Newsletter
Síguenos

Recibe las mejores historias del deporte peruano y mundial

El TAS y la última figurita

Una vez más la estabilidad emocional del país deportivo se definirá en el Tribunal Arbitral del Deporte (TAS). El recurso de apelación presentado, en paralelo, por Chile y Perú para retirar a Ecuador del Mundial de Qatar 2022 por el caso Byron Castillo presenta varios posibles escenarios. ¿El TAS resolverá a tiempo? ¿Podría enmendarle la plana a la FIFA? ¿Qué lecciones quedarán tras el fallo? ¿El álbum Panini al fin podrá llenarse? El experto en derecho deportivo, Jaime Talledo De Lama, responde a todas estas preguntas.

Un nuevo, y al parecer definitivo, capítulo del caso Byron Castillo nos ha tomado a todos por sorpresa. El recurso de apelación, solicitado por la Federación Peruana de Fútbol (FPF) y la Asociación Nacional de Fútbol Profesional de Chile (ANFP), ante el Tribunal Arbitral del Deporte (TAS), para exigir el cupo de Ecuador en el Mundial de Qatar 2022, ha disparado múltiples preguntas. A pocas horas de conocerse oficialmente la decisión de ambas federaciones, resulta difícil responder a todas sin parecer que se alimentan falsas expectativas o se especula sin mayor argumento.

Desde esta ventana jurídica, intentaré despejar cada una de las dudas que han empezado a flotar en el aire ante el planteamiento legal impulsado por Chile y Perú. Para empezar, ¿hay tiempo suficiente para resolver esta petición? Según el reglamento de procedimientos arbitrales del TAS, existe la opción de un proceso acelerado. Para que pueda aplicarse, sin embargo, todas las partes implicadas (Chile, Perú y Ecuador) tendrían que estar de acuerdo. Si alguna de las partes se niega, se deberá seguir el procedimiento ordinario, que es bastante más largo. Pero aquí cabe precisar que la FPF y la ANFP están solicitando que el laudo arbitral, es decir, la resolución del TAS, se conozca como máximo el 10 de noviembre, apenas diez días antes del inicio de Qatar 2022. Según el calendario mundialista, Ecuador tiene previsto jugar el partido inaugural ante la selección local.

TAMBIÉN LEE: Prisioneros del TAS, un informe sobre la judicialización del fútbol peruano

Históricamente no existen muchos casos en los que el TAS haya enmendado la plana a FIFA. Teniendo en cuenta la proximidad de la competencia, su relevancia a nivel mundial, y todo lo que está en juego a nivel financiero, desde mi punto de vista, veo muy difícil que el TAS revierta la decisión de FIFA. No obstante, la base legal para un reclamo de esta naturaleza existe. En doble instancia, la FIFA resolvió por lo más fácil: no complicarse. En ese sentido, asumió una verdad irrefutable: Byron Castillo tiene nacionalidad ecuatoriana.  Según una cuestión de derecho interno ecuatoriano, la nacionalidad del futbolista es correcta. Ese es un hecho jurídico que una corte arbitral o incluso FIFA no puede contradecir.

Sin embargo, atendiendo a criterios de justicia material el caso se complejiza. Por ejemplo, si se asume que el audio de Byron Castillo, propalado semanas atrás, es verdadero, eso significaría que el propio jugador aceptó que era colombiano y que cometió fraude. Sería una prueba bastante categórica para demostrar que el jugador no era elegible por Ecuador. No olvidemos que el fondo del asunto es si el jugador era elegible o no para alternar en la selección ecuatoriana en los partidos eliminatorios. 

Las consecuencias jurídicas podrían ser muy distintas y discutibles. Por ejemplo, Perú está solicitando que se retire a Ecuador de la competencia para ocupar su lugar como la cuarta selección mejor ubicada en Sudamérica. Chile, en cambio, está pidiendo que Ecuador pierda los puntos de los partidos en los que Castillo alternó; en ese caso, Chile subiría en la tabla y alcanzaría el cuarto cupo directo. Como puede advertirse, ambas federaciones recurrentes ante el TAS están pidiendo dos soluciones muy diferentes. Por eso sostengo que las consecuencias de la controversia sobre la inelegibilidad del futbolista pueden terminar siendo muy distintas en caso se acepte ese argumento. Por lo tanto, el TAS tiene ante sí un duro dilema por resolver: ¿Castillo podía o no jugar por Ecuador?

Esto último tiene relación directa con la obtención de la nacionalidad por parte del futbolista. El TAS deberá validar esto. Para eso tendrá que remontarse mucho más atrás, atendiendo a las pesquisas que hizo Chile para encontrar pruebas de una supuesta irregularidad. 

Muchos quizá no estén al tanto, pero en Ecuador existía un club llamado Norte América, que es el club que inscribió a Byron Castillo como jugador ecuatoriano. En total, se le detectaron 73 casos parecidos de futbolistas con problemas de identidad. Tanto fue el escándalo que la misma Federación Ecuatoriana de Fútbol tuvo que sancionar a esa institución. Por cierto, en el audio en el que se escucha decir a Byron que es colombiano la otra persona en la grabación es el presidente de la comisión investigadora del caso Norte América. Por lo tanto, desde el sentido común, uno podría preguntarse lo siguiente: ¿Quién puede asegurar que el caso de Byron no es igual a los otros 73?

