungsteno, algodón; mi país es plata, nieve, arena”. Sebastián Salazar Bondy (Todo esto es mi país)

Desde que se formó el primer plantel que representó al Perú en la Copa América de 1927, la gran mayoría de integrantes del ‘equipo de todos’ nació en la capital o en su primer puerto, Callao. Hace más de noventa años, cuando por primera vez se conformó una selección peruana, salvo el golero Jorge Pardón y el puntero izquierdo Adolfo Muro que eran arequipeños, el resto del plantel del combinado nacional era limeño o chalaco. Sin embargo, la situación ha ido cambiando con el paso del tiempo. De a pocos, el aporte de los futbolistas provincianos fue creciendo.

Para la Copa América del 2021, de los 23 futbolistas que integraron la plantilla, siete de ellos o sea casi un tercio, procedía de provincias. Nombres como los de Christian Cueva, Luis Advíncula, Miguel Trauco, Wilder Cartagena, entre otros, son evidencia del aporte provinciano a la selección. De hecho, nuestro país hoy en día es menos centralista que hace casi un siglo, por lo menos en el fútbol.  Antes, el campeonato se jugaba en Lima y Callao, pero desde 1966 empezaron los torneos Descentralizados. Asimismo, en 1967 se realizó la primera finalísima de la Copa Perú, aquella justa que congregaba a los seis mejores equipos de la costa, sierra y selva, del norte, el centro y el sur de nuestro país.

TAMBIÉN LEE: Los héroes del barranquillazo, una columna de Pedro Ortiz Bisso

Entre noviembre de 1927 y enero del 2022, un total de 750 jugadores han jugado en la selección peruana, tanto en partidos oficiales como en amistosos internacionales. A lo largo de todo este tiempo han tenido la enorme responsabilidad de vestir las sedas de nuestro mayor representativo nacional. Se trata de futbolistas provenientes de todo el territorio peruano y de  algunos extranjeros nacionalizados (cuando la cantera estaba escasa). Nuestra selección ha contado con jugadores originarios de todas las clases sociales, de todas las razas, los tamaños y pesos habidos. Porque el fútbol atrae a toda la sociedad, a pobres, ricos, clasemedieros, a obreros, profesionales, empresarios e intelectuales. Porque el deporte rey es democrático, inclusivo y popular.

De este universo de futbolistas, 409 nacieron en Lima, esto significa en términos porcentuales más del 50%. Callao le sigue la posta a la capital en cuanto a la cantera de seleccionados. Un centenar de chalacos se pusieron la camiseta de la banda roja para defenderla con garra y fútbol, como se juega en las calles porteñas. El resto de jugadores procede del interior del país. También hay 19 futbolistas que se nacionalizaron peruanos, ya sea porque tenían varios años jugando en nuestro balompié o debido a que eran hijos de compatriotas radicados en el exterior.

A continuación, veamos de dónde proceden los 222 jugadores que nacieron en diferentes puntos del país.

ESTRELLITA DEL SUR

Ica, la tierra del pisco, del pallar y del ‘Cholo’ Sotil, es la principal cantera del interior del país. Son 65 futbolistas los que tuvieron la dicha de nacer en la región vecina de Lima, situada en el sur. A pesar de que solo dos clubes iqueños estuvieron en el fútbol profesional —Octavio Espinosa y Estudiantes de Medicina— y por poco tiempo, a nivel individual su aporte a la selección ha sido muy importante.

El primer futbolista iqueño en vestirse la blanquirroja fue el corajudo volante chinchano Orestes Jordán, quien en su trayectoria de más de diez años defendió solo dos camisetas: la de Universitario de Deportes y la de la selección nacional. Luego destacaron en el combinado nacional los hermanos Enrique, Constantino y Agapito Perales, los extraordinarios zagueros, Guillermo Delgado y Adolfo Donayre y el polivalente Jorge Olaechea, entre otros.

