Newsletter
Síguenos

Recibe las mejores historias del deporte peruano y mundial

Un solo corazón, dos realidades

¿Por qué Alianza Lima sufre tanto en la Copa Libertadores? El equipo que tiene la peor estadística a nivel internacional es el actual campeón peruano, un dato que habla por sí solo. Para muchos especialistas, incluido Ricardo Gareca, la infraestructura y formación de menores es la clave. El periodista Brandon Tavara Salazar ahondó en el presente del club blanquiazul y lo comparó con el de su próximo rival en copa: su equipo hermano Colo Colo.

Hace veintiséis partidos, o diez años, que Alianza Lima no consigue ganar a nivel internacional. La última vez que el presente campeón del fútbol peruano consiguió una victoria, muchos de sus actuales jugadores del primer equipo seguían en el colegio. Esta campaña no ha sido la excepción. Hasta el momento ha cosechado tres derrotas tanto como local, contra River Plate, como de visitante, ante Colo Colo y Fortaleza.

Pero, ¿por qué se da esto? Para muchos especialistas, entre ellos el técnico de la selección Ricardo Gareca, la baja performance de los clubes peruanos en torneos internacionales obedece a la deficiente infraestructura y formación de menores a nivel nacional. “¡No hay formación alguna! No hay infraestructura que le dé la posibilidad de un crecimiento al jugador de fútbol”, decía efusivamente Gareca en una conferencia de prensa hace unas semanas. El entrenador de Alianza Lima, Carlos Bustos, luego de ganar el clásico a Universitario de Deportes 4 a 1, también se lamentó: “Yo insisto para que tengamos nuestro predio, que Alianza tenga su lugar de trabajo, es importante”.

EN LA OTRA ACERA

Hoy Alianza Lima tiene la oportunidad de romper la racha negativa recibiendo a Colo Colo en el Estadio Nacional. Justamente, para poder comprender dónde se encuentra el campeón peruano, tomaremos como referencia a su equipo hermano. El Club Deportivo y Sociedad Colo Colo tiene un predio de aproximadamente veintiocho hectáreas, dentro del cual se ubica el Estadio Monumental David Arellano. “Es un terreno importante, sobre todo porque ahora es muy difícil encontrar terrenos de ese tamaño en Santiago, aún más para el uso netamente deportivo”, indicó a Sudor Esteban Abarzúa, periodista deportivo chileno, ganador del Premio Periodismo de Excelencia en el 2012.

TAMBIÉN LEE: La revolución de las íntimas, un reportaje sobre el equipo femenino de Alianza

“El predio cuenta con la cancha principal (del estadio), tres canchas de pasto natural tamaño profesional y una cancha de pasto sintético también para fútbol 11”, continúa Abarzúa. “En una entrena el primer equipo, las demás para divisiones menores, escuelas de fútbol y fútbol femenino”, acota. Esteban hace especial mención en el fútbol femenino, ya que es una de las categorías que mayor crecimiento está teniendo en el país vecino: “Colo Colo es uno de los equipos pioneros en el campeonato femenino, tiene su equipo desde hace 15 años, en el 2012 ganó la Copa Libertadores y es de los primeros equipos en darles contrato profesional a las jugadoras”.

La hermandad entre Alianza Lima y Colo Colo ya lleva más de 30 años. La solidaridad chilena tras la tragedia del Fokker en 1987 unió a ambos clubes. TWITTER COLO COLO

Respecto al resto de la infraestructura, Abarzúa explica que el equipo hermano de Alianza Lima cuenta con: “Una sala de prensa bastante moderna; sala de pesas; gimnasio; comedores; cocina; y cuenta con un edificio llamado la Casa Alba, que es donde viven algunos jugadores promesas del club. En general son quince a veinte jugadores que viven permanentemente y son parte de las divisiones menores del club”.

Parte fundamental del desarrollo profesional de un jugador es su educación académica, en el caso de Colo Colo no existe un convenio con alguna institución educativa, “pero les buscan colegios cercanos que les permitan ir a los entrenamientos, y los padres también tienen un gran poder de decisión”, dice.

Para Danilo Díaz, actual presidente del Círculo de Periodistas Deportivos de Chile, el estadio Monumental David Arellano, terminado de construir en 1989, “es un estadio que ha quedado superado por el paso del tiempo, necesita de una remodelación urgentemente”. Sin embargo, a nivel de infraestructura de entrenamiento y formación, para el también escritor: “Está perfecto, porque tiene un paño grande de canchas donde entrena el primer equipo y el fútbol joven; Colo Colo, en ese sentido, está muy bien”, además destaca a la ya mencionada Casa Alba, “donde traen jugadores de regiones o Santiago y les dan todo, alimentación, alojamiento, todo, es un club que trabaja bien ese tema”.