Desde la suspicacia, nada me podría decir que sea distinto. Todo haría indicar de que sí existió falsificación de documentos para obtener la nacionalidad ecuatoriana. Y es que esta era una práctica común al otro lado de la frontera norte. Era vox populi. Todos aquellos que están metidos en el fútbol sabían que en Ecuador existía un problema de esta naturaleza. Por eso, más allá del reconocimiento oficial de su nacionalidad, algo huele mal. Pero contradecir ese hecho jurídico, avalado por el gobierno ecuatoriano, es muy difícil.

¿Qué podría decir Ecuador en su defensa? En base a lo anterior, sostener que el futbolista sí era elegible y punto. La nacionalidad lo respalda. O decir, en el peor de los casos, que la propia Federación Ecuatoriana de Fútbol fue víctima de un engaño. En ese escenario, cualquier sanción debería recaer únicamente sobre el futbolista. 

Lo que corresponde ahora es que el TAS fije un calendario procesal, conforme a la urgencia del tema, para resolver la apelación antes del Mundial, por supuesto. Ayudaría mucho que  todas las partes implicadas estén de acuerdo en solicitar el proceso acelerado en aras de la transparencia y la verdad. ¿Qué resolverá el TAS? En este punto debo decir que es una verdadera incógnita, sobre todo, porque las soluciones jurídicas al tema son múltiples. 

No me quedan dudas de que la FIFA optó por evitarse problemas. Con las entradas vendidas para el debut, los derechos comerciales en juego y el álbum Panini ya lleno en muchos hogares ecuatorianos (incluida la figurita de Byron Castillo), cambiar todo hubiera resultado realmente contraproducente desde el punto de vista financiero, político y de credibilidad. Entonces, tomada esta decisión por parte de la FIFA, ¿queda espacio para que el TAS pueda revertir esta sentencia?. La respuesta es sí. ¿Lo va a hacer? Esto no lo sabe nadie. ¿Existe algún antecedente? Muy pocos, según tengo entendido. En la mayoría de casos, esto no ha ocurrido, pero esta podría ser una de las excepciones. 

Algunos juristas extranjeros, expertos en la materia, han dicho que es muy difícil que el tema se revierta, y yo estoy en la misma línea. Sin embargo, no podemos ignorar que existen criterios de justicia material que permitirían demostrar que el jugador no era elegible. Además del audio, aún por verificar, ¿qué otras pruebas existirían? No lo sabemos. Nadie tiene acceso a todo el expediente, salvo las partes involucradas. El TAS, por lo tanto, deberá revisarlo a fondo y decidir, en tiempo récord, antes de que empiece el Mundial para no dejar en offside a la FIFA. Sería realmente escandaloso si así lo hace. 

TAMBIÉN LEE: ¿La mesa debe jugar?, la columna jurídica de Jaime Talledo De Lama

¿Qué pasaría si el TAS resuelve a favor de Perú o Chile? Sería un precedente histórico. Pero, otra vez, lo sería desde el punto de vista de la justicia material. A partir de alguna prueba contundente, verificada e inobjetable. Una sentencia que abonaría a la credibilidad del TAS, al estar por encima de todo lo que hay en juego ahora mismo.

 ¿Qué le toca hacer al Tribunal como parte de esta última etapa? Algo que no ha sucedido hasta ahora es que quizá llame a declarar al futbolista para escuchar su versión. ¿El audio hecho público podría pasar por algún peritaje? Es probable, como son probables otras acciones. El panorama está abierto. Lo fácil, ahora mismo, es concluir que todo seguirá igual. Pero sí existe posibilidad de que la historia dé un giro de 180 grados. Y el debate en este punto debería entenderse como un debate jurídico. Muy alejado de si Ecuador se ganó en la cancha su derecho a estar en el Mundial o si esta acción legal es un intento indigno de las dirigencias de Chile o Perú.

Nos guste o no aún es posible que la figurita de Gianluca Lapadula o la de Arturo Vidal puedan reemplazar a la de Byron Castillo. Nadie lo sabe con exactitud, es cierto, pero lo único claro es que el Mundial ya empezó a jugarse. ~

Total
0
Shares
Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Publicaciones relacionadas
Leer más

Nuestro Juego del Mundial

Hoy la Selección Peruana juega el partido más importante de la Clasificatoria Sudamericana. Nuestro columnista Jaime Cordero Cabrera nos recuerda que el encuentro con Paraguay es el último paso de una eliminatoria que nos ha mantenido en vilo al estilo de los concursos de ficción en el que la vida está en juego. Y como en ellos, esta noche es todo o nada.
Leer más

El trono está vacante

La eliminación de los equipos de Messi y CR7 en los octavos de final de la Champions han dejado la impresión de que ya no están en la cúspide del fútbol mundial. En su análisis de lo ocurrido en la Liga de Campeones, el literato Tomás Córtez plantea que en la actualidad figuras como Benzema, Lewandowski y Mbappé han tomado el relevo.
Total
0
Share