De sus provincias, Chincha (20) y Pisco (19) fueron las más prolíficas. La contribución de la primera es histórica y empezó con ‘los bombones de Chincha’, integrados por Cornelio ‘Chocolatín’ Heredia, el caudillo blanquiazul de las décadas del cuarenta y cincuenta y los hermanos Félix y Roberto ‘Chupón’ Castillo, un par de atacantes pura sangre. Años después nos regalaría a una de nuestras figuras de México 70: Alberto ‘el Jet’ Gallardo. Pisco no se queda atrás en su legado a la selección peruana. Del puerto libertador surgieron entre otros: Emilio Vargas, Antonio ‘Muy Muy‘ Franco, Juan José Muñante, Ernesto ‘El Venado’ Aguirre, Germán Carty, Pedro García y Jhoel Herrera.

Cañete nos regaló al gran Lolo Fernández, el artillero con mejor promedio de la selección peruana. PRENSA FPF.

Vecina de Ica, Cañete, es otra provincia del sur chico que ha aportado con varios de sus hijos al seleccionado. Desde la dinastía de los Fernández: Arturo, el gran Lolo y José; Adelfo Magallanes, Héctor Chumpitaz, Rodulfo Manzo, Samuel Eugenio, Martín Duffó, entre otros, forman parte de los diecisiete futbolistas cañetanos que vistieron la blanquirroja.

La contribución de la región Arequipa a la selección es cuantitativa y cualitativamente muy importante. Además de los pioneros: Jorge Pardón y Adolfo Muro, quienes jugaron en la primera selección, están los hermanos Vicente y Gerardo Arce, jugadores emblemáticos de la U y Alianza en las décadas del treinta y cuarenta respectivamente. Son 25 los jugadores ‘characatos’ que han jugado por el equipo de todos. Sus ciudades costeras Mollendo y Camaná han aportado con jugadores de la talla de Nicolás Fuentes, Juan Carlos Oblitas y los hermanos Neyra (Jesús, Ernesto y Genaro).

EL SÓLIDO NORTE

Desde la costa huaralina hasta Piura, estas tierras buenas y generosas son también una infinita cantera de cracks nacionales que han vestido las sedas patriotas. Son ochenta jugadores los nacidos en la parte septentrional de nuestro extenso territorio. Piura lidera en número de futbolistas blanquirrojos (25). El más emblemático de ellos es el delantero Juan Seminario. El hijo predilecto de la ciudad norteña, fue parte de una de las mejores delanteras que ha tenido la selección peruana en 1959. Ese mismo año formó parte de la goleada histórica de 4 a 1, que le propinó Perú a Inglaterra en el Estadio Nacional. Seminario se encargó de anotarle tres goles al representativo británico. Del mismo modo, la calurosa Talara es cuna de una oncena de hijos pródigos que jugaron por Perú. Los más representativos: Fernando ‘Muchachito’ Guerrero, Luis Vitonera, José ‘Pata de Rana’ Zapata y Humberto Correa, un póker de cracks del Atlético Torino.

TAMBIÉN LEE: El año de la reactivación, una columna de Horacio Zimmerman

La Libertad secunda a sus vecinos norteños con 25 representantes, varios de ellos nacidos en ex haciendas liberteñas como los guardametas Juan Honores, José Soriano y Luis Rubiños de Laredo, Chiclín y Limoncarro, respectivamente. El aporte de Trujillo a la selección se da principalmente en las últimas décadas con Alfredo Larios, Juan Caballero y Christian Cueva.

Lambayeque es la tercera región en el norte en producir jugadores para la selección nacional. En total han sido 16 lambayecanos, la mayoría de ellos chiclayanos, que jugaron por Perú. Los que más destacaron, el centro delantero crema Enrique Casaretto autor de dos tantos ante Brasil de visita en la Copa América de 1975 y Hernán ‘Cachorro’ Castañeda, volante central mundialista en México 70.

El norte chico también se hace presente con Huaral, cuna de grandes jugadores. Comenzamos con Julio Lores Colán, integrante de la selección peruana que jugó en Uruguay 1930, el primer mundial de la historia; los hermanos Daniel, Jaime y el gran Pedrito Ruiz; el golero Eusebio Acasuzo; el marcador de punta Félix ‘El Gato’ Salinas y el veloz atacante Jorge ‘Koki’ Hirano. De su vecina Chancay, son los goleros Ottorino Sartor y Juan ‘Papelito’ Cáceres. Ambos de la plantilla de la selección mundialista de 1978. Barranca y Huacho también aportaron jugadores al combinado nacional. Así como las provincias de la costa de Ancash: Chimbote, Casma y Huarmey, las tierras de Alejandro ‘Torito’ Luces, Valeriano López y Mariano Loo.

