Newsletter
Síguenos

Recibe las mejores historias del deporte peruano y mundial

Las ligas ‘socialistas’

Mientras se juegan los siempre duros playoffs de la NFL, resulta válido preguntarse porqué las ligas de Estados Unidos son tan competitivas. El periodista Martín León Espinosa ensaya una explicación a partir del análisis del sistema de reclutamiento que se aplica en la mayoría de deportes del país norteamericano. A contrapelo de la tradición, el draft es quizás una de las pocas prácticas ‘socialistas’ que se aplican en la tierra del capitalismo.

En el cierre de su ensayo “¿Por qué no hay socialismo en los Estados Unidos?” —un texto clásico sobre el excepcionalismo estadounidense publicado en 1906— el pensador alemán Werner Sombart hace un pronóstico final: “El socialismo en los Estados Unidos va a tener su auge plenamente en la próxima generación”. De esa forma buscaba explicar las razones por las que creía que hasta ese momento la corriente ideológica se había “retrasado” en llegar al país norteamericano.

La predicción de Sombart a inicios del siglo XX no se cumplió en estricto, pero en las siguientes generaciones de la sociedad estadounidense, donde el capitalismo es la tierra prometida se establecieron algunas ideas de clara inspiración socialista, o al menos con un sentido igualitario. En las ligas deportivas profesionales más populares del país, que funcionan con franquicias que no suben o bajan de categoría, se han fijado algunas muy publicitadas. Una es el draft, el sistema de reclutamiento de jugadores —sobre todo universitarios— que permite que los equipos con los peores registros en una temporada sean premiados con la opción de elegir en la siguiente al que consideran el mejor talento, mientras que los más exitosos —aquellos que ganan campeonatos o llegan a los playoffs— son castigados con las selecciones más bajas.

TAMBIÉN LEE: Curry, el triplero que cambió la NBA

Existen otras reglas de reflejo ‘socialista’ como el tope o límite salarial o la repartición equitativa de ingresos televisivos, usados en la NFL (fútbol americano) y en la NBA (básquetbol), pero el draft es la herramienta que más se ha popularizado y que genera más ilusión entre los aficionados porque da la posibilidad de elegir a la próxima Alex Morgan o al siguiente Lebron James, Patrick Mahomes o Mike Trout. Este sistema se aplica, además de las ligas mencionadas, en la MLB (béisbol), NHL (hockey sobre hielo) y la MLS (fútbol).


CRUZADA CONTRA LA DESIGUALDAD

La esencia del draft se refleja en la historia de su origen. Si bien se menciona en varias publicaciones, Michael MacCambridge detalla en su libro “America’s Game” (2004) el papel de Bert Bell como el ideólogo del sistema de reclutamiento. Bell fue un jugador de fútbol americano universitario y empresario que asumió como primer comisionado de la NFL hasta su muerte en 1959.

A mediados de la década de 1930, cuando la NFL tenía pocos años de vida, Bell compró una franquicia a la que asentó en Filadelfia y renombró como los Eagles (las Águilas). En esa época, el equipo era malo y generaba pérdidas, pero la pasión de Bell por el deporte lo llevó a seguir adelante con su proyecto. Sin embargo, se dio cuenta de que la liga era desigual y que los mejores jugadores que salían de las universidades se inclinaban a firmar con los principales contendientes del momento, como los Chicago Bears (los Osos) o New York Giants (los Gigantes), que tenían más poder adquisitivo y chances de ganar campeonatos.

Pero lo que más motivó a Bell a plantear un sistema de reclutamiento fue su intención de contratar al fullback Stan ‘King Kong’ Kostka. En 1935, Bell le ofreció US$4.000 para que jugara en los Eagles. El monto superaba los US$3.500 que le había ofrecido un equipo rival. Sin embargo, Kostka no aceptó la oferta, incluso cuando Bell la aumentó a US$6.000. MacCambridge cuenta en su libro que Bell quedó decepcionado, pero a la vez convencido de que la forma para reclutar jugadores debía modificarse. “Me hice de la idea de que esta liga nunca sobreviviría a menos que tuviéramos un sistema por el que cada equipo tuviera una oportunidad equitativa de competir por el talento contra el otro”, dijo Bell, según cita el libro.

Así, en 1935, Bell hizo el planteamiento a los propietarios durante una reunión: “Señores, siempre he tenido la teoría de que el fútbol americano profesional es como una cadena. […] La liga no es más fuerte que su eslabón más débil, y yo he sido un eslabón débil por tanto tiempo que debería saberlo. Cada año los ricos se hacen más ricos y los pobres más pobres”. A continuación, propuso que al final de cada temporada los equipos hicieran una lista común de los jugadores universitarios de último año para luego seleccionarlos “en orden inverso a la clasificación; es decir, el equipo peor clasificado elige primero. Hacemos eso ronda tras ronda hasta que hayamos agotado el suministro de jugadores universitarios”.  

Según MacCambridge, “no hay constancia” de que Bell usara la palabra ‘draft’, pero indica que, tras aprobarse su propuesta, “los periodistas rápidamente llamaron las cosas por su nombre y el draft de la NFL nació”.

