Prisioneros del TAS

Prisioneros del TAS

La precariedad del fútbol peruano no es ninguna sorpresa. Solo que ahora se puede afirmar, con evidencia corroborada, que posee el campeonato más endeble del mundo, en términos jurídicos. Un análisis de todas las sentencias emitidas por el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) desde su creación en 1986 confirma que el Perú es el país, por lejos, con más reclamos para decidir en mesa lo que se jugó en la cancha. ¿Cuál es el origen de esta nueva etapa plagada de demandas, cautelares y sentencias?

El campeonato peruano se viene jugando en Suiza desde los últimos seis años. Los puntos decisivos que terminan por definir descensos y salvaciones se disputan sobre la mesa de un edificio europeo con el aspecto de un castillo encantado. La sede del Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS, por sus siglas en francés), ubicada en una apacible calle de Lausanne, se ha convertido en una imagen recurrente en los bloques deportivos de la televisión.

La última demanda, elevada por Cienciano sobre la controvertida inscripción de uno de sus futbolistas —alertada por Cusco FC—, se suma a la ya voluminosa lista de recursos de apelación presentados por clubes peruanos ante el máximo tribunal de justicia deportiva del mundo. En pocos días, la sentencia del TAS podría devolverle los puntos perdidos a Cienciano (por decisión, en doble instancia, de la Comisión de Justicia de la Federación Peruana de Fútbol) y modificar la tabla de posiciones dos meses después de culminado el torneo: Cusco FC tendría que descender, la San Martín jugar la revalidación que jugó Binacional ante Carlos Stein y Binacional mantenerse en primera. Un delirante multiverso futbolístico que confirma la fragilidad de la justicia deportiva en el Perú.

Por segundo año consecutivo un fallo del TAS, emitido a miles de kilómetros de distancia, podría alterar lo decidido sobre el césped de un estadio peruano. El caso de Alianza Lima en 2020 sigue aún fresco en la memoria y en los memes. El club blanquiazul consiguió evitar el descenso —aparentemente consumado en el campo— con un reclamo que terminó siendo aceptado por la corte de justicia deportiva: la resolución final determinó que Carlos Stein pierda dos puntos a causa de no haber cumplido a tiempo con los pagos de su planilla de jugadores, algo que en principio había sido sancionado solo con una multa por parte de la FPF.

Ahora, por sexto año consecutivo, el TAS volverá a decidir la suerte del campeonato peruano. ¿Cuántos reclamos se han presentado, desde el Perú, a partir de la creación del TAS en 1986? ¿Es usual que otros clubes a nivel mundial acudan al TAS para resolver, a posteriori, las posiciones finales de un torneo a raíz de un fallo controversial? ¿Es el TAS el fuero habitual para resolver este tipo de demandas? Estas y otras preguntas serán respondidas a continuación y permitirán entender por qué los clubes peruanos han abierto una trocha peligrosa.

Alianza presentó su caso ante el TAS, que fallará este miércoles - AS Perú
La sede del Tribunal Arbitral du Sport (TAS) se encuentra en Lausanne, Suiza. AGENCIA EFE

EL FÚTBOL DESCUBRIÓ TARDE AL TAS

En el año que Maradona revolucionaba la historia del fútbol en México 1986, el Tribunal Arbitral du Sport (TAS) emitía su primer caso. Una demanda de un club suizo de hockey, que intentaba revertir la sanción impuesta a su entrenador por parte de la Ligue Suisse de Hockey sobre hielo. En ese punto de la historia, el TAS aún estaba muy lejos de estar en el foco de atención de la comunidad deportiva internacional. 

Durante más de diez años, el tribunal se dedicó a resolver demandas presentadas por organismos deportivos de mayor envergadura: reclamos de la Federación Ecuestre Internacional, de la Federación Internacional de Basketball, de la Federación Francesa de Triatlón, de la Union Internationale de Tiro, de la Unión de Ciclismo Internacional, de la Federación Internacional de Ski, de la Federación Internacional de Natation o del Comité Olímpico Europeo Comités Olympiques Européens (COE).

Recién en 1998 el fútbol descubrió al TAS. Los tres primeros reclamos presentados llegaron desde la propia Europa. Todos con un demandado común: la UEFA. Celtic de Escocia, AEK de Grecia y Real Madrid acudieron al tribunal internacional para modificar decisiones del máximo ente del fútbol europeo. En el caso del club español, no fue posible revertir la suspensión de una fecha impuesta al estadio Santiago Bernabeu, tras el ingreso de público durante el partido ante Borussia Dortmund por la Champions League. El TAS se declaró incompetente para pronuciarse sobre ese punto.

TAMBIÉN LEE: ¿Y si Waldir le daba propina a Farfán?, una ucronía escrita por Brunos Rivas Frías

Real Madrid no consiguió su propósito, pero inauguraba una nueva etapa en la justicia deportiva a nivel mundial. Si en 1998, de los 22 reclamos llevados a trámite en el TAS solo tres estaban vinculados al fútbol, para 2005 más de la mitad ya tenían que ver con el deporte más sintonizado del mundo: 27 de 42. En ese tránsito, un sudamericano, Ariel Ortega, se convertiría en el primer futbolista en presentar un reclamo por cuenta propia. Una disputa económica contra Fenerbahçe con la FIFA como tercera implicada.