CORAZÓN SERRANO

A pesar de que demográficamente la sierra constituye el 30% de la población total en el Perú, el porcentaje de futbolistas nacidos en los Andes y que jugaron por el equipo de todos representa solo al 4% de los seleccionados. Hasta la actualidad solo 28 jugadores de esa gran parte agreste de nuestro territorio se vistieron la indumentaria bicolor. De ellos, cinco son oriundos de Cusco: Héctor Ladrón de Guevara, Percy ‘El Chuncho’ Aguilar, Marco Echegaray, Frank Palomino y José Ccahuantico, campeón en la Copa Sudamericana con Cienciano. De Apurímac son Nilo Castañeda, ‘el Di Stefano incaico’, ídolo del Cienciano sesentero y Edwin Retamoso, volante que destacaba por su marca asfixiante y su trajín los noventa minutos de juego.

Diego Maradona y Luis Reyna, una marca que no se borra con el tiempo: "Ese  muchacho le hace mal al fútbol"
Lucho Reyna, el volante que anuló a Maradona en el 85, es de origen huanuqueño. EL PERUANO

De la zona norandina el aporte se limita a un solo jugador cajamarquino: el laborioso mediocampista central Leoncio Cervera, ex UTC, Universitario de Deportes, Sport Boys y San Agustín. El centro del país es más fecundo pues son siete los que fueron seleccionados, entre ellos el centrocampista huanuqueño Luis Reyna, cancerbero de Maradona en 1985.

DE LA SELVA, SUS SELECCIONADOS

Trece jugadores es la cuota de la inmensa selva a nuestra selección nacional. Las cinco regiones peruanas que cuentan con bosques tropicales se hicieron presente en los planteles blanquirrojos. Desde Amazonas, con el ariete de Chachapoyas Hernán Rengifo, pasando por Loreto que aporta con un trio de ‘charapas’: el habilísimo delantero Miguel Loayza, el marcador de punta Marcial Salazar y el atacante Osnar Noronha. De San Martín es el lateral Miguel Trauco con presente en el fútbol francés. La región Ucayali alumbró al exquisito volante Leonardo Uehara y al joven defensor Renzo Garcés. Finalmente, Madre de Dios, es la tierra de Jorge Ramírez, el marcador de punta con frondosas patillas que salía de excursión por su línea en los años ochenta.

Este es el mapa del interior del país, donde surgieron los jugadores provincianos que vistieron las sedas bicolores y que nos dieron alegrías, tristezas, esperanzas, desilusiones, pero que no quepa la menor duda de que cuando se enfundaron en la camiseta nacional, pusieron todo de su parte para que ‘el equipo de todos’ pudiera salir airoso. ~

Total
0
Shares
1 comment
  1. Me es grato, poder dar lectura de tan hermosa bibliografia, haber identificado geográficamente a cada uno de los diferentes jugadores por regiones, imagino tanto es la pasión como profesional de la investigación deportiva , hacer de conocimiento a los amantes del deporte tan interesante bibliografia.
    Saludos Antenor muchos exitos
    Jorge Nelson Ramírez cardozo

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Publicaciones relacionadas
Leer más

Una leona jamás se rinde

La historia de Kei Kamara, la estrella de la conmovedora selección de Sierra Leona, resume bien la esperanza de un país que ha tenido que sobrevivir a una guerra civil de más de una década, la epidemia del SIDA y la propagación del ébola.
Leer más

La respuesta de los tibios

Esta semana se denunció que jugadores de Universitario fueron víctimas de agresiones por parte de seguidores del club crema. Nuestro columnista Pedro Ortiz Bisso señala que este tipo de acciones no tienen ninguna justificación y que todo aquel que ame al club debe manifestar un profundo rechazo a ellas, incluso a riesgo de que sea considerado "tibio".
Total
0
Share