Newsletter
Síguenos

Recibe las mejores historias del deporte peruano y mundial

El partido contra el Covid

La Liga 1 ha empezado con la sombra del Covid-19 en el horizonte. Nuestro columnista Pedro Ortiz Bisso analiza las medidas que se han tomado para lidiar con el virus. A diferencia de lo que ocurre en otros países, no hay cifras que certifiquen la cantidad de futbolistas que se han vacunado. Sin embargo, el éxito de las campañas sanitarias evitaría que se den más postergaciones.

Karl Lauterbach, que además de ministro de Sanidad de Alemania es médico, acaba de ofrecerse para aplicarle la vacuna contra el Covid-19 a Joshua Kimmich, la joya del Bayern de Múnich que se contagió a fines del año pasado. “Quiero explicarle los riesgos, que son claramente mayores para quienes no se vacunan”, le dijo a la revista “Bunte”. El centrocampista de 26 años, propietario de uno de los empeines derechos más preciados del planeta, no quiso vacunarse porque tenía dudas sobre las consecuencias de hacerlo. El paso por la enfermedad —agravado porque hallaron líquido en sus pulmones— le hizo cambiar de opinión. En cuanto los médicos se lo permitan, dice que se vacunará.

Para octubre del año pasado, más del 90% de jugadores de la Bundesliga estaba vacunado. A Kimmich su club le recortó 400.000 euros semanales de su sueldo por no hacerlo. En Argentina, la AFA y la Liga Profesional hicieron obligatoria la inmunización para los torneos de hombres y mujeres de este año. Todos los futbolistas serán controlados a través de un sistema denominado Comet. Quien no esté vacunado aparecerá en rojo y no podrá competir. Según el diario “La Nación”, el 99,5% tiene al menos una dosis y el 93,2% la pauta completa. La Confederación Brasileña de Fútbol también exigirá vacunación para jugar el Brasileirao y la Copa.

TAMBIÉN LEE: Apuestas como cancha, una columna de Pedro Ortiz Bisso

Hace unas semanas, “The Economist” difundió una investigación realizada por tres economistas —Kai Fischer y W. Benedikt Schmal de la Universidad Heinrich Keine, y J.James Reade de la Universidad de Reading— que daba cuenta de una caída en el rendimiento relativo de los futbolistas tras contraer el Covid. “Detectaron una disminución del 9% de los minutos jugados. Los pases completados cayeron un 6% y no volvieron a la normalidad durante meses”. El universo fueron 257 futbolistas contagiados de la Bundesliga y la serie A italiana. Para la comparación de rendimientos se usó información de Opta, una firma que registra datos individualizados. La revista hizo su propio estudio y encontró “un patrón similar”.

Un informe publicado por “The Economist” muestra como los jugadores que contrajeron el Covid-19 vieron afectadas sus estadísticas de minutos jugados y pases completados. THE ECONOMIST.

Cuando el ‘Kun’ Agüero anunció que no jugaría más al fútbol a causa de una afección coronaria no faltaron quienes relacionaron su mal con el nuevo coronavirus. Los médicos lo descartaron. Sin embargo, no han sido pocos los futbolistas que han tenido problemas tras pasar la enfermedad. El argentino Paulo Dybala, quien hizo público su contagio el 21 de marzo del 2020, pasó cincuenta días combatiendo las consecuencias de infección y aún meses después de recuperarse, la prensa italiana señalaba que al delantero del Juventus le costaba volver a su nivel.

Pero los efectos no provienen solo de la infección, sino también del confinamiento. El doctor Edward Mezones, maestro en epidemiología, señala que existen investigaciones que dan cuenta de síntomas depresivos y ansiosos que tienen repercusión en la performance de los jugadores. No obstante, aclara, no se puede hacer una generalización ya que la pandemia ha tenido fases distintas.

ENFERMEDAD LEVE

“El Covid es una enfermedad que afecta a varios órganos, pero los deportistas están mejor preparados para enfrentarlo por su condición física. No quiere decir que no haya algunos que lo sufran más, pero son casos reducidos, marginales”, señala el doctor Eduardo Gotuzzo, experto en salud pública y miembro de la Comisión Médica de la Federación Peruana de Fútbol.

Los deportistas de élite, añade Mezones, tienen dos ventajas: son jóvenes (las enfermedades crónicas recién empiezan a manifestarse después de los 35 años) y están entrenados, lo que les permite tener una inmunidad más alta y desarrollar una enfermedad leve o asintomática.

