Newsletter
Síguenos

Recibe las mejores historias del deporte peruano y mundial

El misterio de la piel celeste

¿Sporting Cristal heredó la celeste del Sporting Tabaco? A puertas del partido de vuelta de la final de la Liga 1, el periodista Manuel Araníbar Luna revela un dato desconocido por muchos: el origen de la camiseta celeste. En esta crónica también desentraña otro mito: el supuesto vínculo con el club tabacalero, al que los Bentín le compraron la categoría.

En estos tiempos de clasificatorias a nivel sudamericano y playoffs a nivel local, los pleitos entre barras bravas en tribunas y calles tienen su correlato en las redes sociales. Mientras en los enfrentamientos callejeros se prende la mecha cuando se encuentran grupos de camisetas contrarias, en el frente de las redes sociales no hay descanso ni tregua.

El juego sucio en el éter incluye imágenes, vídeos como también datos muchas veces distorsionados, falsos o con medias verdades. En esta cancha virtual las hinchadas de equipos rivales luchan por ningunear o menospreciar los éxitos de los equipos que -sin querer queriendo- igualan y superan los bonos de los más antiguos. 

Desde que el elenco rimense, entró al ruedo de un profesionalismo de aldea, dirigencias mafiosas, contratos onerosos y sueldos de hambre, impuntuales o inexistentes empezaron los ataques contra Sporting Cristal. Los esposos Bentín le dieron su verdadero valor al jugador peruano en el futbol rentado con contratos justos, buenos y puntuales sueldos e instalaciones modernas para sus entrenamientos.

Los dirigentes de los antiguos clubes sintieron el pinchazo y sobre el pucho lanzaron peros y alharacas aduciendo que no era justo competir en esos términos, porque “alborotaban el corral”, como en efecto sucedió cuando los jugadores de los otros equipos empezaron a exigir mejoras. Este fue el primer foul, y no sería el único.

CAPOTE CELESTE

Desde su fundación en 1955, ya en la era profesional, el equipo de La Florida se ganó un eslogan que escuece esfínteres a los rivales: “el equipo que nació campeón”. Arrancando su primera participación en 1956, el cervecero ha logrado más campeonatos que el resto de equipos peruanos. Cinco años después del puntapié inicial del balompié profesional en 1951, Sporting Cristal ha logrado veinte títulos, seguido por Universitario con diecinueve y tercero Alianza Lima con quince.

Es este primer dato el que dispara los inconvenientes y los “no, porque…”, los “sí, pero…” y patatín patatán.  Y es que el elenco de Ate como el de Matute han logrado 26 y 23 campeonatos respectivamente, pero… desde la era amateur.  Este “pero” es la tachuela que les hinca el dedo gordo y que desde entonces los empuja a buscar toda clase de argumentos para bajarse tales logros.

TAMBIÉN LEE: Los amos del ritmo

Si contamos los títulos a partir del primer certamen descentralizado (1966) el capote celeste sigue con 18 copas contra 15 del cuadro vitartino y 9 del matutero. En otro rubro que causa no menos prurito, contando las participaciones en la Copa Libertadores, la paternidad cervecera continúa con 37 de Sporting Cristal, 33 de Universitario y 28 del equipo de La Victoria. Esto ya linda con lo imperdonable, tienen que buscar un pero más grande que los anteriores. Para seguir fauleando a los celestes y tratar de nivelar las aguas surge otro argumento, el de la antigüedad.

En 1955, nace Sporting Cristal después de que la familia Bentín le comprara la categoría al Sporting Tabaco. (TWITTER)

Cada cierto tiempo, por ejemplo, vuelve la terca matraca, tan ociosa como cenicero en moto, de que el club bajopontino, como cualquier viejo verde, se tiñe las canas para aparentar menos edad y se lanza el argumento de que el nacimiento del club del Sporting Cristal no fue en 1955 sino que es un parto clandestino de 1927, que el Sporting Cristal y el Tabaco son la misma chola con diferente calzón. Para acompañar los frejoles disparan el parecido entre las camisetas del Tabaco y el Cristal. 

LA AURINEGRA Y LA CELESTE

Esto nos ha hecho recordar un dato que nos alcanzó hace más de medio siglo un antiguo dirigente, que el Sporting Tabaco en sus inicios utilizó camisetas de bandas negras y amarillas (nos sorprendió mostrándonos la carátula de una antigua revista), y luego de diez años cambió al color celeste. La elección de ambos colores de camisetas del Sporting Tabaco no tiene nada que ver con algún gusto o capricho. La razón, por increíble que parezca, es política.

Los trabajadores tabacaleros de aquel tiempo tenían dirigencias politizadas. Al ser proscritas, sus ideas se mantenían en la clandestinidad. A principios de los veintes los dirigentes sindicales tabacaleros que también lo eran a nivel futbolístico, mantenían correspondencia con sus similares de otros países, especialmente de Uruguay cuya dirigencia obrera estaba identificada con el socialismo del mismo modo que dirigentes y jugadores del Peñarol. 

TAMBIÉN LEE: Los sobrevivientes de la guerra de las cervezas

Por simpatía futbolística, por solidaridad sindical o por lo que fuere, el Sporting Tabaco utilizó la camiseta a rayas verticales negras y amarillas imitando a la de Peñarol, un equipo de obreros ferrocarrileros que marcaba época en el futbol sudamericano. A mediados de los treintas el equipo tabacalero cambió el aurinegro al celeste de la camiseta de la selección uruguaya con el que se identificaría hasta 1955 cuando se eclipsó definitivamente al declararse en bancarrota ahogado por las exigencias económicas del profesionalismo. 

Asimismo, sirva como como dato adicional que don Ricardo Bentín era admirador del fútbol uruguayo siendo, quizás, este un argumento para su predilección por el color celeste para las camisetas rimenses. Quizás por ello en los primeros años del Sporting Cristal contrató excelentes jugadores uruguayos como Sacco, Zunino, Dardo Acuña  y otros. 

En lo que respecta al parecido entre los escudos, el de Tabaco fue cambiado en diversas oportunidades hasta llegar al de la banderita rojiblanca que es su corona patriótica. Es del caso resaltar que el ADT de Tarma fundado en aquella época también tenía un escudo parecido. No obstante, conociendo el fanatismo de los antagonistas, ningún argumento será concluyente para zanjar discusiones. Además, las redes sociales repletas de fanáticos no se enfrían ni descansan. ~

Total
0
Shares
Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Publicaciones relacionadas
Leer más

Fuera de juego

La invasión a Ucrania no solo le ha valido sanciones económicas al gobierno de Vladimir Putin. También ha provocado que Rusia pierda la sede de importantes eventos deportivos y que sea excluida de competencias. El historiador especializado en deporte Jorge Illa analiza el impacto deportivo que está teniendo el conflicto en Europa Oriental.
Total
0
Share