Newsletter
Síguenos

Recibe las mejores historias del deporte peruano y mundial

La balanza inclinada

La lucha de las mujeres por la igualdad en el ámbito deportivo tiene que ver también con pagos equivalentes. En Estados Unidos se logró un hito, pero en otros países, incluido el Perú, estamos muy lejos de que tengan las mismas condiciones de trabajo. La periodista Mariafe Serra desnuda en este informe todas las desigualdades de un negocio que suele tener la balanza a favor de los hombres.

Tras la gran campaña y denuncia a la Federación de Fútbol estadounidense por el Equal Pay, las futbolistas consiguieron, por fin ganar lo mismo que sus pares masculinos. Hablando de dinero, por supuesto, ya que hablando de títulos ellas han ganado considerablemente más a lo largo de la historia (basta con mencionar sus cinco mundiales y cuatro oros olímpicos). Este gran logro para las mujeres en el deporte nos hace también preguntarnos cuál es la situación salarial de las deportistas en otros países y cuál es aquí en el Perú. Aquí en Sudor te lo contamos.

EL SUEÑO NORTEAMERICANO SE VUELVE REALIDAD

Conseguir la igualdad salarial para las estadounidenses no fue tarea fácil. Veintiocho jugadoras realizaron una demanda contra su Federación nacional de fútbol (US Soccer) por discriminación laboral por temas de género. El proceso judicial inició en el 2016 y, tras varias etapas, en el 2022 las jugadoras recibieron lo que exigían, el ansiado Equal Pay

El pedido de las futbolistas finalmente tuvo eco. USWNT PLAYER’S ASSOCIATION

La diferencia salarial con sus pares masculinos era inexplicable considerando que ellas generan mayores ingresos con sus partidos, venta de merchandising, participaciones internacionales y otros eventos. Aquello a nivel de selecciones, ya que a nivel de clubes la historia es distinta.

Las jugadoras norteamericanas han logrado colocarse en el podio de las mejores pagadas del mundo. Eso responde a que su liga es un negocio desarrollado y sus clubes son instituciones sólidas que invierten en tener un buen producto y en hacer del deporte un espectáculo, pero ¿cuánto ganan?

TAMBIÉN LEE: Cuerpos en juego, un informe de Majo Castro sobre la sexualización de las deportistas

Para el año 2020, la futbolista mejor pagada fue Alex Morgan, quien tuvo un ingreso anual de 408 mil euros durante el año anterior. Es decir, ganó 275 veces menos que el futbolista masculino mejor pagado durante el mismo año. Lionel Messi, quien entonces jugaba para el Barcelona, ganó 112 millones de euros. Si queremos hacer una comparativa dentro del mismo club, Alexia Putellas, capitana del Barcelona Femenil y actual balón de oro, gana 150 mil euros anuales. Es decir, 747 veces menos que Messi en sus últimas temporadas en el club catalán. 

Por supuesto, hay que guardar distancia entre el tamaño de las industrias de fútbol femenino y masculino y la cantidad de dinero que generan. El fútbol masculino europeo en los últimos años ha manejado cantidades de dinero exorbitantes y difíciles de igualar. Ello permite, efectivamente, sueldos igualmente exorbitantes. 

Sin embargo, el sueldo de Morgan y sus colegas estadounidenses, aunque por años haya sido injustamente más bajo que el de sus pares masculinos, sería actualmente un sueño para cualquier jugadora peruana. ¿Te imaginas cuál es la realidad salarial de las futbolistas en nuestro país?

LOS SUELDOS DE LAS FUTBOLISTAS EN PERÚ

Tanto en el fútbol femenino como en el masculino, los sueldos en el Perú no son comparables con los europeos o de otros países extranjeros. Sin embargo, desde Sudor nos parece importante presentar estas cifras para conocer cuáles son las condiciones a las que puede aspirar una futbolista en nuestro país y cómo afecta eso no solo a su desempeño deportivo, sino a su calidad de vida.

