Newsletter
Síguenos

Recibe las mejores historias del deporte peruano y mundial

GAME OVER

En las últimas semanas, la noticia más destacada en el mundo de los videojuegos ha sido el anuncio de que Electronic Arts y la FIFA han decidido no renovar la licencia que permitía que la empresa californiana hiciera uso de la marca de la multinacional deportiva. Debido a ello, el título “FIFA 22” será el último de la saga desarrollada por su división deportiva EA Sports.

Cuando a finales de 1993, se lanzó el videojuego “FIFA 94”, dicho título se convirtió rápido en el favorito de los aficionados, superando largamente al entonces vigente “Super Star Soccer” de Konami. Por tal motivo, la compañía japonesa rediseñó completamente sus títulos de futbol, dando origen al conocido “Winning Eleven 97”, iniciador de una saga que luego sería conocida como Pro Evolution Soccer (PES) en América y Europa.

TAMBIÉN LEE: Olímpicos con botones y teclas, los eSports rumbo a París 2024

Desde ese momento, empezamos a asistir a un emocionante duelo entre EA Sports y Konami por ganarse el corazón de los aficionados. Año a año, ambas empresas competían por diseñar el mejor y más vendido videojuego de futbol, realizando mejoras constantes en el motor gráfico y en la jugabilidad en cada una de sus entregas. La competencia se mantuvo durante casi catorce años, hasta que en setiembre de 2021 Konami decidió reinventar su franquicia, dejando el modelo tradicional de desarrollo y venta de videojuegos, por un esquema de juegos en línea gratuitos llamado “eFootball”.

En mi opinión, la ventaja de la saga “FIFA” sobre sus competidores siempre ha estado en la larga lista de licencias comerciales (actualmente cerca de trescientas), que se fueron consolidando con el paso del tiempo y que le permitían mantener la exclusividad sobre las más importantes ligas, competiciones, estadios, equipos y selecciones nacionales. Uno pensaría que dichas licencias se obtienen de manera automática al contar con el paraguas de la marca FIFA, pero no es así y ese ha sido justamente el detonante del divorcio entre ambas corporaciones.

SE COLGÓ EL JUEGO

La relación comercial entre la Federación Internacional de Futbol Asociado (FIFA) y EA Sports, otorga a esta última básicamente el derecho a utilizar los siguientes signos distintivos: (i) La marca FIFA; y, (ii) La marca de la Copa Mundial. Ello no resulta poca cosa, tomando en cuenta que la empresa de videojuegos ha sabido capitalizar, a nivel de marketing y ventas, la idea de legitimidad que le otorga utilizar el nombre del ente rector del futbol mundial. Además, la Copa Mundial es el mayor evento del futbol y los aficionados siempre estarán ansiosos de poder demostrar sus habilidades en una simulación de dicha competición.

TAMBIÉN LEE: No apto para pinchaglobos, una crónica sobre el mundial de globo

El detonante de la separación entre ambas empresas ha sido, cuando no, el tema económico. La Federación Internacional de Futbol Asociado solicitaba a EA Sports la elevada cifra de 1,000 (Mil) Millones de Dólares para renovar su relación comercial por cuatro años adicionales. A consideración de la empresa de California, dicha cifra no resultaba justificada por los siguientes motivos:

  • EA Sports ya cuenta con la licencia para utilizar la marca de las mejores ligas del mundo (La Liga de Campeones de la UEFA, la Bundesliga de Alemania, LaLiga Española, la Premiership de Inglaterra, la Serie A de Italia, entre muchas otras), junto a sus correspondientes estadios, equipos y jugadores. Es decir, aun cuando pierda la marca FIFA va a poder seguir aprovechando dichas competiciones.
  • El contrato vigente con la FIFA le permite utilizar la marca Copa Mundial hasta la competición de Qatar 2022, por lo que a corto plazo no se va a ver afectada en este aspecto.
  • Actualmente no cuenta con competidores del mismo nivel en el mercado. La franquicia “eFootball” presenta un esquema de negocio totalmente distinto, el cual dicho sea de paso no ha resultado ser muy exitoso debido al fiasco con el motor gráfico del juego.

La Federación Internacional de Futbol Asociado (FIFA) ya ha anunciado que, ante el quiebre de su relación comercial con EA Sports, va a convocar a otras grandes empresas diseñadoras de videojuegos para que retomen la saga que utiliza el nombre de la FIFA. Tarea nada sencilla, pues como hemos visto, la compañía que asuma este reto deberá gestionar un sinnúmero de derechos para el uso de las competiciones y equipos, saliendo a competir directamente con un gigante del rubro que ya se encuentra firmemente asentado en sus relaciones comerciales y contractuales con las diferentes federaciones y ligas profesionales.

No obstante, la ruptura en las relaciones entre EA Sports y la Federación Internacional de Futbol Asociado y el ingreso de un nuevo desarrollador utilizando la marca FIFA, representa la oportunidad de volver a una situación de agresiva competencia entre dos compañías dedicadas al diseño de videojuegos de futbol. Espero sinceramente que dicha situación reporte un beneficio a los usuarios, en términos de jugabilidad, gráficos y, sobre todo, que la calidad de ambos sea tan buena que podamos volver a tener esas maravillosas discusiones para elegir al mejor videojuego del año, ya sea el nuevo FIFA o su competencia, que a partir del próximo año se llamará “EA Sports FC”. ~

Total
0
Shares
Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Publicaciones relacionadas
Leer más

¿Y si Gareca fuera zurdo?

En esta nueva entrega del multiverso deportivo, un travieso dios ‘sudoroso’ hace de las suyas al convencer a Ricardo Gareca de que el secreto del éxito está en siempre preferir la izquierda. Siguiendo esa consigna, el cabalero técnico de la selección asumirá una militancia que guiará sus acciones tanto fuera como dentro de la cancha.
Leer más

¡No miren arriba!

La eliminación de la Selección Peruana del Mundial de Qatar ha vuelto a poner en evidencia el gigantesco meteorito que amenaza con destruir al fútbol peruano. Nuestro columnista analiza el caso de los problemas administrativos que sufre el Sport Boys —que podrían provocar que el club pierda la categoría—. Este es uno de los tantos ejemplos de la precariedad de nuestro balompié.
Total
0
Share