La comisión médica a la que pertenece Gotuzzo se encargó de elaborar los protocolos de prevención y atención de la enfermedad que siguen los equipos que participan en la Liga 1. A la fecha, sin embargo,la federación no cuenta con un registro de vacunados. Un vocero señaló que reciben información de los clubes y esta señala que “todos los jugadores” están inmunizados. En la agremiación de futbolistas tampoco tienen un registro. “Todos deberían estar vacunados”, dice su presidente, Roberto Silva. Recordó que, en su momento, supieron de alguien que no lo estaba. “Le recomendamos que lo hiciera no solo porque consideramos que debía hacerlo, sino porque podría traerle problemas para jugar. Y no necesariamente porque la liga exija en su reglamento la vacuna, sino porque podría pedírselo el hotel donde le tocara concentrar o el restaurante donde fuera a comer”, explica.

En el reglamento de la Liga 1 no hay una disposición expresa que obligue a vacunarse. “Hay una disposición del área médica de las bases que obliga a tener las dos dosis, no la vacuna de refuerzo”, señala Jean Ferrari, administrador de Universitario. El protocolo sanitario solo establece que antes de ingresar a la burbuja previa a cada partido, los futbolistas deben ser sometidos a una prueba de antígeno. Las PCR tampoco son obligatorias, aunque clubes como Alianza y la ‘U’ las usan regularmente por cuenta propia. El delegado íntimo, Héctor Ordóñez, criticó esta omisión y dijo que es necesario incluir la obligatoriedad en las bases. En la Videna afirman que siguen las disposiciones gubernamentales por eso para acceder a los estadios es necesario presentar la pauta de vacunación completa.

TAMBIÉN LEE: Los chicos de la tele, una columna de Pedro Ortiz Bisso

Según Martin Kohatsu, delegado de Universitario, los clubes que participan en torneos organizados por Conmebol —Copa Libertadores, Sudamericana, Recopa— deben asegurar que sus jugadores están vacunados. La antigua CSF impulsó la inmunización desde los primeros meses del año pasado, tras llegar a un sorpresivo acuerdo con el laboratorio chino Sinovac. Su protocolo establece que las delegaciones de cada club -hasta un máximo de 55 personas- deben someterse a una PCR 72 horas antes de cada partido.

Si bien la posibilidad de contagio durante un partido de fútbol es reducida, la coincidencia en espacios cerrados o poco ventilados, y el trato con personas ajenas a las burbujas sanitarias agrandan el peligro de una infección. Esa fue la razón del brote generalizado que provocó el retraso en el inicio de la Liga 1. El éxito del avance de la vacunación también puede corroborarse desde el lado deportivo: tras el partido de eliminatorias ante Ecuador no hubo un hipo de contagios.

Por el contrario, la incidencia siguió disminuyendo. “Eso es consecuencia de tener las tres dosis y usar mascarilla. Así se disminuye la posibilidad de contagio”, señala Gotuzzo. En Barranquilla, donde el Orejas Flores nos hizo ganar tres puntos de oro, pasó lo mismo. Además de que la ola ómicrón había empezado a bajar, ayudó un detalle importante: la ciudad lidera el ránking de aplicación de vacunas en Colombia. Sigamos gritando gol, entonces. Pero sin descuidarnos.  ~

Total
0
Shares
1 comment
  1. Al terminar de leer a Pedro sólo le agregaría una frase del sabio francés Alexi Tocqueville: “Todo el mundo percibe el mal, pero muy pocos tienen el valor fe buscarle cura”.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Publicaciones relacionadas
Leer más

Más fusibles que entrenadores

La escandalosa salida de Carlos Desio de la dirección técnica del Sport Huancayo ha vuelto a poner en evidencia la precariedad con la que tiene que trabajar la mayoría de entrenadores en el Perú. Nuestra columnista Pedro Ortiz Bisso reflexiona sobre el mangoneo dirigencial que sufren los técnicos de la Liga 1.
Leer más

Medallas contra el patriarcado

La hazaña de la marchista Kimberly García nos lleva a mirar la historia reciente de nuestras atletas. ¿Es suficiente tener veinte campeonas mundiales en las últimas dos décadas para conseguir la igualdad de condiciones en el deporte peruano? La periodista Vanessa Romo Espinoza recorre las luchas que han librado deportistas nacionales e internacionales y cómo el machismo y la falta de interseccionalidad siguen siendo los principales obstáculos para darles un mejor reconocimiento.  
Total
0
Share