¿Y si Bica se casaba con Sofía Franco?

¿Y si Bica se casaba con Sofía Franco?
En esta primera entrega del multiverso deportivo, un travieso dios ‘sudoroso’ se atreve a cambiar el destino del fútbol peruano al hacer realidad una de las bodas frustradas de los noventas: la del goleador brasileño y la presentadora. Un hombre enamorado puede realizar grandes hazañas como lograr que Magaly admita que existe un futbolista fiel.

La del noventa fue la década en la que los romances entre futbolistas y estrellas de Chollywood empezaron a volverse mediáticos. Durante esos años, acontecimientos como la boda de Roberto Martínez con Gisela o las salidas de Waldir Sáenz con Tula Rodríguez eran transmitidas en vivo y en directo por la televisión o generaban portadas en la prensa chicha. Pero, otra de las noticias que causó revuelo en los medios no estuvo marcada por la marcha nupcial o la salsa del Kimbara. Más bien, fue una de desamor.

A finales de la década, una pareja aparentemente perfecta se dirigía al altar. Él era un pintón goleador brasileño que había dejado su marca en el Descentralizado y en la Copa Libertadores; ella, una rubicunda modelo que gracias a su carisma se estaba convirtiendo en una de las revelaciones de la televisión. Para los medios de comunicación, Bica y Sofía Franco estaban a punto de protagonizar una historia que parecía sacada de un cuento de hadas. Sin embargo, a pocos días de la celebración de la boda, los medios reportaron una triste noticia. La novia había decidido tirarse para atrás y huir hacía Inglaterra, dejando al goleador totalmente desconsolado. Chollywood se quedaba sin la historia de amor del momento.

No obstante, todos los que hemos vivido romances tormentosos sabemos que a veces el fracaso amoroso obedece a un asunto de timing. Si nos hubiéramos encontrado con nuestras parejas en otro momento de nuestra vida, el resultado podría haber sido distinto.

Bica tuvo un debut soñado en el Perú. Allá por 1995, su primera experiencia internacional empezaba con una racha de tres goles en igual número de presentaciones. A pesar de que el titular indiscutible era Flavio Maestri, su potente remate le hizo ganarse la atención de la prensa deportiva. En la Copa Libertadores tampoco desentonó, un gol agónico en la altura de La Paz y otro en Nacional en los partidos contra el Bolívar lo convirtieron en uno de los favoritos de la hinchada bajopontina. Tanto así que en la goleada contra el Wiltersman, el Extremo Celeste exigió que fuera el ejecutor de un penal. Pero, su romance con el gol no se limitó a los partidos internacionales. En el descentralizado de ese año, tuvo actuaciones memorables como los cuatro goles que le anotó al Alianza Atlético de Sullana o los dos goles que le marcó a Cienciano en el Garcilaso del Cusco. Sin embargo, a pesar de sus números, el tener que competir con dos figuras del torneo como Julinho y Maestri provocó que no pudiera asentarse en el equipo titular. Su aporte desde la banca terminó siendo de doce goles en el año, números nada malos para un jugador que no tenía los minutos que merecía. A pesar de que terminó siendo uno de los jugadores más carismáticos del Cristal campeón del 95, los incentivos para quedarse en el club eran escasos.

Sin embargo, los motivos para quedarse en un país pueden ir más allá de lo laboral. Desde cierto punto de vista, una modelo rubia con gran futuro en la televisión puede ser una razón poderosa para que un enamoradizo delantero brasileño decida echar raíces. Es así como, en septiembre de ese año, Bica, aburrido de ser suplente en Cristal, decide ir a la fiesta de cumpleaños de una joven que celebra su mayoría de edad. El flechazo termina siendo instantáneo y ambos sellan la noche con un beso. Tras algunas semanas de salidas, formalizan su relación. Todo parece marchar viento en popa. Mientras el delantero brasileño se consagra campeón del descentralizado, la modelo peruana sigue ganando protagonismo en un programa de concurso de la tele. Pasan las semanas y Bica se enamora cada vez más. Pero, le llega una oferta para migrar al fútbol austríaco. No parece mala idea, por fin tendrá la oportunidad de ser titular. Sin embargo, Bica ha perdido la cabeza. En su delirio, le pide matrimonio a su enamorada. Para su suerte, una Sofía Franco influenciada por la boda de Gisela Valcárcel, le corresponde. Antes de que termine el año, la prensa de espectáculos da cuenta del matrimonio. “El mejor gol de Bica”, titulan los diarios deportivos. Una amargada Magaly Medina escribe en su columna de Ojo que las bodas de peloteros con figuras de la televisión parecen haberse vuelto tendencia.