El sueldo más alto en la Liga femenina en Perú es de 2 mil soles. PRENSA ALIANZA LIMA

En el Perú, el jugador masculino mejor pagado gana cerca de 50 mil dólares mensuales. La jugadora mejor pagada, cerca de 2 mil soles mensuales. Es decir, con el sueldo de un solo jugador, podrías contratar a 87 jugadoras con los sueldos más altos de la liga. Pero, ese sueldo de 2 mil soles no es el común de la situación.

Como se presentó este año en un estudio sobre la situación actual de las futbolistas en el Perú realizado por la Fundación Deporte en Igualdad y la Pontificia Universidad Católica del Perú, solo un 5% de las jugadoras recibe un sueldo mayor a los 950 soles, que es la remuneración mínima vital. Un 13% recibe entre 500 y 950 soles. Y un 82% recibe menos de 500 soles. Ese porcentaje incluye chicas que no reciben sueldo alguno.

¿CÓMO AFECTA A NUESTRAS DEPORTISTAS TENER UN BAJO SUELDO?

Las futbolistas en el Perú difícilmente pueden dedicarse exclusivamente al fútbol. La mayoría deben balancear sus tiempos entre los entrenamientos, el trabajo, los estudios, el deporte universitario (necesario para muchas para obtener becas), y otras labores. El resultado, aparte de una disminución en el rendimiento propio de la falta de descanso para la recuperación necesaria, son lesiones. A menos de un mes del inicio de la Liga Femenina Pluspetrol 2022, son varias las jugadoras lesionadas en nuestra liga. A esta situación habría que añadirle que, hasta el año pasado, no todos los clubes de la liga contaban con un servicio de fisioterapia. 

Por otro lado, en cuanto al trabajo, el 57% de las jugadoras tiene un trabajo adicional al fútbol. Y una tercera parte de ese grupo, además, estudia. Pero ¿en qué trabajan las futbolistas? Si bien las ocupaciones son diversas, hay una tendencia reciente y apoyada por algunos clubes, a trabajar en el fútbol formativo. Es, por ejemplo, el caso de Fabiola Herrera y Stephannie Vasquez, jugadoras de Universitario de Deportes. El club las ha contratado para entrenar a divisiones menores femeninas y así apoyar a que tengan un ingreso adicional y puedan trabajar ligadas al fútbol. 

Fútbol femenino
Jugadoras del plantel de Universitario también entrenan a las divisiones menores. PRENSA UNIVERSITARIO DE DEPORTES

Además, hay academias particulares que también están contando cada vez más con los servicios de las futbolistas como entrenadoras. Es así que otras importantes jugadoras de la liga como Sandy Dorador también se desenvuelven en este ámbito. En países vecinos la tendencia fue muy similar. Por ejemplo, contaba Jenni Hermoso, actual goleadora del Barcelona y Pichichi de la Primera División, que, hace unos años, la máxima ídola del equipo femenino del Atlético de Madrid era también su entrenadora en las divisiones menores del mismo club. Una futbolista apodada Nervy que llevaba la camiseta 10 y, como el sueldo de futbolista no le alcanzaba, trabajaba para su club en otros ámbitos, al igual que muchas jugadoras top de hoy en el Perú.

LOS MONTOS QUE SE MANEJAN EN PAÍSES VECINOS

¿Cuánto ganan las futbolistas hoy en otros países de Sudamérica? Tocaremos el caso de las ligas que cuentan con la presencia de jugadoras peruanas. En Colombia hasta el año 2021, el promedio de las jugadoras ganaba entre 1 millón 200 mil y 1 millón y medio de pesos colombianos. Es decir, cerca de entre 1 200 y 1 500 soles mensuales. Sin embargo, muchas adicionalmente a su sueldo oficial tienen auxilios de vivienda y comida lo cual puede terminar en sueldos que llegan a estar cercanos a los 3 mil soles. La mayor parte de las jugadoras igual se ve en la obligación de buscar algún trabajo adicional. 