TAMBIÉN LEE: El clásico que (ahora) sí importa, un informe sobre el fútbol femenino

Sin embargo, Colo Colo no es el único equipo que cuenta con esta infraestructura. “Está la Católica, Colo Colo, la Universidad de Chile, Unión Española, Palestino, Audax Italiano, Magallanes está construyendo un complejo nuevo, Huachipato tiene un gran complejo, Temuco también, Coquimbo está terminando de construir un complejo, son aproximadamente entre ocho a diez clubes que podemos decir que trabajan bien el desarrollo de menores”, finaliza Díaz.

Finalmente, Esteban Abarzúa comenta que durante el pasaje deportivo más difícil de Colo Colo en el 2020, fueron los jugadores de reserva “los que hicieron la fuerza para salir del mal momento. Ahí vemos los frutos del trabajo formativo y captación de menores”, y hoy uno de ellos destaca en la Libertadores, “como Pablo Solari, que llegó por un proceso que tiene Colo Colo con menores jóvenes de diferentes países también”, culmina.

A pesar de la gran infraestructura con la que cuenta, Colo Colo tampoco ha podido escapar de la crisis económica. Desde hace veinte años el club tiene una deuda que, según el portal En Cancha, asciende actualmente a 15 millones de dólares, proyectada a pagar hasta el 2035. Esta carga económica, sumada a problemas de gestión, ha generado una disputa entre dos grupos por el poder del club, lo que ha impedido que pueda, entre otras cosas, remodelar su estadio y demás instalaciones.

UN CAMPEÓN QUE NECESITA CRECER

En el caso del campeón del fútbol peruano, el Gerente de Divisiones Menores de Alianza Lima, Nelson Reyes, comenta que, además del estadio Alejandro Villanueva en La Victoria, el club cuenta con “el campo auxiliar de Matute, la cancha de la explanada que es para fútbol base, tenemos un gimnasio, material para trabajo de fuerza y acompañamiento de profesionales de las distintas áreas”.

Dichas diferencias con Colo Colo hacen recordar las declaraciones del profesor Carlos Bustos, entrenador del equipo masculino principal de Alianza Lima, en las que afirmó que: “En un club de la envergadura de Alianza, que sus juveniles todavía trabajen en césped sintético es difícil entender”. Sin embargo, resaltó la labor de los trabajadores de club: “Hay un montón de buenos jugadores abajo, y trabajan muy bien los profesores también”.

https://twitter.com/luferalchi/status/1516141162511409161

Al respecto, Reyes explica que su metodología de trabajo se concentra en trabajar con lo que el club les otorga, que él considera que ha ido creciendo año a año. “Desde que llegamos estamos gratamente sorprendidos al conocer lo que fue Alianza hace algunos años y que al día de hoy se está implementando un sistema integrado de gestión. Ese fue uno de los secretos del éxito de mi experiencia en Atlético Nacional, y hoy Alianza es cada vez más un club sólido en todos los aspectos”, afirmó a Sudor.

Es pertinente recordar que en el 2019, en el programa digital “Los Renegrones”, el ex gerente de Divisiones Menores de Alianza Lima, Ernesto Arakaki, señaló que el club entrenaba en una cancha regada con aguas servidas y con camerinos en pésimas condiciones, y que no existía un plan de trabajo ni un proyecto de ningún tipo. Además de las canchas mencionadas anteriormente, Reyes también explica que el club cuenta con un convenio con el colegio Saco Oliveros para otorgar becas a algunos jugadores, además de un área de desarrollo humano que se encarga del bienestar de los menores, áreas transversales de psicología, medicina, nutrición y tecnología. “La tecnología, estadísticas y data es una herramienta muy poderosa que el club nos brinda y nos aporta muchísimo”, afirma el gerente de Divisiones Menores.

Adhemir, un seguidor bastante cercano a las divisiones menores del club, trabajó y mantiene contacto con diversos jugadores a los que apoyaba hasta que llegó la pandemia. Él comenta que: “Hay jugadores que me comentan que viven en Ventanilla, Lurín, Pisco, Chosica, que se tienen que levantar a las seis de la mañana para ir al colegio, estudiar y con las mismas volar, y duermen en el micro para poder llegar a los entrenamientos en las tardes”.

Sobre este tema, Francisco Cairo, jefe de Prensa del Club, comentó que Alianza Lima ya se encuentra construyendo el segundo piso de la Casa Blanquiazul para ampliar el número de habitaciones. “Actualmente podemos alojar entre quince y dieciséis chicos, y ahora esperamos poder ampliar hasta cuarenta aproximadamente”.

EL SUEÑO DEL PREDIO PROPIO

Además de las canchas mencionadas anteriormente, Reyes comenta que el club alquila las canchas del AELU para sus divisiones menores, y del colegio Inmaculada para el equipo masculino principal. Sin embargo, el profesor Carlos Bustos fue claro respecto a este tema: “Nosotros podemos entrenar hasta determinada hora nada más en el colegio Inmaculada. Y eso, en un equipo como Alianza, o sea, yo quisiera tener a los jugadores que tengo en el plantel hasta las 3 o 4 de la tarde, y no funciona así aquí”.