Los entrenadores saben que un delantero motivado es capaz de realizar grandes hazañas. El verano del 96, Bica le pide a su empresario que negocie su permanencia en Cristal, incluso a costa de ganar menos que el año pasado. El club bajopontino acepta y decide no contratar a Gerson Lente, el goleador del Ciclista Lima. Los primeros meses no son buenos para el goleador, Maestri y Julinho siguen siendo los titulares habituales tanto en la Libertadores como en el Descentralizado. Solo ver a su esposa lograr un espacio en la conducción del programa “3, 2, ¡1 … Juego!” le genera consuelo. Pero a mitad del año, un golpe de suerte le genera la oportunidad que tanto estaba esperando. Maestri es vendido al Hércules español y le deja libre el puesto de centrodelantero del equipo. La salida del técnico José Luis Carbone también le viene bien. La llegada al equipo de Sergio Markarián le cae como anillo al dedo. El uruguayo le asigna el rol de referente principal del ataque y Bica responde con creces. En la recta final del descentralizado anota 21 goles y se consagra como el goleador del torneo por encima de Waldir Sáenz y ‘El Pirata’ Czornomaz. La prensa empieza a pedir su nacionalización. Bica es visto como la solución a la falta de gol de la selección peruana en las eliminatorias para Francia 98.

El año 1997 empieza de la mejor manera para la pareja Bica-Franco. A Sofía le ofrecen coconducir un programa en Canal 9 con Gianmarco, uno de los cantantes jóvenes más reconocidos del país. Mientras que la nacionalización de Bica parece cuestión de tiempo. El haber cumplido dos años de residencia en el país le abre las puertas para jugar para la blanquirroja. Asimismo, Cristal lo ve como su gran carta del gol en la Libertadores. La campaña de los celestes en el torneo continental es brillante. Tras una complicada primera fase en la que quedan terceros tras los equipos brasileños, elimina al Vélez Sarsfield en una eliminatoria en la que Bica se destaca. Dos sendos cañonazos en el Nacional con los que bate a Chilavert lo convierten en el héroe de la clasificación. Desempeña un papel similar en los partidos contra Bolívar y Racing Club en los que marca cuatro goles. Sin embargo, su nombre pasa a la historia del club cuando anota el gol que le da la victoria a Cristal en el partido de vuelta de la final contra Cruzeiro de Belo Horizonte. Tras un tiro libre de Solano, Bica recoge el rebote que deja Dida y fulmina al arquero. Con ese tanto le da la ansiada Copa Libertadores a Cristal, en lo que es el primer título continental de un cuadro peruano.

La espectacular actuación de Bica en la Copa Libertadores provoca que el entrenador de la selección Juan Carlos Oblitas deje de ser un cholo terco y lo convoque. Bica hace su debut en Caracas en lo que termina siendo una goleada de 6 a 0 sobre Venezuela. El peruano-brasileño entra en el segundo tiempo y marca los tres últimos goles de la paliza. Un mes después se convierte en pieza fundamental en la remontada contra Uruguay. Nuevamente entra en el segundo tiempo por Carty y termina marcando el tanto que le da la victoria a la blanquirroja. El clamor popular pide que sea titular en el partido clave de Santiago. Y Oblitas decide volver a darle gusto a la afición.

En el Estadio Nacional de Santiago, Bica tiene una motivación especial. Por primera vez, un técnico lo ha elegido por encima de Maestri. El peruano-brasileño está dispuesto a mostrar que Oblitas no se ha equivocado. Si bien, el partido empieza mal para Perú, a los 36 minutos del primer tiempo Bica mete un gol de cabeza que le da el empate a la selección. Un resultado que no se moverá a pesar de los intentos de Salas y Zamorano. Bica se convierte en el héroe de Santiago y adquiere una popularidad mayor que el mismísimo Fujimori. Su heroica gesta concluye anotando dos de las tres anotaciones con las que terminaríamos de cerrar la clasificación contra Paraguay en Lima. Las imágenes de Bica dándole un prolongado beso a su esposa al concluir el encuentro quedan para siempre en la retina de una hinchada que rompe la maldición de no ir a un Mundial tras quince años de frustraciones. Bica adquiere ribetes de héroe nacional y Sofía se transforma en la novia del Perú. Hasta Magaly Medina tiene que subirse al carro de la selección, tras meses de criticar ácidamente las juergas de los jugadores. “Es el primer hombre comprometido que he conocido en mi vida. Lo mais grande du mundo”, dice en su programa luciendo la camiseta del nueve de la blanquirroja.

A la selección peruana no le fue bien en el mundial de Francia 98. Le tocó un grupo durísimo formado por Italia, Austria y Camerún. No pudo ganar ninguno de los tres partidos y lo más lamentable es que dejó el país galo sin anotar un solo gol. Los cronistas deportivos explicaron dicha falencia en la fuerte depresión que sufría su goleador. El haber visto un ampay en Magaly TV de su esposa con un volante de la selección destruyó moralmente a Bica. Para finales del 98, el delantero brasileño ya había abandonado el país para no volver más. Solo regresó un par de veces para las conmemoraciones de los diez años de la histórica clasificación al mundial de Francia. Cuando le preguntaron por Sofía prefirió no hablar.

Compartir estos artículos
Escrito por

Desde pequeño ha buscado alejarse de las actividades que impliquen emanar sudor. Enamorado de la flojera, siempre ha preferido la pasividad a la acción física. Sin embargo, su espíritu apasionado lo ha llevado a sudar más de lo que hubiese gustado. Desde la década el noventa, ha sudado frío, viendo los partidos del Sport Boys y de la selección peruana. También su cuerpo irradió líquido a mares en plazas y aeropuertos durante sus agitadas coberturas internacionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Encuentra las mejores historias deportivas.