TAMBIÉN LEE: El sueño cumplido de Solange, columna de Camila Zapata sobre la primera camarógrafa de fútbol en el Perú

Si bien la situación llega a ser similar a la peruana, los salarios están en un nivel superior, ya que el promedio de sueldos es un monto al que aquí solo un 5% de las jugadoras pueden aspirar. Y, los sueldos más altos pueden estar cercanos a los 5 mil soles. Es decir, más del doble que en el Perú. Por eso y porque es una liga más atractiva y competitiva, cada vez hay más jugadoras peruanas emigrando al mercado colombiano como, en su momento, Fabiola Herrera y, hoy, Maryory Sanchez, Fiorella Valverde y Kiara Ortega.

https://twitter.com/taliaazcarate/status/1239658377078362112

En Argentina, otra liga vecina y más desarrollada que la nuestra, las jugadoras en promedio ganan, al cambio, entre 860 y 1200 soles. Un futbolista masculino puede ganar hasta 250 mil dólares mensuales en el mismo país. Es decir, su brecha salarial es mucho mayor a la del fútbol peruano aunque, de igual manera, las jugadoras ganen más que en nuestro país. Nuevamente, los montos de los salarios implican la necesidad de conseguir un segundo empleo. En esta liga juega la peruana Silvana Alfaro, quien a la vez estudia ingeniería en la UBA (Universidad de Buenos Aires). 

BRECHAS SALARIALES EN OTRAS DISCIPLINAS

Al analizar las distancias salariales en el fútbol de varios países, nos percatamos de algunas particularidades en el deporte argentino. Existe una brecha muy similar en el básquetbol de este país. En cuanto al voley, la tendencia se mantiene, los jugadores masculinos ganan en promedio diez veces más que las jugadoras. En el caso del hockey, a pesar de ser tan popular en este país, aún es un deporte amateur por lo que ni los hombres ni las mujeres pueden dedicarse a este si lo juegan dentro de Argentina. Incluso, las jugadoras de hockey ganan menos que las jugadoras de fútbol cuando, a nivel de selecciones, el hockey femenino es un deporte que ha traído muchos más logros a la Argentina.

Esto nos indica que, si bien la situación de las futbolistas es precaria y tienen un brecha salarial enorme, el hecho de estar en un deporte con un par masculino tan desarrollado las pone en ventaja sobre algunos otros deportes. Caso aparte fueron los deportes individuales. En deportes como el tenis, las deportistas femeninas y masculinos ganan lo mismo en este país.

¿Y en otros países? El tema de los salarios se trajo a colación a raíz del logro de las futbolistas estadounidenses. Sin embargo, otros deportes en este país aún mantienen altas brechas. Los jugadores de la NBA ganan en promedio 8 millones de dólares anuales, salvo los mejores pagados que llegan a ganar cerca de 65 millones anuales. En el caso de la WNBA, las jugadoras pueden ganar un máximo de 125 mil dólares anuales. Pero la brecha se debe, en gran medida, al tamaño de las industrias. Mientras la NBA genera una utilidad de 197 millones anuales, la WNBA genera una de 5 millones.

https://www.youtube.com/watch?v=xaV3ea-r_co

Ante estos números cabría preguntarse por qué una industria genera abismalmente más que la otra. La inversión y el consumo del básquetbol masculino es mucho mayor. Los patrocinios, la televisación, el precio de las entradas, los anunciantes, entre otros. Pero, ¿esto se debe solo a que el nivel es más alto? Tal vez sea uno de los motivos pero no el único. Valdría la pena cuestionarse cuál es la cuota de machismo en no consumir o no invertir en deporte femenino. 

¿Hay un estigma de que el deporte femenino no es bueno? ¿El machismo frena el desarrollo? “El pensamiento machista nos complica un montón y es nuestro gran rival a vencer”, declaró Estefanía Banini, futbolista argentina del Atlético de Madrid. Pero este problema trasciende al fútbol. En Sudamérica hay ligas masculinas de múltiples deportes que tienen un nivel inferior a ligas femeninas estadounidenses o europeas y, aún así, se consumen muchísimo a nivel local por personas que declaran no ver deporte femenino por su bajo nivel. La pregunta queda abierta a que cada uno juzgue los motivos por los que consume o no deporte femenino. 