El tercer mundo, como es habitual en otros terrenos, llegaría con demoras al TAS. En 2004, después de seis años de los casos más remotos en Europa, el fútbol brasileño sería el primero en explorar al TAS como último espacio para las controversias legales. Internacional de Porto Alegre, Atlético Mineiro y la propia Confederação Brasileira de Futebol (CBF) acudirían ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo con distinta suerte. En los tres casos, para dirimir derechos económicos o de formación por la venta de futbolistas.

Entre 2004 y 2007, Peñarol, Palmeiras, Boca Juniors, Cruzeiro, Chiapas Fútbol Club, River Plate, Ituano, Danubio FC y Barcelona SC recurrieron al TAS por motivos similares: disputas de orden económico o derivados de los derechos de un jugador. Recién en 2008, un grupo de clubes brasileños (Flamengo, São Paulo, Fluminense, Santos FC y Cruzeiro) emplearían el TAS para otros fines: demandar a la Conmebol por haber rechazado el pedido de evitar jugar la Copa Libertadores en ciudades de más 2.750 metros de altura. Aquel delirio no fue más que eso.

LOS PRIMEROS CASOS PERUANOS

No es algo que se recuerde a menudo, pero el 2008 es histórico para el fútbol peruano. Las dos primeras demandas, con protagonistas peruanos, se revolvieron ese año. Por un lado, el recurso de apelación presentado por Claudio Pizarro en contra de la Federación Peruana de Fútbol a causa de la sanción recibida por el escándalo del Golf Los Incas; y, por otro, la victoria de Alianza Lima ante el Grasshopper de Suiza, que exigía revertir la decisión de la FIFA sobre el pago por formación del futbolista Rinaldo Cruzado (305 mil euros).

En 2013, el futbolista Joel Melchor Sánchez tomaría el camino que algunos años después seguiría Paolo Guerrero: apelar ante el TAS la decisión de la FIFA sobre una sanción por dopaje. En ambos casos, la demanda sería rechazada, pero al menos el capitán de la selección conseguiría que el Tribunal Federal Suizo en 2018 lo habilite para jugar el Mundial de Rusia 2018 a través de una medida cautelar. Una victoria inédita a nivel jurídico con repercusiones aún insospechadas.

En 2014, la Federación Peruana de Fútbol se enfrentaría al Club Budapest Honvéd FC para conseguir el pago de los derechos de formación del futbolista Paulo Albarracín. La decisión de la Cámara de Resolución de Disputas de la FIFA fue ratificada: el club húngaro no tenía ninguna obligación. Ese mismo año, Universitario haría lo propio contra el Genoa de Italia por la venta de Andy Polo, pero con diferente resultado: el TAS determinó que el club italiano debía pagar la suma de 1 millón 488 mil dólares con los intereses derivados.

Mundial 2018 Rusia: Paolo Guerrero se perderá el Mundial | Marca.com
Paolo Guerrero se enfrentó al TAS y perdió. Tuvo que acudir a la justicia suiza. DIARIO MARCA

EL RÉCORD MUNDIAL ES NUESTRO

Después de veinte años de existencia, el Tribunal de Arbitraje Deportivo era un espacio excepcional para temas excepcionales. Un fuero extraordinario para dirimir casos vinculados a acuerdos contractuales, sanciones individuales por dopaje y controversias económicas entre clubes. Pero, a partir del 2016, la demanda ganada por León de Huánuco, que exigía restituirle los cuatro puntos restados por decisión de la FPF en el campeonato de 2015, significó el inicio de una etapa de judicialización del fútbol que se respira hasta hoy.

Si en 2016 fueron León de Huánuco y Cienciano en contra de la Federación Peruana de Fútbol, en 2017 fue Real Garcilaso para reclamar los seis puntos restados por la supuesta mala inscripción de uno de sus futbolistas. Al final, el TAS le dio la razón, pero el título de Alianza no se vería alterado. A inicios del 2018, otro fallo por una demanda interpuesta por Sport Áncash pudo haber creado un escenario insólito: que el equipo huaracino jugara la primera división un par de años después de reclamar la mala inscripción de dos futbolistas por parte de Cantolao, su rival en la definición del ascenso a fines del 2016. 

La ratificación de los puntos restados a Bolivia, tras el reclamo de Chile y Perú ante la FIFA durante las eliminatorias a Rusia 2018, acabaron por fortalecer la reputación del TAS como un campo válido y necesario de disputa. ¿Si la selección peruana lo logró por qué nosotros no? Muchos clubes empezaron a plantearse esta cuestión. ¿Pero en qué punto un recurso legítimo de búsqueda última de justicia se puede transformar en un mecanismo que termina distorsionando el normal desarrollo de un sistema deportivo con sus reglas y sus instancias de reclamo?

