Newsletter
Síguenos

Recibe las mejores historias del deporte peruano y mundial

Vivir en repechaje

Perú le ganó 2-0 a Paraguay para confirmar el quinto lugar en las eliminatorias sudamericanas y con ello su pase al repechaje mundialista. El periodista Angelo Torres Zevallos recuerda el camino transcurrido con Ricardo Gareca, las apariciones, los cambios internos y el valor de Cueva y Lapadula.

En el 2017 nació mi hija. El año que clasificamos al Mundial después de 36 años, ya en medio de una racha de 15 partidos invictos que se cortaría en Rusia. No creo que sea coincidencia. Nosotros, los de 30 para arriba, nos acostumbramos a los fracasos, las goleadas en contra y las humillaciones. A que si nos atrevíamos a ir a un Mundial, nos expusiéramos al “¿qué haces acá? Tu país no clasificó”. Antes de mostrar el dedo medio, balbuceábamos como respuesta que ya volveríamos. Costó casi cuatro décadas.

Mi hija es parte de otra generación. Es de la nueva normalidad: donde es común celebrar, que la gente lleve con orgullo la camiseta por la calle. Una generación que ha visto a su selección en la final de la Copa América, la que sabe que el Mundial no es una utopía.

Pero Perú es un país que vive en eterno repechaje. Entre lo que quiere ser y lo que es. Entre lo que puede ser y lo que no será. Luchas internas con sus raíces, culturales y raciales, peleas de clases sociales y también políticas. Mucho potencial, pero también muchas taras que nos detienen. Eso es Perú. Eso era la selección también. Pero 11 chicos al frente de una pelota demuestran que el cambio es posible.

TAMBIÉN LEE: Nuestro juego del Mundial, columna de Jaime Cordero

No es solo voluntad, es también mucho trabajo. Es cambiar el mensaje y creer. Es convencerse. Es botar la calculadora, es saber que no somos menos que nadie. Todo eso ha cambiado en cinco años. Todo eso es parte de una revolución interna.

https://www.youtube.com/watch?v=WEZntVxfC_c

Muchas cosas cambiaron en este lustro. Una pandemia se llevó a mucha gente. Personas que queríamos: el abuelo patriarca de la familia, un tío cercano o el amigo que parecía indestructible. En momentos de incertidumbre, cuando todo parecía oscuro y había muchas dudas, la selección fue luz. Pero ellos también estuvieron en tinieblas antes de eso. Nos dijeron que estábamos eliminados. De nuevo. Pero no fue así.

En cinco años también cambia un equipo. Paolo Guerrero y Jefferson Farfán ahora lo ven desde la tribuna mientras se recuperan de lesiones en las rodillas. Rodríguez ya no está en nivel de selección, Lobatón se retiró. El tiempo pasa, el tiempo también puede ser cruel. El recambio obligatorio nos llevó a encontrar respuestas en puestos donde no había postulantes. Solo un excluido sin DNI que hablaba italiano.

Gianluca Lapadula tuvo que vivir su propio repechaje. Cuando querían que fuera peruano, no lo quiso ser; y cuando no lo extrañábamos, apareció sin nosotros saber que lo necesitábamos tanto. Sus goles, su empuje, su voluntad que lo lleva a jugar con la nariz rota. No necesitaba un curso acelerado de español ni decir que le gusta el ceviche. Bastaban goles para convencernos. Y nos está dando uno que nos lleva al repechaje mundialista.

https://twitter.com/SeleccionPeru/status/1508956201249230851?s=20&t=gvYuuipn7pOkC1ZD5rdU1w

Estamos acostumbrados a vivir en suspenso, la incertidumbre puede ser sinónimo de Perú. Nuestra estabilidad emocional depende de lo que hacen once jugadores dentro de una cancha. Y principalmente de lo que puede lograr Cueva con sus piernas quimbosas. El que supera el amor-odio con los hinchas, en una relación tóxica donde ambos nos necesitamos. Christian, el chato con ‘pipa’ de esquinero pero con tanto talento para regalar que solo necesitaba que alguien enderezara esos pelos parados. Que dome ese carácter rebelde y sus demonios. Necesitaba un papá. Necesitaba a Gareca.

También hemos vivido ahuyentando fantasmas. Ese casi gol en Montevideo nos devolvió unas horas a ese país que se victimiza y que busca culpables. Que oscurece ante la duda. Los jugadores dieron una lección de pasar la página y pensar en saldar la cuenta pendiente después de algunos insultos con la sangre caliente ante imágenes que todavía alimentan la duda de algunos a pesar del VAR, que por momentos parece más un bar por la falta de transparencia.

TAMBIÉN LEE: El país del “nos robaron”, columna de Kike La Hoz

Ese primer gol de Lapadula fue lo mejor y lo peor que nos pudo pasar al mismo tiempo. El fantasma de poder tropezar sobrevolaba el Nacional después de ese tanto hasta que apareció de nuevo Cueva para llevarse a las camisetas albirrojas como si fueran conos; y tras un centro de Flores, Yotún hizo un movimiento acrobático que acabó en gol. Otro de los hombres que se transformó desde la llegada de Gareca reafirma por qué es un hombre centenario con la selección. Celebrar con una versión disco de Pocoyó y Michael Jackson es solo un plus.

Pasamos del “la tocó” de Ospina y el “beatbox” de Tapia con Falcao a una tensa calma en esta foto final de las eliminatorias. A veces no nos damos crédito. Como en la clasificación a Rusia 2018, que algunos la desmerecían por ganar un partido en mesa. Conocer las reglas también es jugar y complacer a todos en su propio sentido de justicia es imposible. Un año perfecto en eliminatorias se convertía en premio.

Ahora también aparecerán los que ven el vaso medio vacío. Que debimos clasificar directo, que debimos ganarle a Ecuador en Lima o a Bolivia en La Paz, que cómo podemos depender de Cueva. A ellos hay que tirarles el vaso en la cara.

Perú está a un paso de ir a su segundo mundial consecutivo. Ahora falta jugar el repechaje en junio, contra Australia o Emiratos Árabes Unidos. No importa el rival, importa que Perú juegue como Perú. Hay que aceptar la nueva normalidad, esa que dice que somos quintos en Sudamérica. ~

Total
0
Shares
Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Publicaciones relacionadas
Leer más

Copa Perú

Sport Huancayo es uno de los candidatos al título de la actual Liga 1. Hace catorce años le tocó disputar uno de los partidos más polémicos que se recuerde de la historia reciente de la Copa Perú. El sociólogo ayacuchano Diego Álvarez Inca rememora aquel duelo ante Sport Huamanga echando mano de la literatura testimonial. Fútbol macho hecho ficción.
Leer más

Boca a la peruana

Dos peruanos llevan una de las camisetas con más peso en Sudamérica: Luis Advíncula y Carlos Zambrano. Ambos se han sumado a una larga estirpe de figuras nacionales encumbradas por el club xeneize. La periodista Valeria Vega dio un paseo por el Mundo Boca y la mítica Bombonera para contar cómo los peruanos se adaptaron a la receta bostera. 
Leer más

¿Y si Gareca fuera zurdo?

En esta nueva entrega del multiverso deportivo, un travieso dios ‘sudoroso’ hace de las suyas al convencer a Ricardo Gareca de que el secreto del éxito está en siempre preferir la izquierda. Siguiendo esa consigna, el cabalero técnico de la selección asumirá una militancia que guiará sus acciones tanto fuera como dentro de la cancha.
Total
0
Share