Tal vez la prueba de que los estereotipos truncan el deporte es que en la única disciplina en el Perú en el que las mujeres ganan más que los hombres es en el vóley. Las mujeres ganan en promedio 10 mil soles mensuales, mientras que el promedio de los hombres es de 8 mil. ¿Tendrá que ver con que, solo en nuestro país, el vóley es considerado para mujeres y no para hombres?

LAS PERSPECTIVAS A FUTURO

Si bien en casi todo el mundo la brecha salarial entre deportistas hombres y mujeres parece ser una constante, hemos podido encontrar deportes que se aproximan a ser la excepción. El tenis, por ejemplo, que en Argentina recibe un pago igualitario, en la mayoría de los circuitos mundiales aún presenta una brecha entre hombres y mujeres, pero es de las más bajas entre los deportes. Esto podría deberse a que fue de los primeros deportes en profesionalizarse para las mujeres.

Las brechas parecen difíciles de desaparecer e incluso de acortarse, sin embargo, como han demostrado las jugadoras de US Soccer, no es imposible. Esta reducción tiene que venir de la mano de la profesionalización, la inversión y el consumo. Solo eso permitirá acrecentar las industrias de deporte femenino, mejorar la competitividad, el nivel, y hacerlo un espectáculo más atractivo.

Además, no se puede negar que mientras el factor del machismo siga estando presente en las sociedades, el desarrollo del deporte femenino será menor. Cuando un deporte en su división femenina consigue respeto y se consume, podemos tener casos como los del vóley en el Perú, que tras una gran competición en los Juegos Olímpicos se ganó la admiración de los peruanos. Lastimosamente, este respeto que hoy tiene viene acompañado de un estigma en la rama masculina. Pero, más allá de las excepciones, mientras en países sudamericanos aún las jugadoras de distintos deportes tengan que soportar comentarios denigrantes, sexualización y acoso, el desarrollo se verá truncado. 

En nuestro país hay mucho camino por recorrer para acortar estas brechas en todos los ámbitos, no solo el deportivo. Sin embargo, en otros ámbitos mixtos es más fácil aproximarse. En el deporte, debido a que es segmentado por sexos, cada liga o torneo se convierte en un negocio distinto insertado en una industria distinta. Mientras las industrias femeninas movilicen menos dinero, la brecha salarial existirá. ~

Total
0
Shares
Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Publicaciones relacionadas
Leer más

El problema Lozano

La Federación Peruana de Fútbol nos ha dado una nueva desilusión al no conseguir la renovación de Ricardo Gareca. Nuestro columnista Pedro Ortiz Bisso responsabiliza a Agustín Lozano del fracaso en las negociaciones y considera que nunca tuvo un real interés en mantener en el cargo al técnico que nos llevó a dos repechajes seguidos.
Leer más

La tristeza no es eterna

Fracaso, decepción, tragedia. Son palabras de un vocabulario que parecía ya olvidado. Tras la derrota ante Australia en el repechaje volvieron a aparecer, pero sería mejor preguntarse si esta selección entraña otra identidad. El educador y sociólogo Eloy Seclén Neyra intenta responder a esa pregunta en medio de un país que pese a todo aprendió a sonreír otra vez.
Leer más

Cueva, Gareca y el efecto Pigmalión

¿Cómo Gareca logró rescatar a un pistero con fama de indisciplinado y convertirlo en lo que hoy es? El psicólogo deportivo Julio Villalobos Mejía explora en este vínculo y plantea que la relación entre ambos ha logrado reforzarse a partir de un recurso psicológico empleado en la pedagogía.
Leer más

Los sobrevivientes de la guerra de las cervezas

Desde que la publicidad tomó por asalto el pecho de las camisetas peruanas a inicios de los noventa, la cervecería Backus, antigua dueña de Sporting Cristal, jugó un rol protagónico en el torneo local. ¿Cuántas veces se disputó con Ambev la camiseta de Alianza Lima? Spoiler Alert: en esta historia el pez grande siempre se come al chico.
Total
0
Share