En 2019, Unión Comercio también encontró que el TAS podía ser útil para salvarse de la baja. Pero su demanda en contra de la FPF no prosperó: los tres puntos perdidos ante un reclamo del Club Deportivo Universidad San Martin De Porres (debido a la ausencia de un médico en banca, según estipulaban las bases del torneo) fueron ratificados por el máximo organismo de justicia. Al año siguiente, en cambio, Alianza Lima sí lograría evitar el descenso. La resta de dos puntos al Carlos Stein, a causa de una mala inscripción, tan solo multada, en principio, por la FPF, serían suficientes para mantener al club íntimo en primera división. Por cierto, a solo unas semanas de empezar el torneo del 2021.

Ahora, con la nueva demanda presentada por Cienciano, el número de apelaciones que buscan alterar los fallos de la Comisión de Justicia de la FPF, vinculados a resta de puntos y/o resultados de partidos, llegan a cinco. Cinco en seis años. Sin contar los más de tres reclamos y cautelares interpuestos en el último año por Sporting Cristal, Melgar FBC, Alianza Lima, Cienciano, San Martín, Unión Huaral y Deportivo Coopsol para evitar la aprobación de los nuevos estatutos de la FPF y las elecciones por parte de la asamblea de bases. Si bien en principio, el TAS dio validez al reclamo de este grupo de clubes, los últimos laudos terminaron dándole la razón a la Federación. El más satisfecho fue Agustín Lozano, quien logró reelegirse, pese a la resistencia de Alianza, Cristal y San Martín, quienes posaron todas sus esperanzas en el tribunal de Lausanne.

Una revisión detallada de todos los laudos emitidos por el TAS (consignados en su portal oficial) permite confirmar que el mayor número de reclamos que buscan alterar la definición de campeonatos provienen del Perú. Entre 2019 y el presente, se han dado casos en Chile y Ecuador, pero son apenas reclamos aislados en la región. En otras partes del mundo, no es una práctica habitual. El Perú, por lo tanto, se puede preciar de tener el récord en este rubro. Un récord que revela dos aspectos: 1) Una tendencia creciente por parte de los clubes a buscar una tercera instancia, y 2) La deslegitimación del sistema de justicia deportiva de la FPF.

TAMBIÉN LEE:  El curioso caso de Agustín Lozano, una columna de Pedro Ortiz Bisso

“Yo creo que se está desnaturalizando la función del TAS. Se está tratando de manipular sus fueros, que deben ser para casos extremos, casos como el de Paolo Guerrero, casos extraordinarios. Le están llevando minucias como si tal club subió o bajó. Es penosísimo”, advierte José Luis Noriega, especialista en derecho deportivo y ex presidente de la Comisión de Justicia de la FPF. “Cuando yo presidía la CJ tratábamos de resolver los fallos en 48 horas. Pero ahora yendo al TAS hay laudos que pueden demorar seis u ocho meses. El TAS no es el tribunal para regular un torneo que necesita decisiones rápidas”, añade.

Por ahora, todas las consecuencias de esta excesiva judicialización del fútbol son desconocidas. Lo más concreto es que ante la comprensible parsimonia del TAS los futuros torneos puedan verse afectados: clubes que deberán ser restituidos, indemnizaciones millonarias, fanáticos doblemente desilusionados. Por supuesto, los clubes pueden recurrir al Tribunal de Arbitraje Deportivo cuando lo crean conveniente. El derecho los asiste. Pero resulta necesario advertir una práctica que empieza a institucionalizarse y que evidencia las endebles bases del sistema de justicia deportiva del país. ~


RADIOGRAFIA DEL TAS

Algunos datos para tener en cuenta:

[1] Empezó a funcionar en 1986. Hasta el año 1997 solo resolvió casos vinculados a deportes como natación, ski, baseball, hockey, tiro, ciclismo y triatlón. Las primeras demandas fueron presentadas por federaciones deportivas.

[2] En 1998 se dieron los primeros casos relacionados al fútbol. Los clubes Celtic de Escocia, AEK de Grecia y Real Madrid de España, por separado, interpusieron apelaciones a sanciones y fallos comunicados por la UEFA. 

[3] El primer futbolista sudamericano en presentar una demanda ante el TAS fue el argentino Ariel Ortega en contra del Fenerbahçe y la FIFA. Ocurrió en 2003. En tanto, el primer club fue el Internacional de Brasil. Ese mismo año dos clubes latinoamericanos se enfrentaron en el tribunal: Atlético Mineiro frente a Tigres de México.

[4] Desde el año 2004,1937 casos están registrados en la base de datos del TAS. De ese total, 1144 casos corresponden al fútbol. Es decir, más del 50%. El año 2016 fue el año con más carga procesal: 224 casos, 119 de ellos referidos al fútbol.

[5] En el conteo de casos presentados por países de Sudamérica, Brasil encabeza la lista con más de 55 demandas. Cruzeiro (19) y Atlético Mineiro (13) destacan como los más litigantes. Mucho más atrás aparece Argentina con 12 demandas: River Plate (3), Boca Juniors (2) y Racing Club (2) son los más activos. En casi todos los casos, se trata de demandas por transferencia de futbolistas o derechos formativos.

Compartir estos artículos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Encuentra las mejores historias deportivas.