El tema de los terrenos es el principal problema que tiene Alianza Lima y bien lo dijo Ricardo Gareca: “Alianza necesita tener mucha mejor infraestructura, por lo que representa, por la grandeza de Alianza. La U tiene la posibilidad de tener el Campomar y el Lolo; Cristal también tiene una mejor performance, pero aún así es poco, se necesita más, mucho más”, indicó en conferencia de prensa.

Edu Sobrino, periodista de los Renegrones, recuerda que Alianza ha pasado de alquiler en alquiler a lo largo de los años. “Antes alquilabamos el complejo de Bentín, ahora alquilamos las canchas del Inmaculada, se habló de comprar el complejo de Bentín pero quedó en nada y ahora vemos que Municipal ya tomó ese lugar”, declaró a Sudor.

https://www.youtube.com/watch?v=3DijlGWlfK4

Sobrino cuenta que existió la convocatoria entre socios para analizar el terreno de un campo concedido al club por el Gobierno Peruano en Santa María, al sur de Lima. “Sin embargo los profesionales, luego de analizar el terreno dijeron que no convenía construir ahí, no era viable porque más barato salía comprar un terreno nuevo que acondicionar la tierra de ahí”, acotó.

Por su parte, el periodista Gerson Cuba comenta que “el club al parecer ha encontrado un terreno de aproximadamente doce hectáreas en Chaclacayo, que es el que más interesa, se piensa construir un Centro de Alto Rendimiento lo más pronto posible, pero nada concreto todavía”.

Reyes es claro al reconocer la principal deficiencia del club: “Se qué hay la intención de tener un Centro de Alto Rendimiento, pero no sé nada más que eso. En mi experiencia nos faltan más canchas, pero aún así no tenemos excusas para desarrollar un buen trabajo”.

TAMBIÉN LEE: Permanecer en La Victoria, una columna de Noelia Chávez

Es importante recordar que, al igual que su hermano Colo Colo, Alianza Lima también tiene una deuda millonaria. El club blanquiazul debía 46 millones de soles en total, de los cuales el Fondo Blanquiazul, actual acreedor mayoritario, pagó 23.8 millones. Sin embargo, a fines del 2021, el club comunicó que la deuda aumentó en 7.6 millones de soles, la cual está programada pagarse hasta el 2031. Esta situación también le impide realizar gastos amplios como la construcción de un C.A.R, que siempre implica un endeudamiento mayor.

LA FEDERACIÓN TAMPOCO AYUDA

Victor Zaferson, periodista y especialista en scouting, ex DataScout del Bayer 04, comenta que hay jugadores que “juegan reserva y destacan, pero llegan al primer equipo y no resisten, y hay equipos como Alianza que hacen lo correcto y los prestan, como Miguel Cornejo que estuvo en Huaral y ahora está volviendo a ser titular en Alianza”. Sin embargo, Nelson Reyes explica que uno de los principales problemas que tienen los clubes es que Perú fue el último país de Sudamérica en reanudar la competencia de menores. “De hecho no contamos con torneo de Reservas”, comenta el gerente de Divisiones Menores.

Asimismo, Carlos Bustos se lamentó en una entrevista reciente: “Tengo jugadores que trabajan conmigo, que hace dos años que no tienen un partido oficial, porque no hay reserva. Entonces, hay muchas cosas detrás para poder competir en el máximo nivel de Sudamérica”.

Es así que podemos ver cómo dos clubes tan cercanos históricamente como Alianza Lima y Colo Colo están tan distanciados en cuanto a infraestructura y formación de menores. La diferencia entre un equipo y otro no solo está en cantidad de hectáreas, sino en los años de gestión y fortuna en torneos internacionales. Mientras que el hermano del sur ha levantado la copa que es la obsesión de los clubes peruanos, el otro tiene la racha más larga sin victorias en la misma competencia. Y es que todo indica que sin predio no hay gloria. ~

Total
0
Shares
Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Publicaciones relacionadas
Leer más

Djokovic en negativo

Los antiguos discos de vinilo —que hoy en día se están volviendo nuevamente populares— siempre traían un Lado A y un Lado B. El ser humano se asemeja a ellos. Tenemos una versión transparente y otra oscura. El tenista serbio Novak Djokovic no escapa a ello
Leer más

A bastonazo limpio

El historiador Jaime Pulgar Vidal, autor del libro El clásico. El inicio de una rivalidad, desmonta el mito de que el famoso "Clásico de los bastonazos" se dio por el enfrentamiento entre jugadores negros y blancos, obreros los unos y aristócratas los otros.
Leer más

A dos banderas

Vivimos, bailamos cumbia y jugamos al fútbol casi al mismo ritmo que Colombia. Algo mucho más primitivo y poderoso que la cercanía geográfica nos ha hecho celebrar sus goles como propios cuando la escases era nuestra rutina.
Total
0
Share