Newsletter
Síguenos

Recibe las mejores historias del deporte peruano y mundial

Una revista, una forma de entender el mundo

Este 10 de abril se inicia un recorrido con la única certidumbre de tener tan solo un punto de partida. Sudor nace como una revista digital, pero es, sobre todo, un colectivo que busca reivindicar al deporte como un vasto campo de sentidos para tratar de explicar la inasible realidad. A veces un eslogan lo resume mejor: “La excusa es el deporte”.

El deporte puede ser una materia prima. Pero también puede ser un indicio, una sospecha. Para el catalogado periodismo deportivo se trata de lo primero. Coincide en la mirada con el show business del deporte internacional. Opera, de algún modo, como su aliado. La espectacularización de los resultados son la base de su modelo de negocio. Rivalidad. Competencia. Victorias épicas. Derrotas vergonzosas. Escándalos. Ilusiones. Héroes. Villanos. El bipolarismo como único esquema para comprender el mundo. Un muy bien elucubrado círculo que convierte a una actividad en una pasión más que rentable. Desde esa visión, es más que necesario explotar esta materia prima para satisfacer una demanda voraz de información. La realidad lo evidencia: el mercado de medios digitales está saturado de webs noticiosas. Todo, dentro de esa lógica, parece incuestionable.

El deporte como materia prima resulta algo concreto. Es algo que es, que se muestra, que tiene límites en la realidad: la actividad deportiva en sí misma. En cambio, el deporte como indicio es siempre una posibilidad, una inmaterialidad, algo que podría ser, sin límites preestablecidos, que va más allá de la actividad. Que tiene sentido en la relación con un entorno más amplio. En el que un gol con la mano de Raúl Ruidíaz ante Brasil, más que rellenar un reporte informativo o una crónica sentimental, sirve para entender las contradicciones y tensiones dentro una sociedad en torno a la forma de obtener resultados. En el que la muerte de Julio Meléndez anunciada por error no es apenas una anécdota divertida, sino una posibilidad de reflexionar en torno a la permanente cercanía de la muerte en el caso de una generación de futbolistas que ya habita en la inmortalidad.

No es antojadizo entender al deporte como un indicio. Es una necesidad. Así como es necesario que algunos medios se ocupen de él como materia prima en un entorno informativo, también lo es la búsqueda de nuevas narrativas que expliquen la sociedad a partir del deporte. Por eso surge Sudor, como un medio convencido de que el deporte no puede ser visto solo como actividad lúdica, como mero artefacto distractivo, como archipiélago aislado de una trama social más compleja.

Sudor propone enfocarse en el deporte desde dos pilares fundamentales: 1) El deporte entendido como fenómeno cultural y como síntesis de una realidad social entrelazada, y 2) El deporte como herramienta de cambio social en todos sus niveles, en contraposición al enfoque reduccionista dado por la mayoría de medios que asumen el deporte como espectáculo hipertrofiado, en términos de Dante Panzeri. Esta sería la característica diferenciadora: dejar de ver al deporte como un terreno compartimentado, vincularlo otra vez a la Sociedad, a la Cultura, a la Política, a la Investigación, a la Economía, a las Ciencias sociales. Es decir, quitarle el mote de mercancía informativa y dotarlo de un sentido más amplio. Y es que desde hace rato el periodismo dejó de ser solo un repetidor de hechos para convertirse en observador y actor activo en la discusión social. En un sentido más amplio, se trata de reivindicar al deporte como fenómeno cultural y al periodismo deportivo como agente social, aunque tradicionalmente haya estado vinculado al entretenimiento.

En ese sentido, se buscará la sustancia informativa, el rigor periodístico, la calidad interpretativa, pero fundamentalmente el aporte interdisciplinario y el compromiso social.

A falta de medios deportivos que se detengan a producir contenidos propios, con el suficiente rigor periodístico como para interesarse en los detalles y en la verdadera complejidad que encierra el deporte, es que nace el proyecto Sudor. Una revista online periodística sobre deportes no convencional. No informativa. No futbolística encubierta en otros deportes. No instantánea. No resultadista o declaracionista. No deportiva en el sentido más laxo. Pero sí deportiva en el sentido más amplio: donde el deporte es entendido como fenómeno cultural.

La tarea es enorme, pero posible: rigor, seriedad y calidad periodística para revalorar al deporte como espacio de representaciones socioculturales, pero también como agente de cambios profundos en la sociedad. Basta una atenta mirada para darse cuenta que las nuevas prácticas sociales están en perfecta consonancia con los valores constitutivos de uno de los mayores fenómenos del último siglo y medio: cooperativismo, fraternidad, sentido de unidad, hábitos saludables, solidaridad.

El desafío es generar una conciencia sobre la necesidad del deporte a ese nivel a través de contenidos que vinculen al público. Romper con el anticuado sistema de noticias repetidas y sin profundidad. Contar historias cercanas que revelen este costado trascendental, desconocido y necesario del mundo deportivo, que no es más que el propio mundo social y cultural donde nos movemos todos. Reapropiarnos del deporte. Ese es el objetivo. Recuperarlo como un campo de sentidos.

Sudor, como medio alternativo y autosostenible, busca abrir una línea de desarrollo en materia de periodismo sobre deportes. Unirá lo mejor del periodismo de investigación (con herramientas propias de los nuevos medios), el periodismo narrativo (con crónicas, perfiles y ensayos) y el documental periodístico. Siempre con la intención de explorar más allá de la superficie informativa.

La apuesta por una experiencia inédita en el Perú, con un enfoque transgresor del deporte, respaldada por un grupo de jóvenes periodistas con una importante trayectoria en medios, además de un comité consultivo de reconocido nivel, otorgan bases sólidas para el surgimiento de Sudor. Porque el periodismo no tiene por qué resignarse al ritmo frenético y monocorde de los grandes medios. Porque es posible contar historias para entender la realidad a partir del deporte.

Total
0
Shares
Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Publicaciones relacionadas
Leer más

De la tragedia a la gloria

Hoy Alianza Lima, el equipo que hace un año descendió en la cancha y reescribió la narrativa del hinchaje en el fútbol peruano moderno, ha salido campeón de la primera división con un plantel pensado para jugar la segunda, para reactivar las arcas ante su inminente participación en el ascenso, para lavarle la cara a un montón de personas que se equivocaron y tomaron decisiones basados en el poder que te da el dinero invertido más que la preparación, para proponer esa transición que ayudaría a alguien (nadie sabe a quién) a reconstruir algo que se había roto y que iba más allá de imagen o el prestigio y que, con seguridad, terminaba en el corazón de la historia del equipo con más hinchada del país según datos estadísticos serios hasta encuestas de páginas de shitpost.
Leer más

¿La hora nacional?

En estos días de polémica —un tanto absurda— sobre quién fue el mejor entrenador de la historia de nuestro fútbol, vale la pena recordar a los técnicos nacionales que dirigieron la blanquirroja. Nuestro columnista Pedro Ortiz Bisso hace un repaso por entrenadores, algunos ninguneados como el ‘Cholo’ Heredia, aquellos que fueron fusibles como Freddy Ternero o Franco Navarro y de los que tuvieron chances limitadas como Moisés Barack. ¿Será Juan Reynoso el próximo de la lista?
Total
0
Share