TAMBIÉN LEE: I ♥ this game, un testimonio de las tribunas de la NBA

Los equipos poderosos de ese entonces, como los Bears o Giants, eran los que más podían perder con la propuesta, ya que dominaban la liga, pero Tim Mara, dueño de los Giants, respaldó la idea de Berr: “La gente viene [a los estadios] a ver una competición […]. Nosotros podíamos darles una competición solo si los equipos tenían algún tipo de igualdad, si los equipos subían y bajaban con la fortuna de la vida. Por supuesto, eso significaba que en el futuro ningún equipo ganaría un campeonato cada tres años y la gente empezaría a decir: ‘¿Qué ha pasado con los Giants? Ya no son el equipo que solían ser’. Era un riesgo que teníamos que aceptar por el bien de la liga, del fútbol profesional y de todos los que lo componen”.

Desde entonces, el sistema del draft se replicó en otras ligas —también en ligas femeninas y hasta en el lacrosse—, aunque con modificaciones. La NBA, que lo incorporó en 1949, y la NHL, que lo estableció en 1963, utilizan un sorteo previo, la lotería, entre los equipos que no llegan a la postemporada para definir quién elige primero. Así buscan evitar que los equipos pierdan intencionalmente en la temporada regular para obtener la mejor posición del draft. La MLB (béisbol), cuyo primer draft se realizó en 1965, consta de varias rondas y tiene un sistema de compensaciones.

PARIDAD Y VALOR

Pero en esencia, el sistema mantiene su espíritu inicial y ha sido fundamental para mantener la competencia en las ligas profesionales, así sus franquicias sean de mercados chicos o grandes. Esta competencia ha generado que, en ligas como la NFL, actualmente de 32 equipos, haya habido veinte ganadores distintos en la era Super Bowl, que empezó en 1967. De las doce franquicias restantes, ocho han llegado hasta el SB. Los Dallas Cowboys (los Vaqueros), el equipo más valioso del mundo según Forbes, solo han ganado cinco trofeos Vince Lombardi. Los Green Bay Packers (los Empacadores), provenientes de una ciudad pequeña de Wisconsin y único equipo profesional estadounidense cuya propiedad recae en sus socios, tienen cuatro. Los Packers, además, dependen bastante del draft porque es la herramienta principal para elaborar su plantilla (los rosters son de 53 jugadores).

Además de darle a los ‘pobres’ lo más ‘rico’ del mercado, el draft ha ayudado a cambiar el rumbo de las franquicias e, indirectamente, a valorizarlas. En la NBA, los Golden State Warriors eran un equipo que no había ganado un título en cuarenta años hasta que, con un gran scouting, seleccionaron a Stephen Curry (2009), Klay Thompson (2011) y Draymond Green (2012), con quienes han ganado tres títulos de la NBA y perdido otras dos finales. La franquicia ahora es la sétima más valorizada del mundo.

En la NFL, los New England Patriots eran un equipo de segundo plano hasta que eligieron a Drew Bledsoe con la primera selección de 1993, pero sobre todo a Tom Brady. Con quien fuera selección 199 del draft del 2000 obtuvieron seis anillos del Super Bowl y jugaron tres más. En el 2021, los Pats eran el octavo equipo más valioso del planeta, según Forbes.

Pero el caso más emblemático es de los Chicago Bulls (los Toros). En 1984 su suerte cambió cuando eligieron a Michael Jordan con el número tres del draft. Con Jordan, la franquicia ganó seis campeonatos, algo que no ha podido repetir, y el equipo y la NBA se volvieron globales. Coincidentemente, y contra varios pronósticos, los Bulls ahora están en la cima de la Conferencia Este de la NBA y jugando su mejor básquet de la última década. Esta vez no ha sido por una selección del draft, sino gracias a sus movimientos en la agencia libre, traspasos, pero sobre todo a su buen trabajo en equipo. ~

Total
0
Shares
Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Publicaciones relacionadas
Leer más

La balanza inclinada

La lucha de las mujeres por la igualdad en el ámbito deportivo tiene que ver también con pagos equivalentes. En Estados Unidos se logró un hito en el fútbol femenino, pero en otros países, incluido Perú, estamos muy lejos de que tengan las mismas condiciones de trabajo. La periodista Mariafe Serra desnuda en este informe todas las desigualdades de un negocio que suele tener la balanza a favor de los hombres.
Leer más

Marta, de niña guerrera a leyenda

[Escribe: Andrea Ono] Hace 32 años, en Dois Riachos, un pequeño pueblo de Brasil, una niña daba qué hablar por su talento al jugar el fútbol. Sobresalía entre otros niños. Pero en vez de recibir palabras de motivación o de admiración, Marta Vieira da Silva sentía rechazo y discriminación.
Negacionistas
Leer más

Los antivacunas entran a la cancha

La carrera de Kimmich dio un vuelco en octubre, cuando reconoció en público que no se había vacunado porque temía efectos secundarios. “Tengo personalmente algunas dudas respecto a los efectos de largo plazo”, admitió ante las cámaras tras un partido de la Bundesliga. Con esas palabras, el Kimmich ídolo se volvió historia. Desde entonces, no le han dejado de llover críticas porque el país en el que se desarrolló la primera vacuna aprobada contra la covid-19 –el medicamento que comercializa Pfizer salió de los laboratorios de la biofarmacéutica germana Biontech– tiene un serio problema con negacionistas y escépticos.
Total
0
Share